Biografía de Mario Benedetti.

Cuando uno se enamora las cuadrillas
del tiempo hacen escala en el olvido
Benedetti

Tomado de:
https://www.biografiasyvidas.com/biografia/b/benedetti.htm

benedetti_mario_2.jpg

Mario Benedetti.

(Paso de los Toros, 1920 – Montevideo, 2009) Escritor uruguayo. Mario Benedetti fue un destacado poeta, novelista, dramaturgo, cuentista y crítico, y, junto con Juan Carlos Onetti, la figura más relevante de la literatura uruguaya de la segunda mitad del siglo XX y uno de los grandes nombres del Boom de la literatura hispanoamericana. Cultivador de todos los géneros, su obra es tan prolífica como popular; novelas suyas como La tregua (1960) o Gracias por el fuego (1965) fueron adaptadas para la gran pantalla, y diversos cantantes contribuyeron a difundir su poesía musicando sus versos.
Mario Benedetti trabajó en múltiples oficios antes de 1945, año en que inició su actividad de periodista en La Mañana, El Diario, Tribuna Popular y el semanario Marcha, entre otros. En la obra de Mario Benedetti pueden diferenciarse al menos dos periodos marcados por sus circunstancias vitales, así como por los cambios sociales y políticos de Uruguay y el resto de América Latina. En el primero, Benedetti desarrolló una literatura realista de escasa experimentación formal, sobre el tema de la burocracia pública, a la cual él mismo pertenecía, y el espíritu pequeño-burgués que la anima.
El gran éxito de sus libros poéticos y narrativos, desde los versos de Poemas de la oficina (1956) hasta los cuentos sobre la vida funcionarial de Montevideanos (1959), se debió al reconocimiento de los lectores en el retrato social y en la crítica, en gran medida de índole ética, que el escritor formulaba. Esta actitud tuvo como resultado un ensayo ácido y polémico: El país de la cola de paja (1960), y su consolidación literaria en dos novelas importantes: La tregua (1960), historia amorosa de fin trágico entre dos oficinistas, y Gracias por el fuego (1965), que constituye una crítica más amplia de la sociedad nacional, con la denuncia de la corrupción del periodismo como aparato de poder.
En el segundo periodo de este autor, sus obras se hicieron eco de la angustia y la esperanza de amplios sectores sociales por encontrar salidas socialistas a una América Latina subyugada por represiones militares. Durante más de diez años, Mario Benedetti vivió en Cuba, Perú y España como consecuencia de esta represión. Su literatura se hizo formalmente más audaz. Escribió una novela en verso, El cumpleaños de Juan Ángel (1971), así como cuentos fantásticos como los de La muerte y otras sorpresas (1968). Trató el tema del exilio en la novela Primavera con una esquina rota (1982) y se basó en su infancia y juventud para la novela autobiográfica La borra del café (1993).
En su obra poética se vieron igualmente reflejadas las circunstancias políticas y vivenciales del exilio uruguayo y el regreso a casa: La casa y el ladrillo (1977), Vientos del exilio (1982), Geografías (1984) y Las soledades de Babel (1991). En teatro, Mario Benedetti denunció la institución de la tortura con Pedro y el capitán (1979), y en el ensayo comentó diversos aspectos de la literatura contemporánea en libros como Crítica cómplice (1988). Reflexionó sobre problemas culturales y políticos en El desexilio y otras conjeturas (1984), obra que recoge su labor periodística desplegada en Madrid.
También en esos años recopiló sus numerosos relatos breves, reordenándolos, en la colección Cuentos completos (1986), que sería ampliada en 1994. Junto a la solidez de su estructura literaria, debe destacarse como rasgo esencial de los relatos de Benedetti la presencia de un elemento impalpable, no formulado explícitamente, pero que adquiere en sus textos el carácter de una potente irradiación de ondas telúricas que recorre a los protagonistas de sus historias, para ser transmitida por ellos mismos (casi sin intervención del autor, podría decirse) directamente al lector. La predilección por este género y la pericia que mostró en él emparenta a Mario Benedetti con los grandes autores del Boom de la literatura hispanoamericana, y especialmente con los maestros del relato corto: Jorge Luis Borges y Julio Cortázar.
En 1997 publicó la novela Andamios, de marcado signo autobiográfico, en la que da cuenta de las impresiones que siente un escritor uruguayo cuando, tras muchos años de exilio, regresa a su país. En 1998 regresó a la poesía con La vida, ese paréntesis, y en el mes de mayo del año siguiente obtuvo el VIII Premio de Poesía Iberoamericana Reina Sofía. En 1999 publicó el séptimo de sus libros de relatos, Buzón de tiempo, integrado por treinta textos. Ese mismo año vio la luz su Rincón de haikus, clara muestra de su dominio de este género poético japonés de signo minimalista, tras entrar en contacto con él años atrás gracias a Cortázar.
En marzo de 2001 recibió el Premio Iberoamericano José Martí en reconocimiento a toda su obra; ese mismo año publicó El mundo en que respiro (poemas) y dos años más tarde presentó un nuevo libro de relatos: El porvenir de mi pasado (2003). Al año siguiente publicó Memoria y esperanza, una recopilación de poemas, reflexiones y fotografías que resumen las cavilaciones del autor sobre la juventud. También en 2004 se publicó en Argentina el libro de poemas Defensa propia.
Ese mismo año fue investido doctor honoris causa por la Universidad de la República del Uruguay; durante la ceremonia de investidura recibió un calurosísimo homenaje de sus compatriotas. En 2005 fue galardonado con el Premio Internacional Menéndez Pelayo. Sus últimos trabajos fueron los poemarios Canciones del que no canta (2006) y Testigo de uno mismo (2008), el ensayo Vivir adrede (2007) y el drama El viaje de salida (2008).

Alexander Besú Guevara

DÍPTICO DE LA ABSURDA INMUNIDAD

I

Nadie retorna intacto de la guerra.
Nadie se escapa de su buena suerte.
Siempre hay algún obús que desentierra
las larvas adujadas de la muerte.

Pregunten a las madres, (sus plegarias).
Pregunten a sus hijos, los soldados
que partieron cohibidos, como parias,
y lograron volver condecorados.

Nadie ha cruzado indemne por la historia.
Nadie está exento de la desmemoria
de todo acto épico y violento.

Nadie es inmune a la enajenación.
Nadie se salva de la depresión
y su onda expansiva: el desaliento.

II

Nadie se queda incólume en la zaga.
Nadie abandona ileso su país.
Un próspero dolor aspira y draga
la zona más radiante, más feliz.

Pregunten a las madres, (sus postreros
suspiros donde acudo a redimirme).
Pregunten a sus hijos, los balseros
que pudieron llegar a tierra firme.

Nadie ha fraguado aún una armadura
que sea suficientemente dura
contra la ausencia y su glacial gemido.

Nadie conseguirá ser recordado
cuando entonen su salmo desalmado
los Sumos Sacerdotes del Olvido.

Excelente poema del amigo Besú, tomado de su página de Facebook.

Tertulia los días diez en Velasco.

Hace poco más de un año, en la casa de Miroslaba Pérez Dopaso, a propuesta del poeta Agustín Serrano Santiesteban, se considera formar un grupo de escritores velasqueños que llevaría por nombre “Yarey Sonoro” en homenaje al cuaderno de décimas del mismo nombre escrito por Gilberto Cruz, Pucho, hace ya unos cuantos años y que recoge sus décimas humorísticas. Estaban presentes ese día además de Agustín, los escritores Miroslaba Pérez, Gilberto Cruz, Ana Rodríguez y Mirtha Pupo, esta última conserva algunas fotos de aquel momento que trataremos de rescatar para compartirlas con los lectores del blog.
En febrero de este año y durante la jornada de la cultura los poetas Agustín, Miriam, Gilberto y Ana Rodríguez, de nuevo sugerido por el primero, proponen desarrollar una tertulia todos los días diez de cada mes, la cual se haría en la casa de los propios integrantes, tertulia que reuniría a los poetas del terruño velasqueño, con énfasis en los miembros del grupo antes mencionado y con el objetivo de ser la tertulia de “Aladécima” para rendir homenaje a nuestra estrofa y al grupo homónimo que tiene una filial en Velasco y que preside el poeta Agustín Serrano.
El 10 de abril el hogar de la escritora Delia Hernández González sirvió de escenario a la cita, donde además de la anfitriona se reunieron los poetas Miroslaba Pérez, Mirtha Pupo, Miriam Peña, Agustín Serrano, Marcelo Leal, José Casañas y Rafael Rodríguez, este último director por muchos años del Centro Cultural Félix Varona Sicilia.
Fue una hora de esparcimiento reconfortante, los poetas deleitaron con la lectura de sus textos a los presentes, y se propició un dinámico intercambio entre los presentes, se hizo un obligado viaje al pasado, a los orígenes de la décima en Velasco; a los talleres literarios cuando María Josefa Reyes era la especialista de literatura; a los encuentros de poetas de aquellos años, se contaron anécdotas, se revisaron fotos y publicaciones, y se habló tanto que es difícil poder concretarlo en esta nota.
Allí se acordó que la cita de mayo sería en la casa de la escritora Ana Rodríguez y que se iría rotando la sede por las casas de los escritores, previo acuerdo de los presentes en cada cita. Delia, primera mujer que escribió décima en Velasco, manifestó sentirse emocionada y agradecida y pidió se repitiera la visita, la actividad terminó con un brindis de refrescos y dulces preparados por Argentina, hija de la anfitriona que acompañó al grupo en toda la actividad.
Le dejamos algunos datos de Delia y unas fotos que aunque no tienen la calidad que quisiéramos evidencian lo ocurrido ese día.

Delia Hernández González (Velasco, 1936)
Poeta, ha obtenido los premios en el Primer Concurso “Jesús Menéndez” de décima de la CTC del Sindicato de Trabajadores Azucareros y “Álvaro Barba Machado” del SNTAF, en Poesía Infantil y de adulto. Poemas suyos parecen en la Revista Nostre Club de Barcelona España, Nuestra América y Cacoyugüín del municipio Gibara. Fue incluida en la selección “La extraña brevedad” de decimistas velasqueños en 2014.

Delia, mientras contaba una anécdota.

Agustín leyendo uo de sus textos , a su lado la escritora Ana Rodríguez.

Miroslaba leyendo sus textos, junto a ella los poetas José Casañas
y Mirtha Pupo.

Rafael Rodríguez leyendo uno de sus textos.

Marcelo Leal durante su lectura de poemas.

Marcelo y Miriam felices de compartir.

LA PUBLICIDAD DEL CIEGO

images

Estaba un hombre ciego sentado en la vereda con sus gafas negras, una gorra a sus pies y un pedazo de cartón donde, escrito con tiza blanca, se leía: “Por favor ayúdeme, soy ciego”.

Un creativo de publicidad que pasaba frente a él se detuvo y observó unas pocas monedas en la gorra. Sin pedirle permiso al ciego tomó el cartel, le dio vuelta, cogió un marcador y escribió otro anuncio.

Volvió a poner el pedazo de cartón sobre los pies del ciego y se fue.

Al final de la tarde el creativo volvió a pasar frente al hombre que pedía limosna: ¡la gorra estaba llena de billetes y monedas!

Cuando el ciego reconoció sus pasos y el olor de su loción, le preguntó si era aquella misma persona que había reescrito su cartel y le pidió que se lo leyera.

El publicista le contestó:

—”Nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras”. No dijo más y siguió su camino.

El ciego luego lo supo: su nuevo cartel decía:

“HOY ES PRIMAVERA, Y NO PUEDO VERLA”

Si cambiamos de estrategia cuando no nos sale algo, veremos que las cosas pueden resultar de otra manera.

¿Por qué el pesimista habla del vaso medio vacío y el optimista del vaso medio lleno?

¿Has oído hablar de los placeres negativos?

Ejemplo: ¡Qué dicha, está lloviendo y como no tengo a nadie en casa así puedo recostarme y descansar! En vez de ¡qué soledad y qué día tan horrible para estar en casa!

Una velasqueña gana el concurso “Cantándole al sol”

 

cantandole-al-sol

Tomado de http://www.ahora.cu

“Yo viví mi canción” (+Video)

Por Liudmila Peña Herrera
Lunes, 10 Abril 2017 12:30
Si me lo hubiesen contado, juro – a mí que no me gusta jurar– que no lo hubiese creído. Parece como si el arte le surgiera desde un manantial. Desde el propio saludo, su postura, el rostro… todo. Usa palabras y conceptos que no dominan, generalmente, las niñas de once años. Sus ojazos verdes también hablan. Y si la dejan cantar… se gana el premio.
Así es Leidy Laura Zamora Pérez, estudiante de sexto grado, del seminternado Luis Peña, de Holguín. Ella resultó ganadora en el festival Cantándole al Sol, el cual se desarrolló en La Habana, del 10 al 12 de marzo.
Velasco guarda sus raíces, pero hace poco más de un año su madre la trajo a vivir para Holguín “para avanzar un poquito más en mi carrera”. Después de mucho preguntar, conoció a la instructora de arte Aracelis García, quien la comenzó a preparar para el canto. Fue ese el despegue artístico de esta pequeña con sueños inmensos y tantas aptitudes para la música como para la comunicación.
– ¿Cómo descubriste que tenías ese talento musical?
Fue algo tan raro, porque cuando escuchaba a las Barbies, me paraba frente a un espejo, cogía cualquier tubo de desodorante y me ponía a cantar. En el seminternado Leonel Hernández, de Velasco, se lo dije a mi instructora Pilar y ahí me preparó para una canción. Entonces, cierto día voy a un festival en Gibara y, sin ensayar, gané el primer lugar, con la canción “Cuidemos al mundo”.
– Pero antes de eso, ¿qué música crees que te influenció más?
Aun siendo chiquitica, cada vez que oía “Ya te olvidé”, me inspiraba y empezaba a cantar. Así me la fui aprendiendo y descubrí que tenía talento.
– ¿Y qué es para ti tener talento?
Algo bonito, porque un carpintero trabaja con las manos, el mecánico, igual; pero el artista depende de su talento. Todo lo que tenga que ver con cantar, a mí me gusta.
– Hay muchos concursos de canto para niños en el mundo. Por ejemplo, La Voz Kids. ¿Qué piensas sobre ellos?
“La Voz Kids” a mí me gusta, pero tiene detalles que no son buenos. Por ejemplo, allá tiene que ser siempre un solo ganador. Por eso los niños sufren el llegar tan lejos y no poder lograr su objetivo. “Cantándole al Sol” es diferente. Allí éramos de todas las regiones del país y nos tratábamos como hermanos. Todos queríamos ganar para triunfar, pero sabíamos que debía haber amistad, igualdad. Y hay que ser sencillo.
– ¿Cómo se vive un concurso como ese?
Al principio estuve un poquito nerviosa porque yo sabía que había niños con mucho talento, pero siempre tuve mente positiva. Entonces hice todo lo posible para estar a la par de ellos. Compartimos y lloramos cuando nos despedimos, pero a la hora de estar en el escenario, sabíamos que todos éramos rivales aunque, pasara lo que pasara, siempre nos íbamos a apoyar.
– ¿Quién los guiaba en los ensayos?
Tin Cremata, La Colmenita, la Orquesta Juvenil del Conservatorio Amadeo Roldán y el Coro Nacional, dirigido por Digna Guerra. Cremata nos guiaba en cuanto a la proyección artística, la manera de cantar…
– Cuando te subiste al escenario en la competencia, ¿qué sentiste?
Yo contaba los minutos, porque estaba ansiosa por cantar. Pero si hay algo que tiene que tener el cantante es el poder de vivir la canción. Si cantas con nervios, siempre te va a salir mal. Cuando puse el primer pie en el escenario, yo conté: uno, dos, tres. Entonces me dije: “estoy preparada para salir”. Y viví mi canción. La viví para mí, la viví para el público, la viví en todos los sentidos. Mientras cantaba me acordaba de todas las personas que hicieron realidad que yo estuviera ahí. Cuando terminé, me sentí satisfecha porque sé que di todo de mí.
– Y la canción que defendiste, ¿de qué habla?
La autora, María Luisa Céspedes, es de Banes, y ella se inspiró en el faro de ese lugar para componer la canción. Cuenta que el faro es un gigante a orillas del mar, que se ha puesto muy viejo mirando siempre a lo lejos.
– ¿Qué mensajes has querido trasmitirles a los niños y a los padres en las canciones que has interpretado?
Que cuiden el medio ambiente, que tomen conciencia, que defendamos la paz, para mantener al mundo en su rumbo y en su equilibrio, que el hombre razone y se entregue a luchar por el bien.
– ¿Cómo sueñas tu futuro?
Creo que si me sigo esforzando puedo llegar lejos. Me quiero dedicar al canto y a instrumentos como la guitarra y el piano. Por eso pienso incorporarme a la enseñanza artística. Hoy estoy en la escuela del Teatro Lírico y sigo en el Proyecto Sueño-Realidad, con la profe Aracelis.
– A los niños que tienen el talento como tú, pero no se han atrevido a presentarse ante un público, ¿qué les recomiendas?
Les recomiendo que sigan su sueño, que pase lo que pase, sigan su sueño.
– Y después de Cantándole al Sol, ¿qué otra meta tienes para el futuro?
Cuando sea mayor, quiero evaluarme como profesional –creo que a los 14 años– y participar en Sonando en Cuba, porque mi meta es seguir mi sueño.

Rinden Homenaje en Holguín al poeta Gilberto Cruz Rodríguez.

El poeta Gilberto Cruz Rodríguez, Pucho, recibió un merecido homenaje, por su próximo ochenta cumpleaños en el espacio “Un lugar para la poesía” de la Casa de Iberoamérica, que conduce el promotor y amigo Joaquín Osorio Carralero, en la noche del sábado 25 de marzo, en el marco de la Feria del Libro en Holguín.
El Centro provincial del libro se sumó al agasajo y entrego reconocimientos y regalos a Gilberto, los poetas presentes dedicaron también frases de elogio al Padre de la décima holguinera y leyeron sus textos en honor al bardo velasqueño.
Las palabras de elogio al poeta estuvieron a cargo de otro poeta velasqueño Agustín Serrano Santiesteban quién finalizó expresando:
“Amigo Gilberto, los velasqueños, los gibareños, los holguineros, los cubanos, que te conocemos y hemos tenido el honor de disfrutar tu obra, te deseamos toda la suerte del mundo, mucha salud y lucidez, para que la magia de tus versos y tu prosa siga iluminando nuestro camino y señalando la total posibilidad de un mundo futuro mejor, muchas felicidades en tu próximo ochenta cumpleaños, que Dios te dé muchos años más y te mantenga con esa vitalidad, con esa energía, con esos deseos enormes de vivir y servir a la patria y a tu pueblo. Amigas y amigos, sirvan estas palabras como reconocimiento sincero a la existencia y a la obra de un hombre que ha puesto todo su empeño y ha dedicado los mejores años de su intensa vida a entregarnos, a través de las palabras, su corazón”
Pucho, notablemente emocionado agradeció este momento y deleitó al público con sus versos.
Dejamos imágenes del homenaje.

1
Gilberto Cruz, Pucho, Padre de la décima holguinera.

2

Recibiendo el reconocimiento del Centro Provincial del
Libro y la Literatura en Holguín.

3

Notablemente emocionado por el homenaje
y las muestras de cariño.

ALUMBRA EL CAMINO DE LOS OTROS.

Había una vez, en una ciudad del Oriente, un hombre que caminaba por las calles llevando encendida una lámpara de aceite. La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella. En determinado momento, se encuentra con un amigo. El amigo lo mira y de pronto lo reconoce. Se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo y le dice: – ¿Qué haces Guno, tú, ciego, con una lámpara en la mano? Si tú no ves… Entonces, el ciego le responde:- Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco de memoria la oscuridad de las calles. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mí…
No solo es importante la luz que me sirve a mí, sino también la que yo uso para que otros puedan servirse de ella.

Cada uno de nosotros puede alumbrar el camino para que sea visto por otros, aunque aparentemente no lo necesite. – Alumbrar el camino de los otros no es tarea difícil… Muchas veces en vez de alumbrar oscurecemos mucho más el camino de los demás…
¿Cómo? A través del desaliento, la crítica, el egoísmo, el desamor, el odio, el resentimiento… ¡Qué maravilloso sería si todos ilumináramos los caminos de los demás! Sin fijarnos si lo necesitan o no… Llevar luz y no oscuridad… Si toda la gente encendiera una luz el mundo entero estaría iluminado y brillaría día a días con mayor intensidad…

Tomado de un correo electrónico.

Jornada de la cultura en San Felipe de Uñas.

Durante los días comprendidos entre el 17 al 19 de marzo se celebró la jornada de la cultura del poblado de San Felipe de Uñas , en el municipio Gibara, esta celebración es tradicional y desde hace muchos años se desarrolla en este mes por lo general a finales y se conoce también como  Fiestas de marzo, mes en el que fuera fundada la localidad, aspecto interesante este, que trataremos de abordar en un momento futuro.
Diversas actividades se desarrollaron en estos días en el poblado, desfile inaugural, presentación de grupos y solistas, bailables, exposiciones de artesanía y pintura, tertulias literarias, desfile de modas, entre otros.
La jornada estuvo dedicada a la educadora Mindarys Torres quien trabajó durante 42 años en el sector de la educación, pedagoga ejemplar con reconocimientos por la “Campaña de alfabetización”, “Combatiente internacionalista”, “Servicio distinguido de las FAR”, “Medalla Rafael María de Mendive” y el “Hacha de Holguín”
Les dejamos algunas fotos para que tengan una referencia gráfica de este evento.

4

Exposición de pinturas de José Betancourt (Tati) y de cámaras del cineasta aficionado William Domingo.

8

Muestra de trabajos de la artesana Mileidis Jomarrón Almaguer

6

Al centro de la foto Mindarys Torres a quien se le dedicó la jornada, con un grupo de participantes en la tertulia literaria.

12

Amareidis Guerra interpretando una canción en la tertulia literaria
donde leyeron sus textos los poetas Agustín Serrano y Gilberto Fernández Castillo.

13

El poeta Gilberto Fernández en la conducción de la tertulia.

10.jpg

Compartiendo en familia en el parque en la tarde del sábado

FORTUNAS DEL CAMPO

Cierta vez un acaudalado padre de familia llevó a su hijo a un viaje por el campo, con el firme propósito de que este viera cuan pobres eran ciertas personas y comprendiera el valor de las cosas y lo afortunados que eran ellos.
Estuvieron un día y una noche en la granja de una familia campesina muy humilde. Al concluir el viaje, ya de regreso en casa, le pregunto a su hijo:
– ¿Qué te pareció el viaje?
– Muy bonito, papá.
– ¿Viste que tan pobre y necesitada puede ser la gente?
– Si.
-¿Y qué aprendiste?
Vi que nosotros tenemos un perro en casa, ellos tienen cuatro. Nosotros tenemos una piscina de veinticinco metros, ellos un riachuelo sin fin. Nosotros tenemos lámparas importadas en el patio, ellos tienen las estrellas. Nuestro patio llega hasta el muro de la casa, el de ellos hasta el horizonte. Especialmente, papá, vi que ellos tienen tiempo para conversar y convivir en familia. Tú y mi mamá deben trabajar todo el tiempo y casi nunca los veo.
El padre se quedó mudo y el niño agregó:
-Gracias, papá, por enseñarme lo ricos que podríamos llegar a ser.

XXX Jornada de la Cultura Velasqueña. Actividades literarias.

El quehacer literario estuvo representado en varios espacios durante la XXX Jornada de la Cultura Velasqueña que tuvo lugar entre el 23 y el 26 de febrero.

El viernes 24 en la tarde se desarrolló, en el centro cultural Félix Varona, un espacio sobre la décima humorística donde se pudo disfrutar de la obra del poeta Gilberto Cruz Rodríguez, también se leyeron obras de Chanito Isidrón, del Profesor Espinosa, del avileño Gilberto Boan Piña y hubo comentarios sobre la décima humorística en Cuba a cargo del poeta Agustín Serrano y de las poetisas Ana Rodríguez Sánchez y Rubiceida Rojas Martínez.

El sábado 25 en la tarde se llevó a cabo en la casa de Miriam peña la Tertulia del grupo Yarey Sonoro de la Filial de Aladécima en Velasco, con lecturas de espinelas de los poetas homenajeados Gilberto Cruz y Miriam Peña y del Presidente de la filial Agustín Serrano Santiesteban. En el horario nocturno tuvo lugar la Peña de Miriam Peña con sus invitados en el patio del Centro Cultural, espacio siempre esperado por los amantes de la literatura.

El domingo 26 estuvo bien nutrido de eventos literarios, en la mañana se efectuó la actividad artístico literaria del proyecto La Ceiba en Flor que lidera la poetisa Ana Rodríguez, con exposición de pintura, poemas y canciones, dedicada en esta ocasión a los niños.

En la tarde se presentó un panel sobre la décima en los momentos actuales con Gilberto Cruz, Agustín Serrano y Miriam Peña y como colofón en la gala de clausura se entregaron los premios y menciones del Concurso Abraham Portuondo de literatura, convocado en décima, cuento y poesía para niños y adultos.

En próximas publicaciones daremos a conocer los resultados de este concurso y publicaremos una muestra de los trabajos premiados.

Los dejamos con imágenes de algunos de estos espacios.

1

Gilberto Cruz mientras decía de memoria una de sus décimas humorísticas.

7

El poeta Agustín Serrano trabajando en el acta del jurado.

2

Zoila Balán disfrutando de las décimas de Pucho

3

Los integrantes del jurado revisando las obras presentadas

4

La escritora Ana Rodríguez en la conducción de la actividad artístico literaria del Proyecto La Ceiba en Flor.

5

Exposición de pintura de la niña Maylenis González Martínez en la actividad del Proyecto La Ceiba en Flor.

6

Míriam comparte uns de sus décimas en la tertulia de la Filial de Aladécima en Velasco.