La ranita sorda

12

Anuncios

Agustín Serrano Santiesteban

Amigas y amigos lectores:

Las lluvias que han estado visitando nuestra localidad desde hace casi un mes han influido de forma negativa en la red de comunicación y se ha visto afectado el servicio de internet desde donde me conecto, por lo que no he podido actualizar el blog como hubiera querido.

Espero se recupere el servicio, en su totalidad, la próxima semana.

Gracias

 

Noticias de San Felipe de Uñas

La Peña Literaria Amigos de San Felipe, que lidera el poeta velasqueño Agustín Serrano, se desarrolló el domingo 22 de octubre en el Centro Cultural de San Felipe de Uñas.

Nuevamente los amigos de la literatura y la música se reunieron en la tarde dominical, en esta ocasión el poeta Gilberto Fernández leyó textos de Dulce María y el profesor de literatura Héctor Serrano, compartió poemas del destacado escritor José Luis Serrano, específicamnte de su cuaderno Geometría de Lovachevsky, también Ivan Pérez, poeta de reciente incorporación a la tertulia declamó sus décimas dedicadas a Camilo Cienfuegos.

Agustín leyó sus poemas breves, con los que recibiera el Premo Finalista en el Concurso Platero de Poesía del Club del Libro en Español en Suiza en el año 2010 y compartió textos y datos del excelente poeta niquereño Alexander Besú Guevara, que fueron recibidos con agrado por el público presente

El solista Víctor Muñoz y el dúo de Hector y Agustín pusieron la nota melódica a la tertulia.

Hubo un espacio también de intercambio sobre los preparativos  para la próxima jornada de la cultura de Uñas por celebrarse en marzo de 2018 y de recordatorio al 20 de octubre Día de la cultura cubana.

Compartimos algunas fotos de este encuentro.

Agustín

Agustín compartiendo textos de Besú.

GIlberto

Gilberto con poemas de Dulce María.

Héctor

El profe Héctor con la Geometría de José Luis

Ivan

Ivan decimista popular sumado a la tertulia.

Víctor

Víctor con su guitarra y sus canciones.

 

José Luis Serrano Serrano

De su cuaderno Geometría de Lovachevsky

Kursk

Que las palabras tercamente rimen.
Sumergirse y viajar 20 000 leguas.
Turbulenta quietud. Fecundas treguas.
Armas que no se nombran y se esgrimen.

Violar el texto. Destrozarle el himen
a las palabras. Cuando el texto mengua
se debe desvirgar con una lengua
que haya sido entrenada para el crimen.

Hermano sol, hermana luna, aburre
cantar, cantar, cantar. Maldito churre
que se adhiere sinfónico y artero

a las palabras. Id. Textos matungos,
contra Roldán, contra los Nibelungos,
contra el Cid Campeador o contra Homero.

RESULTADOS XVIII EDICIÓN CONCURSO NACIONAL ADELAIDA DEL MÁRMOL DE POESÍA 2017

El pasado viernes 27 de octubre de 2017, en un lluvioso atardecer en la UNEAC de Holguín, fueron dados a conocer los resultados del Concurso Nacional Adelaida del Mármol de poesía 2017 que convocan el Centro de Promoción Literaria Pedro Ortiz Domínguez y Ediciones Holguín.
Las menciones recayeron en los cuadernos Biografía de un insecto, de Frank Castel González, de la provincia de Las Tunas, y El vértigo de la plenitud, del poeta Hugo González Diéguez. Por su parte, el Premio que incluye la publicación por Ediciones Holguín, recayó en el volumen El estrecho margen, del poeta de Moa Edurman Mariño Cuenca. En este caso el jurado destacó “las arduas búsquedas lingüísticas y formales, en una propuesta que no excluye las ganancias de la poesía hispanoamericana del siglo XX y las poéticas de autores como el peruano universal César Vallejo y el cubano Ángel Escobar, consolidadas en una voluntad de estilo distinguible en el cuerpo de la literatura cubana más reciente.”
En esta edición concursaron 35 libros y el jurado estuvo integrado por los poetas Delfín Prats, Kenia Leyva y Ronel González.

Tomado de la página de facebook de Ronel González.

Elizabeth Reinosa Aliaga

Aproximación al crepúsculo

Por: Elizabeth Reinosa Aliaga

26 de Octubre de 2017

liliana.jpg

La autora de Crepusculares. Foto cortesía de la autora

Asumir la presentación de un libro puede ocasionar placer y miedo, una combinación que asemeja el revoloteo de mariposas en el estómago. En mi caso aun no me abandona esa sensación, la alegría de tener en mis manos el libro: (h)ojearlo, saborearlo. El temor de que pasan los días y no encuentro las palabras, no las consigo agrupar en un acercamiento a un fenómeno tan curioso como el Crepúsculo. Y es que las luces aparecen de manera sorpresiva y están hechas de versos, turbulencias y guiños. Y detrás de cada punto de luz y de cada sombra que este proyecta hay una mano, una intención, un deseo, un oficio que lleva el nombre de Liliana Rodríguez Peña.

El libro en mi mano: Crepusculares (Ediciones Sanlope, 2014, Premio Iberoamericano de Décima Escrita 2013) anuncia el descubrimiento de un mundo que me resulta cercano. Su autora deposita los versos cuidadosamente, apuesta por la décima, conoce los riesgos, los asume y nos regala un cuaderno sobrio y vivo.

A Liliana no le interesa la deformación de la estructura, la violenta, pero de manera sutil y creo adivinar que todo parte de su personalidad poética y de la sinceridad ante lo que desea comunicar.

Traspongo una página y algo se enciende en los Rojos laberintos: una ciudad de oscuro fragor me invita a desandar sus calles como en un eterno retorno:

Volver y siempre volver

como parte de este juego.

Avanzo y pienso en las aves grises del otoño y en los muros que las detienen.

Pienso en el polvo y dudo de si existe o de si es una representación de mi cuerpo. Pienso en las pertenencias del paria, en la fuga y el naufragio, en el profundo silencio que queda a pesar de todo.

Cada poema es una habitación, cada verso una ventana, cada palabra un puntal. Y yo sigo avanzando, agradezco el convite de cada página y la sosegada voz que me guía hasta el espejo final donde me reconozco y descubro que también…

Tengo miedo a la luz aunque la luz

no pueda cercenarme las costillas.

A los guerreros tracios, a las ruinas

al eco que exoró la multitud.

Liliana teje lienzos que van desde los endecasílabos hasta las rimas asonantes, y los poemas en prosa y los coloca en un libro inaugural que le permite entrar con paso firme en el panorama actual de la poesía cubana expresada en décimas. Sus versos transpiran naturalidad y frescura. Motivan mi interés de lectora y mi curiosidad de poeta/decimista que inconscientemente busca aberturas en su tejido, pero las costuras de Liliana son cuidadosas, amplio su dominio de la técnica y fluido su discurso.

Crepusculares constituye un poemario que revitaliza la décima, que le aporta elegancia y transparencia. Heterogéneo desde el punto de vista temático, posee zonas oscuras y luminosas que se entrelazan, dando vida a un universo lleno de simbolismo. El sujeto lírico se desnuda, pero con recato; habla de miedos, de ausencias, de dudas, pero desde la experiencia y la madurez.

Los lectores encontrarán en estas páginas un lugar apacible pero no han de desdeñar las espinas que duermen bajo la suave tierra. Crepusculares se ofrece como la vida, con uvas dulces y amargas.

Yo continúo absorbiendo las palabras, disfrutando la cadencia de cada estrofa. Sin pretenderlo, encuentro la “Definición casi inerme de todo lo vivido”.

Me detengo, estoy al borde del Crepúsculo, extiendo una mano y los rayos de luz me cosquillean en los dedos.

Miro al cielo y encuentro que

Solo Dios paciente espera.

El mundo infiel, doloroso,

Es un retablo y nosotros

Somos la última pieza.

Al cerrar el libro se abren ante mis ojos cientos de puertas. Los 38 poemas de Liliana revolotean en mi cabeza como las mariposas en mi estómago. Qué decir de un poemario que ha dejado en mis labios el regusto de la buena poesía, en mi corazón un sentimiento auténtico y en mi mente versos difíciles de olvidar. Tal vez alguien entienda que debo realizar una disertación teórica o citar a estudiosos encumbrados. O quizás buscar en la Wikipedia acerca del Crepúsculo (descartando las referencias a la saga de vampiros y hombres lobos). Pero yo prefiero que sea Liliana quien nos hable a través de estos poemas que representan su amanecer editorial y que nos regale todos los rayos de luz de Crepusculares.

Tomado de: http://www.uneac.org.cu/secciones-periodisticas/resenas/aproximacion-al-crepusculo

Agustín Serrano Santiesteban

índice

Del cuaderno Sitios de la Voz Premio Nacional Cucalambé en 1996.

DONDE YACE LA INOCENCIA

Te sorprende la demencia
de la noche, el aguacero,
el lodazal del sendero
donde yace la inocencia.
Desde la sombra la esencia
de otro tiempo se descubre.
La lluvia se extiende, cubre
el horizonte. Anochece
en la mirada y parece
que va a naufragar octubre.

Tertulia Aladécima de Octubre en Velasco

El pasado día 10 de octubre, cuando se cumplía el 149 aniversario del inicio de las guerras de independencia de nuestro país, se desarrolló la Tertulia Aladécima del grupo Yarey  Sonoro, en la Sala de Literatura del Centro Cultural Félix Varona, en Velasco, con la presencia de invitados y miembros del grupo que desde abril vienen  respaldando esta iniciativa literaria.

Agustín Serrano Santiesteban, presidente de la Filial de Aladécima en Velasco y conductor de la tertulia, se refirió a las efemérides de importancia y destacó entre ellas el nacimiento de Francisco Sellén en 1836, poeta, traductor y patriota, y resaltó aspectos significativos de la insurrección de Carlos Manuel de Céspedes iniciada en La Demajagua.

Compartieron sus poemas en esta ocasión los poetas Gilberto Cruz, Miriam Peña, Mirtha Pupo, Rubiceida Rojas, Alexander Campos, José Casañas, Marcelo Leal, Miroslaba Pérez, el joven poeta Yasmani Peña y Agustín Serrano quien leyó poemas de su autoría y además del poeta tunero, Argel Fernández, tomados del cuaderno La noche material, premiado en 2016.

Agustín y Marcelo dieron a conocer convocatorias de diferentes concursos, entre las cuales destacan: Décima al filo, en Guáimaro,  que  enviara gentilmente la presidenta del grupo; la Beca de creación Sigifredo Álvarez Conesa y la relacionada con los I Juegos Florales Velasqueños.

La nueva cita es para el 10 de noviembre, a las 5:00 PM en el mismo lugar, los esperamos.

Compartimos algunas de las imágenes tomadas.

IMG_20171010_155751

IMG_20171010_144158

IMG_20171010_155834

IMG_20171010_155927

IMG_20171010_155951

IMG_20171010_160006

IMG_20171010_160030

PREMIO NACIONAL DE POESÍA “ADELAIDA DEL MÁRMOL” 2017

PREMIO NACIONAL DE POESÍA “ADELAIDA DEL MÁRMOL” 2017

El Centro para la Promoción y Desarrollo de la Literatura Pedro Ortiz Domínguez y el Centro Provincial del Libro y la Literatura de Holguín convocan a la XVI edición del Premio Nacional de Poesía Adelaida del Mármol; el mismo se regirá por las siguientes bases:

BASES

Pueden participar todos los escritores cubanos residentes en el país.
Los concursantes deben presentar un cuaderno inédito, de tema libre, y con una extensión comprendida entre 60 y 80 cuartillas.
Las obras se enviarán por duplicado, mecanografiadas a dos espacios, firmadas con seudónimo o lema, y en sobre aparte se incluirán una breve ficha curricular y los datos de localización del autor.
Teniendo en cuenta los daños ocasionados por el huracán Irma se podrán enviar también vía electrónica a ronelgonzalezsanchez@gmail.com, en dos archivos, uno con el libro y otro con los datos del autor
El plazo de admisión cierra el 20 de octubre de 2017.
El jurado estará integrado por prestigiosos poetas y su fallo se dará a conocer el 30 de octubre en el marco de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana
El premio consistirá en $ 3 000 pesos MN, la publicación del libro por Ediciones Holguín y el pago de los derechos de autor correspondiente a la primera edición.
El fallo del jurado será inapelable.
La participación en el concurso implica la aceptación de las bases.
Las obras impresas deben enviarse a:
Premio Nacional de Poesía Adelaida del Mármol
Centro de Promoción Pedro Ortiz Domínguez
Arias no.144 Esq. A Fomento, Holguín. C. P: 80100.
Teléfonos: 424974 – 473493

Gracias a Ronel que nos actualizó la convocatoria.