Eliécer Almaguer

eliecer

Compartimos tres poemas del amigo y destacado poeta Eliécer Almaguer.

Eliécer Almaguer, Cuba, 1982. Poeta y narrador. Miembro de la UNEAC y de la AHS. Tiene publicados los libros Canción para despertar al forastero, Si Dios voltease el rostro, La flauta del solitario, y Distorsiones del shamisen, todos de poesía. Su novela El planeta rojo se encuentra en proceso de edición. Textos suyos aparecen antologados en diversas publicaciones en Cuba y el extranjero. Ha obtenido los premios, Nuevas voces, 2008, San Arnoldo Janssen, 2010, y el premio nacional de poesía Adelaida del Mármol, 2012.

De “La flauta del solitario”, 2013

Acupunturas

Alguien dijo; existe un tejido central en tus versos, una idea obsesiva laborada febrilmente, con puntillismo, como esos artistas que hacen finas acupunturas en la piel del grabado. Me gustaría entender realmente cómo escribo. Cómo logro nombrar sin que me asfixien las palabras. Imagino que llegarán encapuchadas para sofocarme. Ella también quería oprimirse contra mí, como las envolturas donde los antiguos momificaban sus cadáveres. Estoy escribiendo un libro de poesía, quizás haga un silencio grande luego de su escritura, un silencio ancho y hermoso, en el cual no haya esta urgencia de renombrarlo todo. Deseo una soledad mía, no compartida ni con ella, que cuando suceda tenga el poder de anularme. Estoy escribiendo un libro extraño, no por original, todo lo rayaron en sus cavernas nuestros precursores. Lo auténtico es la entrega, que me desnudo siempre, que me desenvuelvo ante los ojos atónitos del auditorio.

Documentales

Paul Celan sentencia que la muerte es un maestro
que viene de Alemania;
la imagino viniendo de todas partes,
viniéndose encima de nosotros.
Se parece a esas prácticas extremas
donde los amantes se abrazan hasta la asfixia.
Recuerdo aquel poema de José Watanabe
sobre la cópula opresiva de las mantis
de cómo la hembra pulveriza al macho,
sustancia cáustica que brota de su sexo.
La muerte me excita.
Me exalta imaginar cómo divide la geografía
de nuestros cuerpos,
cómo escinde el alma de la carne, cirujana exquisita.
Pasan un documental acerca de la manera
en que hablamos nuestro español,
sobre la articulación o expiración del sonido s.

La muerte es políglota y nos comprende a todos.

De “Canción para despertar al forastero”, 2011.

VIII

A Hugo González,
que la muerte nos encuentre vivos

Pero la muerte también muere conmigo,
cuando entra a los jugos de mi cuerpo,
porque la muerte tiene que aniquilarnos
para resucitarse,
es solo una convidada.
Lo cierto es nuestra presencia,
somos la única verdad,
existimos para corroborar su desnudez.
La muerte es triste,
una harapienta que precisa
nuestros cuerpos como monedas
que le paguen a Dios su estancia
entre los vivos.
Habremos de compadecerla,
ser para ella dulces abrevaderos,
como una jarra de fermentos propicios
y espumas elevadas.

Anuncios

Rolando Ávalos Díaz

roly presentando mundo pañuelo copia.jpg

Foto tomada de la Sección Premios Ala.

El poeta Rolando Ávalos Díaz (La Habana, 1988) se llevó el Premio Ala Décima 2018 con su cuaderno “Voces en off”, que también mereciera premio al mejor cuaderno de autor joven, según diera a conocer la sección Premio Ala perteneciente al sitio http://www.peglez.blogspot.com.

De esta sección tomamos las décimas premiadas que compartimos con nuestros lectores y las palabras del presidente del jurado, Argel Fernández Granado.

Voces en off

VOCES EN OFF

Despiertas y no te nombras,
no te aprendes, no te sabes.
La luz ha robado llaves
a su cortina de sombras chinescas.
Ya no te asombras; te cierras.
La luz no puedes observar.
Apenas cedes. 
Atraviesas, inseguro,
algún que otro siglo oscuro,
pero entre cuatro paredes.

Andas por tus soledades
como perro por su casa.
El viento, aburrido, pasa
de los fantasmas que evades.
Hay, en todas las ciudades
una mujer que te olvida,
Pedro Pan va de salida
al patio Nunca Jamás.
(Yo soy una sombra más
entre tus sombras, descuida).

COMERCIO INTERIOR

Baratas, casi propinas,
vendo verdades en celo.
Nadie me compra el desvelo tampoco.
Vendo mis ruinas.
Anuncio en ciertas esquinas mi propia muerte y la espío.
Poso (toso).
Poso.
Río.
Modulo el gesto y el tono.
Me silencio.
Me pregono.
Me presto.
Me doy.
Me fío.

APÁTRIDA

Si escuchas en los rincones
pasos que nunca me agencio,
no hagas caso: es el silencio
pisándome los talones.
Rueden interrogaciones
cuesta abajo, hacia el abismo.
Soy solo el antagonismo
de mi plena oscuridad,
bordeándome, soledad,
apátrida de mí mismo.

FOTOS DEL OTOÑO

Agoniza la memoria
de mis días más remotos.
Se deshojan viejas fotos
del otoño.
Anda la gloria de mi muerte
con la historia de una lluvia pendenciera.
Viento frío que exagera
la letanía que soy.
Ignoro por qué le doy la espalda a la primavera.

POEMA ADOLESCENTE

Viejo poema en apuros,
a medias,
amarillento,
viejo olor,
viejo fragmento,
crujen como panes duros
tus versos.
Son tan oscuros.
Huelen a tinta vencida.
Son la letra de un suicida
al final de la libreta.
Son el eterno poeta
de una cuartilla escondida.

ÓLEO

Para Orestes Castro padre, para Orestes Castro hijo.
Para Silvio Rodríguez

Una mujer se ha perdido,
ni rastros dejó su pelo,
se convirtió en el desvelo,
en el polvo prohibido.
Una mujer se ha escondido
sin delirios, sin oír
qué el perro quiso decir
cuando le ladró a la… duda,
y ante otros se desnuda.
No llora al verme morir.

LOBO DE MAR

Océano tu cintura,
hurto de dorados peces.
La luz es mil y una veces roja como la locura.
Soy un anzuelo:
procura vivir en el agua apenas.
De las célibes arenas tipografié pies de loto.
Huellas de sabor remoto.
Nunca supe de sirenas.

READ-APPEAL

1
Sentada en un escalón,
leyendo el tiempo, abstraída.
Aritmética tu vida,
poema de no ficción.
Tanta precipitación,
¿es el mundo? No te enteras.
Laberinto de escaleras.
Orgiástica sed urgente.
Y yo, una mosca decente,
presa en tus enredaderas.

2
Ríes y desaparezco.
Sangro como una alcachofa.
¿Me lees? Soy una estrofa
dura, pero me enternezco.
Angustia a la que me ofrezco,
fiebre púber, hambre anfibia,
como, rezo arena tibia.
Robinson la muerte ensaya
y una cortísima saya
me custodia la lascivia.

PEREGRINO ANÓNIMO

Una piedra en el zapato
me enseñó que mi destino
y circular el camino
(cual redondo anonimato),
eran lo mismo: recato
de osamenta fantasmal
que, sobre un poste casual,
se pregunta —se recuesta—:
¿Hoy nada tiene respuesta?
¿Hoy es un día normal?

Hoy me desperté violenta-
mente débil, luego el día
me proyectó su luz fría.
Tarde de ayer macilenta.
Hoy no he pagado la renta.
Hoy he encontrado el final tan pronto.
Pensé: fatal.
Hoy hice huelga a la calma.
Hoy tengo amnesia en el alma.
Hoy es un día normal.

CASI TODAS LAS VOCES TODAS

(décima escalera al suelo)           
Para los desterrados Diusmel y Carlos

Nosotros
     los impolutos.
Los yertos.
                  Los incapaces.
Los ingenuos.
Los voraces.
Los payasos.
                      Los astutos.
Los tenues.
                  Los absolutos.
Los miles.
      Los exhaustivos.
Los graves.
                  Los adjetivos.
Los otros.
               Los redundantes.
Los extraños.
                 Los de antes.
Los mismos.
                  Los fugitivos.

CRONOS, EL BUFÓN

Las bromas del tiempo son
pasajeras, paradojas
de árboles que mudan hojas
y son la continuación
de su propia evolución
sobre un eje conocido,
retórica que ha seguido
su cronología intacta.
El tiempo ni se retracta
ni confiesa que ha vivido

MICRORRELATO SALVAJE

Al fin alcanzo una larva en el fondo del cristal con mi lengua. Huele mal. Es sábado y tengo barba. Miro afuera. Un viejo escarba en el lodo un doble. Llueve. Llueven rayos de sol leve. Vuelvo. Ni vaso ni ron. No hay nadie sobre el sillón y sin embargo, se mueve.

Palabras del Presidente del Jurado.

Tras la cortina de un seudónimo sonoro como Limendoux, esperaba otros textos, más apegados a la espinela tradicional y, para mi sorpresa, encontré en el cuaderno Voces en off de Rolando Ávalos Díaz, junto al profundo respeto por la estrofa nacional, con pleno dominio de los recursos insoslayables de ésta, el espíritu renovador propio de las nuevas generaciones de poetas cubanos que, sin negar sus raíces, abordan disímiles temas apoyándose en dos elementos fundamentales: el lenguaje y la visualidad.

La rígida estructura formal de la décima escrita en Cuba años atrás, aquí se relaja y se quiebra, pero con buen tino, nada denota forcejeos estériles, sino, más bien, una fusión agradable y precisa de lo nuevo con lo viejo. En todo el cuaderno tiene el discurso poético una fluidez y un ritmo que desafían con éxito los marcados encabalgamientos vanguardistas y la aparente libertad del verso libre, pues llevan en sí la sencillez (no la simpleza) de unas voces (en off) que desean ser escuchadas y comprendidas, que no apuestan por el hermetismo a ultranza tan al uso en la poesía cubana actual.

Argel Fernández Granado

Las Tunas, diciembre de 2017

Silvia Claudia Rivas

Es un placer  compartir el quehacer de la amiga argentina y excelente poeta, Silvia Claudia Rivas, gracias a su gentileza, en esta ocasión comparto una foto que me enviara, una síntesis biográfica y dos de sus poemas premiados en concursos.

En próximas publicaciones continuaremos acercándonos a su obra poética.

Silvia Claudia.jpg

Silvia Claudia Rivas nació en la ciudad de Ituzaingó, Buenos Aires, Rca. Argentina, el 7 de setiembre 1962. Es poeta y docente. Los temas que predominan en sus trabajos son la historia y mitología de su país y de Latinoamérica.  Sus textos han sido publicados en revistas, blogs y antologías de Argentina, Chile, Colombia, Cuba, México, República Dominicana y España.

Obra poética: Oíd Mortales –poemas documentados–; Atlas poético; Bajo los cuervos -una América contada por sus dioses-; Biblia profana; Continuidad de Judas; Civilizaciones.

Premios Nacionales: Primer Premio CEFINI (2009); Segundo Premio Certamen Municipal Nuestros Vecinos Escritores (2010); Segundo Premio 32° Certamen Internacional de Poesía Plaza de los Poetas José Pedroni (2013); mención de honor en Premio Certamen Internacional de Poesía Hespérides (2015).

Premios Internacionales: Segundo Premio en el XI Concurso Bonaventuriano de Poesía y Cuento (Cali, Colombia; 2015); Primer Premio en el Concurso Literario Internacional Ángel Ganivet (España, 2017); Mención especial en el VIII Certamen Internacional de Poesía Fantástica miNatura (España, 2016). También ha obtenido el primer premio en certámenes organizados por las siguientes webs: Letras Como Espada; El Muro del Escritor y Mundo Escritura (España).

https://palindramo.wordpress.com/

http://desordenenlacasa.blogspot.com.ar/

Poemas

INVENTARIO DE LA MAÑANA

Y dónde buscar las manos que perdí entre la niebla
mientras los niños jugaban a que morían bajo las luces de Alfa Centauro.

Hablo de este despertar entre las rosas frías;
de no encontrar ojos con qué vestirme,  de hundirme en cada calle
junto al esqueleto de las mariposas.

Hablo de este dolor en el fondo de la sangre,
de este abril amarillo encerrado en las vitrinas.
Alguien paga con una limosna.
Nadie ve al ángel  guardián
que queda atrapado entre las hojalatas de los charcos
y el ruido incesante de los hambrientos.
Y yo me ahogo irremediablemente  con los peces crucificados
y busco en la resaca de los vidrios una ventana rota por donde huir
pero se acaba la calle en el borde de los titulares
y se amontonan los epitafios sobre el escombro de las vértebras.

Hablo de este color irreparable del vino
de tanta lluvia ignorada sobre los álamos.

Certamen de Poesía “Letras Como Espada” – España – Noviembre 2015
SEGUNDO PREMIO

ARIADNA en el centro del laberinto

Hermano fabuloso: hemos alcanzado la semilla, la nunca revelada
-el cordón que une nuestros fueros en el corazón de la guerra-.

Mira: el círculo de hombres, a merced de la muerte;
el toro blanco, que se desata de la máscara;
sangre para el vino de la diosa violenta;
las hordas vírgenes y el agua que se bebe de la criba.
En los barcos, las velas crecen oscuras. Y el héroe,
abandonado en las llaves de la arena.

Madre duerme y no sabe.
Los hombres tienen formas temibles en sus cabezas
y abandonan sus cuerpos en los enjambres. Ya no podrán alcanzarnos.
Madre duerme. Y no sabe.
Nueve ciclos para que vuelvan a crecer las puertas. Y el nudo
que nos engendra en la semilla.

VIII Certamen Internacional De Poesía Fantástica miNatura 2016
FINALISTA – Abril 2016

Entrevista a Rosi Batista, de Cuentos de la Habana Erótica

Rosi

Tomado:  del blog Rosa del desierto.

12 febrero, 2018 por rosadeldesiertoblog

Entrevista a Rosi Batista, de Cuentos de la Habana Erótica

Editor: Hola Rosi, bienvenida a esta ronda de entrevistas a autores que comienza nuestro Proyecto Rosa del Desierto y que estará compartiendo con los seguidores de su página web y redes sociales. Para empezar, nos gustaría saber cómo es la literatura de Rosi Batista que podemos encontrar en su más reciente colaboración, esta vez arriesgando en una antología de cuentos eróticos escritos por mujeres, que han sido compilados bajo el título de Cuentos de La Habana Erótica, ¿qué podemos encontrar en este volumen?
Rosi Batista: Hola, muy buenas para ti y para nuestros seguidores. En Cuentos de La Erótica, están incluidos tres cuentos míos, de temática erótica y escritos desde mi perspectiva de mujer, pero diferentes entre sí. Son cuentos que han sido escritos desde la experiencia de una mujer que ha vivido en La Habana y ha amado en ella, por lo que tienen un escenario tan conocido como disfrutado; estoy muy satisfecha de verlos reunidos en este libro. El primer cuento se titula El experimento y es la historia de dos mujeres que buscan respuestas y experimentan a través de sus cuerpos, es una historia muy agradable de leer. El segundo, es un minicuento, y está inspirado en La Habana como ciudad donde ocurren grandes amores que duran pocas horas y dejan una huella profunda, en esa ciudad de llegar y partir y donde siempre alguien está esperando por otra persona. Y el tercer cuento se titula Cuadros de parche, es una historia que ocurre entre una pareja swinger, y aborda la reacción del individuo ante el intercambio de parejas. Todos los cuentos están escritos desde el respeto y con la intención de que no solo sea una lectura erotizante, sino que aborde lo erótico desde una buena historia.
Editor: Hace poco fue publicado tu poemario Desnuda ante los Óleos, por ediciones Exodus, también te has estrenado como editora de nuestro Proyecto Rosa del Desierto, dirigiendo su sello editorial, cuéntanos por qué Desnuda ante los óleos y que otros proyectos de libros tienes actualmente.
Rosi Batista: El poemario Desnuda …, es un libro que disfruté sobremanera escribiéndolo, porque tuve el placer de reunir en él poemas que funcionan como un todo armónico pero que hablan de experiencias, lecturas, sentimientos diversos, una poesía que yo llamo poesía de la memoria, porque está escrito desde diferentes épocas de la historia del mundo desde un cuerpo que se pasea desnuda ante esas piezas que compone una escena que es mi vida pero a la vez la vida de otras mujeres, por lo que puedo ser en un poema testigo de la danza de la luna en Irlanda y en otro una mujer que peina su trenza y fuma tabaco en un pueblo de la España de los cincuenta, o una bruja que se estremece en una pira encendida de la edad media. Fue fabuloso para mí poder escribir ese libro y contar con dos amigos maravillosos, el poeta Agustín Serrano que escribió un prólogo estupendo y lleno de sensibilidad; y con la obra plástica de un artista y amigo muy admirado, el pintor y dibujante Ernesto Ferriol, que tuvo una conexión muy especial con mi poesía y eligió con maestría cada ilustración. Espero reeditar el libro pero esta vez con 35 ilustraciones a todo color. Como editora, hemos estado creando las bases para que el sello editorial Rosa del Desierto pueda traer a los ojos del mundo la literatura que espera dormida en las gavetas y que merece estar publicada y disponible para su lectura y disfrute, este año tenemos la suerte de tener mucho trabajo así que auguramos una buena temporada para nuestro Proyecto editorial. En cuanto a mis proyectos de libros, me encuentro escribiendo una novela que cuenta tres historias paralelas pero relacionadas entre sí, y ya casi listo algunos cuentos infantiles que pronto verán la luz y que me han divertido muchísimo.
Editor: ¿Cómo es un día creativo en tu vida? ¿Tienes una rutina para escribir?
Rosi Batista: Tengo días muy diferentes, días en los que trabajo desde que despierto hasta la madrugada y días en los que contemplo la vida solamente, yo diría que tengo varios yo dentro de mí, cada una queriendo hacer su obra, eso sí, de la mejor manera posible.
Editor: Recientemente se entregó el II Premio de Literatura Rosa del Desierto, ¿cómo transcurrió esta edición y tenéis algún adelanto del próximo certamen?
Rosi Batista: El 17 de diciembre entregamos el II Premio de nuestro Proyecto Rosa del Desierto, esta vez en la modalidad de literatura infantil, estamos muy felices de poder entregar un Premio que apoya la creación literaria y que cada año nos sorprende gratamente. Hay muchas personas talentosas que escriben y que no tienen la oportunidad de acceder a opciones editoriales o simplemente a ver publicada su obra; lo hermoso de este Premio es que significa esa oportunidad para las personas que participan. En esta edición recibimos cuadernos de varias ciudades de Cuba y de México. Tenemos la voluntad y la esperanza de que cada año sea mejor y de que crezca y perdure. Este año 2018, estaremos convocando en novela de fantasía y ficción.
Editor: ¿Qué dos cosas estremecen a Rosi Batista y que dos detesta profundamente?
Rosi Batista: Me estremecen la verdad y la belleza; la verdad como un modo de asumir la vida; la belleza, en las cosas simples, en la naturaleza y en el hacer de las personas. Detesto profundamente la ingratitud y la desidia.
Editor: ¿Algo que quieras decir a tus lectores?
Rosi Batista: Sí, quiero dar las gracias por el apoyo y por ponerle vida a los personajes e historias que creo, por compartir la magia que alcanza el universo de la palabra. Soy muy afortunada de que me lean.
Editor: Muchas gracias por este intercambio
Rosi Batista: ¡A ustedes!

 

JOSÉ ÁNGEL BUESA

Buesa

CANCIÓN DEL AMOR LEJANO

Ella no fue, entre todas, la más bella,
pero me dio el amor más hondo y largo.
Otras me amaron más; y, sin embargo,
a ninguna la quise como a ella.

Acaso fue porque la amé de lejos,
como una estrella desde mi ventana…
Y la estrella que brilla más lejana
nos parece que tiene más reflejos.

Tuve su amor como una cosa ajena
como una playa cada vez más sola,
que únicamente guarda de la ola
una humedad de sal sobre la arena.

Ella estuvo en mis brazos sin ser mía,
como el agua en cántaro sediento,
como un perfume que se fue en el viento
y que vuelve en el viento todavía.

Me penetró su sed insatisfecha
como un arado sobre llanura,
abriendo en su fugaz desgarradura
la esperanza feliz de la cosecha.

Ella fue lo cercano en lo remoto,
pero llenaba todo lo vacío,
como el viento en las velas del navío,
como la luz en el espejo roto.

Por eso aún pienso en la mujer aquella,
la que me dio el amor más hondo y largo…
Nunca fue mía. No era la más bella.
Otras me amaron más… Y, sin embargo,
a ninguna la quise como a ella.

POEMA DE LAS COSAS

Quizás estando sola, de noche, en tu aposento
oirás que alguien te llama sin que tu sepas quién
y aprenderás entonces, que hay cosas como el viento
que existen ciertamente, pero que no se ven…

Y también es posible que una tarde de hastío
como florece un surco, te renazca un afán
y aprenderás entonces que hay cosas como el río
que se estan yendo siempre, pero que no se van…

O al cruzar una calle, tu corazón risueño
recordará una pena que no tuviste ayer
y aprenderás entonces que hay cosas como el sueño,
cosas que nunca han sido, pero que pueden ser…

Por más que tu prefieras ignorar estas cosas
sabrás por qué suspiras oyendo una canción
y aprenderás entonces que hay cosas como rosas,
cosas que son hermosas, sin saber que lo son…

Y una tarde cualquiera, sentirás que te has ido
y un soplo de ceniza regará tu jardín
y aprenderás entonces, que el tiempo y el olvido
son las únicas cosas que nunca tienen fin.

CANCIÓN DEL AMOR PROHIBIDO

Sólo tú y yo sabemos lo que ignora la gente
al cambiar un saludo ceremonioso y frío,
porque nadie sospecha que es falso tu desvío,
ni cuánto amor esconde mi gesto indiferente.

Sólo tú y yo sabemos por qué mi boca miente,
relatando la historia de un fugaz amorío;
y tú apenas me escuchas y yo no te sonrío…
Y aún nos arde en los labios algún beso reciente.

Sólo tú y yo sabemos que existe una simiente
germinando en la sombra de este surco vacío,
porque su flor profunda no se ve, ni se siente.

Y así dos orillas tu corazón y el mío,
pues, aunque las separa la corriente de un río,
por debajo del río se unen secretamente.

Agustín Serrano Santiesteban

images.jpg

Hola amigas y amigos, muchas felicidades en el día del amor y la amistad. Comparto tres décimas de amor de mi cuaderno Instantes en la memoria.

SENSACIONES

El viento con su alegría,
la tarde echada en la hierba,
el horizonte que observa
sin ojos la lejanía.
El río, su algarabía
destejida, alucinante.
El abrazo palpitante,
irrepetible, añorado.
El amor del otro  lado
sobre el silencio … distante.

OFRENDAS

Le puse al mar tu inocencia,
a la luz tus labios rojos,
al bosque ofrecí tus ojos
llenos de azul transparencia.
Al viento le di la esencia
de tu sexo en la mañana,
le di la furia temprana
de tus senos a la aurora
y solo me queda ahora
esta herida que no sana.

IMAGEN

La paloma de tu pelo,
tu cuerpo frágil, la brisa,
el aluvión de tu risa,
tu voz envuelta en el velo
de la mirada. Este celo
que me provocan tus pasos;
el fuego de tus abrazos,
tu sexo, fértil volcán;
las caricias que se van
y renacen en tus brazos.

Jorge Luis Borges

Una despedida

Tarde que socavó nuestro adiós.
Tarde acerada y deleitosa y monstruosa como un
ángel oscuro.
Tarde cuando vivieron nuestros labios en la desnuda
intimidad de los besos.
El tiempo inevitable se desbordaba sobre el abrazo inútil.
Prodigábamos pasión juntamente, no para nosotros
sino para la soledad ya inmediata.
Nos rechazó la luz; la noche había llegado con urgencia.
Fuimos hasta la verja en esa gravedad de la sombra
que ya el lucero alivia.
Como quien vuelve de un perdido prado yo volví de
tu abrazo.
como quien vuelve de un país de espadas yo volví
de tus lágrimas.
Tarde que dura vívida como un sueño
entre las otras tardes.
Después yo fui alcanzando y rebasando
noches y singladuras.

Garcilaso y Quevedo. Dos poemas de amor.

Garcilaso de la Vega

Soneto V- Escrito está en mi alma vuestro gesto…

Escrito está en mi alma vuestro gesto
y cuanto yo escribir de vos deseo;
vos sola lo escribiste, yo lo leo
tan solo, que aun de vos me guardo en esto.

En esto estoy y estaré siempre puesto;
que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo,
de tanto bien lo que no entiendo creo,
tomando ya la fe por presupuesto.

Yo no nací sino para quereros;
mi alma os ha cortado a su medida;
por hábito del alma misma os quiero;

cuanto tengo confieso yo deberos;
por vos nací, por vos tengo la vida,
por vos he de morir y por vos muero.+

Francisco de Quevedo

Amor postrero más allá de la muerte.

Cerrar podrá mis ojos la postrera
Sombra que me llevare el blanco día,
Y podrá desatar esta alma mía
Hora, a su afán ansioso lisonjera;

Mas no de esotra parte en la ribera
Dejará la memoria, en donde ardía:
Nadar sabe mi llama el agua fría,
Y perder el respeto a ley severa.

Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido,
Venas, que humor a tanto fuego han dado,
Médulas, que han gloriosamente ardido,

Su cuerpo dejará, no su cuidado;
Serán ceniza, mas tendrá sentido;
Polvo serán, mas polvo enamorado.

Pedro Salinas

Para vivir no quiero…

Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!

Quítate ya los trajes,
las señas, los retratos;
yo no te quiero así,
disfrazada de otra,
hija siempre de algo.
Te quiero pura, libre,
irreductible: tú.
Sé que cuando te llame
entre todas las gentes
del mundo,
sólo tú serás tú.
Y cuando me preguntes
quién es el que te llama,
el que te quiere suya,
enterraré los nombres,
los rótulos, la historia.
Iré rompiendo todo
lo que encima me echaron
desde antes de nacer.
Y vuelto ya al anónimo
eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo,
te diré:
«Yo te quiero, soy yo».

Mario Benedetti

Todavía

No lo creo todavía
estás llegando a mi lado
y la noche es un puñado
de estrellas y de alegría

palpo gusto escucho y veo
tu rostro tu paso largo
tus manos y sin embargo
todavía no lo creo

tu regreso tiene tanto
que ver contigo y conmigo
que por cábala lo digo
y por las dudas lo canto

nadie nunca te reemplaza
y las cosas más triviales
se vuelven fundamentales
porque estás llegando a casa

sin embargo todavía
dudo de esta buena suerte
porque el cielo de tenerte
me parece fantasía