Un poema para los bibliotecarios

Tomado de https://universoabierto.org/2020/03/01/un-poema-para-mi-bibliotecaria-la-senora-long/

UN POEMA PARA MI BIBLIOTECARIA, LA SEÑORA LONG
(Nunca se sabe qué niña afligida necesita un libro)

En un tiempo cuando no había tele antes de las 3 de la tarde.
Y el domingo, nada hasta las cinco
Nos sentábamos en el porche de la entrada observando
El letrero de jfg encendiéndose y apagándose, saludando
A los vecinos, discutiendo de la situación política,
felicitando al predicador
por su sermón

Siempre teníamos la radio que nos traía
Canciones de la wlac en nashville que ahora llamaríamos
De escucha fácil o jazz suave pero cuando lo escuchaba
Tarde por la noche con mi transistor (del que estaba tan orgullosa)
Colocado bajo mi almohada
Oía a nat king cole, a matt dennis, june christy y ella fitzgerald
Y a veces a sarah vaughan que cantaba café negro
Lo que ahora bebo
Solo se le llamaba música

Había una librería en la parte alta, en Gay Street
Que yo visitaba e inhalaba aquel aroma maravilloso
De libros nuevos
Incluso hoy leo tapa dura preferentemente y en rústica solo
Como último recurso

Y arriba en la colina en Vine Street
(el principal corredor negro) se asentaba nuestra biblioteca Carnegie
La Sra. Long siempre contenta de verte
El estereoscopio siempre listo para mostrarte lo muy lejano
Lugares sobre los que soñar

La Sra. Long te preguntaba qué estás buscando hoy
Cuando quise Hojas de Hierba o Alfred north whitehead
Ella iría a la gran biblioteca arriba en la ciudad y ahora lo sé
El sombrero en la mano para pedirlo prestado y que yo lo pudiera sacar

Probablemente le dirían algo humillante ya que a los blancos del sur
Les gusta humillar a los negros del sur.

Pero no obstante ella traía los libros
De vuelta y yo los sujetaba contra mi pecho
Cerca de mi corazón
Y felizmente me iba a casa de la abuela
Donde me sentaría en el porche de delante
En una mecedora gris y soñaría con un mundo
Que estaba muy lejos

Amaba el mundo donde vivía
Estaba segura y con calor y la abuela me besaba en el cuello
Cuando me iba para la cama

Pero había un mundo
En algún lugar
Allí fuera
Y la Sra. Long abría aquel armario
Pero ni los leones ni las brujas me asustaban
Pasé por todo ello
Sabiendo que habría
Primavera

 Nikki Giovanni

Taducción José R. Alonso

Día del Bibliotecario Cubano

Hoy es el Día del Bibliotecario Cubano y quiero felicitarlos a todas y todos, en especial a mi esposa, recordar a Iris, bibliotecaria en la Sec Bas José Avila Serrano, donde estudié hace unos cuantos  años; a Grisel, bibliotecaria del IPUEC José Ramón Martínez Álvarez, de San Andrés, donde hice mis estudios preuniversitarios y un poco más acá a los amigos Gilberto Fernández y Joaquín Osorio.

Sello Conmemorativo “Antonio Bachiller y Morales”

Se celebra este día en homenaje al nacimiento el 7 de junio de 1812 de Antonio Bachiller y Morales, uno de los más insignes intelectuales cubanos: prolífico periodista, historiador, abogado y bibliógrafo, considerado como el padre de la bibliografía cubana. Esta fecha tuvo su origen en 1950 por iniciativa del periodista César García Expósito.

La primera actividad de celebración masiva que se recuerda tuvo lugar el 7 de junio de 1950, auspiciada por la Oficina del Historiador de La Habana con el apoyo de la Sociedad Cubana de Estudios Históricos e Internacionales.

Como parte de ese homenaje, se organizaron exposiciones de obras cubanas y americanas, a partir del aporte de las bibliotecas privadas de los miembros de la Biblioteca Histórica Cubana y Americana «Francisco González del Valle».

Al año siguiente se colocó ese día una tarja en el frente de la casa ubicada en la Avenida de Bolívar 359, antes Reina 125 entre Lealtad y Escobar del municipio actual de Centro Habana, donde falleció Bachiller y Morales el 10 de enero de 1889.

Instituido por el Gobierno Revolucionario mediante el Decreto No. 86 del año 1981 en conmemoración del nacimiento del padre de la bibliografía cubana y bibliotecario, Antonio Bachiller y Morales. Se comenzó a celebrar en Cuba el 7 de junio de 1981.

En la celebración anual de la efeméride no sólo se honra a los escritores y a los editores, sino también se reconoce la labor de todos los que hoy día dan lo mejor de sí, como lo hizo en su época el Padre de la bibliografía cubana, a favor del desarrollo cultural y científico de la nación.

Desde 1995 la Asociación Cubana de Bibliotecarios (ASCUBI), en coordinación con la Sociedad Cubana de Ciencias de la Información (SOCICT), otorga cada 7 de junio el Sello Conmemorativo “Antonio Bachiller y Morales” a profesionales e instituciones bibliotecarias que hayan mantenido un desempeño sobresaliente.

Trabajo de los bibliotecarios en Cuba

Al fundarse el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana, en 1863, Bachiller fue designado su director. Organiza este centro de enseñanza, toma a su cargo la explicación de distintas materias, entre las cuales se encuentran Economía Política y Legislación Mercantil. Por su laboriosidad se publican las memorias anuales de dicho instituto.Además funda su muy importante biblioteca.

Un bibliotecario es conocido en algunos países como bibliotecólogo, es un profesional de las bibliotecas. Se trata de una persona que, en el ámbito de una biblioteca o Centro de Documentación desarrolla procedimientos para organizar la información, así como ofrecer servicios para ayudar e instruir a las personas en las maneras más eficientes para identificar y acceder a la información que necesiten, en los diferentes formatos.

La tarea de un bibliotecario se ha ido transformando en el tiempo. Han pasado de ser custodios de las colecciones de libros a ser intermediarios entre los usuarios que requieren satisfacer alguna necesidad de información y las colecciones de información que les son confiadas.

El desempeño de estos tesoreros literarios son múltiples: adquisición de nuevos materiales, catalogación y clasificación de los mismos, desarrollo de las colecciones, descarte de materiales obsoletos, establecimiento de políticas o normas de funcionamiento de los centros de información o bibliotecas donde trabajan, conducción de entrevistas de referencia, contratación de servicios y suscripción a revistas impresas o electrónicas, investigación.

Los bibliotecarios trabajan en distintos ámbitos: bibliotecas públicas, bibliotecas de instituciones educativas, bibliotecas especiales para ciegos y sordos, así como las bibliotecas especializadas, por ejemplo en un instituto de investigación.

También se les pueden encontrar en la biblioteca interna de una empresa, bibliotecas parlamentarias y las bibliotecas nacionales, centros de información especializado.

Texto tomado de https://www.ecured.cu

EL LOBO Y LA OVEJA


Cruzando montes y trepando cerros,
aquí mato, allí robo,
andaba cierto lobo,
hasta que dio en las manos de los perros.
Mordido y arrastrado
fue de sus enemigos cruelmente;
quedó con vida milagrosamente,
mas inválido al fin y derrotado.
Iba el tiempo curando su dolencia;
el hambre al mismo paso le afligía;
pero, como cazar aún no podía,
con las yerbas hacia penitencia.
Una oveja pasaba, y él le dice:
– Amiga, ven acá, llega al momento;
enfermo estoy y muero de sediento:
Socorre con el agua a este infelice.
– ¿Agua quieres que yo vaya a llevarte?
Le responde la oveja recelosa;
dime pues una cosa:
– ¿Sin duda que será para enjuagarte,
limpiar bien el garguero, abrir el apetito,
y tragarme después como a un pollito?
Anda, que te conozco, marrullero.
Así dijo, y se fue; sino, la mata.
¡Cuánto importa saber con quien se trata!

Félix María Samaniego

Gilberto Cruz entre décimas y sonetos

En el portal de su casa en la mañana de ayer

Santa Cruz, sol y alegría/ rimando un dulce poema,/ con mi ternura suprema/ quiero cantarte este día./ Sirena de un mediodía/con sonrisas de coral./ Boca de aliento con sal/ que en mi alma te acrisolas/ junto al rumor de las olas/ que bañan tu litoral. Esta décima, que tuvo después algunas correcciones, es la raíz de todo lo escrito por Gilberto Cruz Rodríguez, Pucho, el poeta velasqueño, quien me confesó ayer en horas de la mañana sobre este alumbramiento ocurrido en tierras camagüeyanas, contaba el poeta con apenas 18 años, no sabe de dónde vino esa musa, atribuyo que fuera de sus abundantes y continuas lecturas de muchos libros y autores, y de la vena musical paterna que le aportaría el ritmo y la musicalidad. Lo que si sabemos ambos es que la poesía, la rima y la métrica, lo han acompañado fielmente en su larga y fructífera vida desde aquel día en que escribiera estos primeros versos.

Sistemática y meritoria ha sido la labor de este importante escritor, velasqueño, holguinero y cubano, en dos estrofas donde no todos los poetas logran abrise paso con éxito como él lo ha hecho, son ellas el soneto y la décima. No por casualidad Ediciones Holguín lo tuvo como uno de sus invitados especiales en el aniversario 34 de esta casa editora el pasado año, títulos como: “Sobre un viento de recuerdos”, premio de la Ciudad de Holguín en Décima en 1990; de ese año también “Vibraciones” en Antología Mínima, cuaderno de sonetos; “Transeúnte del tiempo” de décimas en 1992 y en 2003 su cuaderno de décima y soneto “Un punto en la lejanía”, salieron al amparo de este sello editorial.

En Gibara durante un encuentro con la vanguardia artística

Gilberto afirma haber leído mucho, haber estudiado mucho la métrica, los ritmos y de su ejercicio literario dan cuenta sus premios, sus publicaciones, su activo quehacer en eventos literarios a diferentes niveles, su participación en los talleres literarios, en la vanguardia artística y en la formación de la nueva generación de escritores de la provincia. El investigador y poeta Ronel González expresó en “La noche octosílabica” que el libro de décimas “Motivos” de Pucho y cito: “es el hecho que tomamos como punto de partida para argumentar la fuerza alcanzada por la décima en Holguín en la década final del siglo XX, porque ese libro marcó el nacimiento de lo que consideramos un verdadero movimiento de decimistas en Holguín”

En una de las tantas ferias del libro en Holguín

Su obra en décimas y sonetos ha sido recogida en varias publicaciones de Cuba y el extranjero, las más recientes inclusiones son sus décimas en “La extraña brevedad”, Colección Comunidad de Ediciones Holguín, en 2014, una seleción de decimistas velasqueños; y sus sonetos en la antología de poetas gibareños “Señales en la arena”, Colección Ítaca de Ediciones Holguín, en 2018, que esperamos comience a distribuirse en la red de librerías de la provincia. De estas publicaciones compartimos una décima y un soneto.

HABRA UN DIA

Habrá un día, un simple día/ distinto a todos, vendrás/ del sitio donde ahora estás/ llenando una lejanía./ Será entonces la alegría/ del encuentro y de existir./ Nos sentaremos a oír/ sin reproches en la voz,/ todo lo que entre los dos/ se nos quedó por decir.

CONFORMIDAD

Conforme estoy con lo que Dios me ha dado,/ No ambiciono más lauros del destino/ Que saber que recojo en mi camino/ La cosecha de bienes que he sembrado.// Que llevo lo que tengo a bien ganado// Sin más tesoro que escuchar el trino/ Del pájaro que canta sobre el pino/ O cuando cae la primavera al prado// Saberme útil sin sentir los daños/ Que van labrando al corazón los años/ Por los ásperos trillos recorridos.// Nunca podré estar solo en este viaje,/ Mientras tenga en mis ojos el paisaje/ Y el júbilo del río en mis oídos.

Confiemos en que nuestras editoriales sigan publicando los versos de Pucho y en un futuro no lejano puedan ver la luz su “Antología de sonetos” y su extensa novela en décimas “Cuando la noche termina”, y que pueda acompañarnos por muchos años más en la vida y en la literatura.

Alexander Jiménez del Toro

Hoy comparto un poema del libro Animal estacionario, Premio de Décima Escrita Francisco Riverón Hernández 2021, del amigo poeta, Alexander Jiménez.

Foto tomada de su página de fb

VISIONES BAJO LA LLUVIA

Hoy llueve en la ciudad eternamente

como una dilación del infinito.

Hoy llueve en la ciudad

y es todo un rito

fluvial que lanza Dios sobre la gente.

Hoy llueve en la ciudad

y de repente

el río que se forma es un Danubio.

Hoy llueve en la ciudad

como un efluvio

que busca persuadir mi resistencia.

Hoy llueve en la cuidad,

por consecuencia

también yo formo parte del diluvio.  

La lluvia impone su fluvial presencia

y vuelvo a ser un hombre tan oscuro,

que no encuentro señal

detrás del muro

que justifique tanta decadencia.

Son tiempos de medir la resistencia,

fumarse la verdad sin nicotina.

La lluvia es un ardid,

tan anodina

que apenas ha llovido, lo aseguro.

Y puede suceder que en el futuro

la lluvia no sea más que mi rutina.

Alexander Ramón Jiménez del Toro (Las Tunas, Cuba, 1987). Poeta y narrador. Miembro de la Asociación Hermanos Saíz (AHS). Egresado del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Ha recibido, entre otros reconocimientos: Premio Portus Patris (2015), Premio Toda Luz y Toda Mía (2016), Premio Bustos Domenecq (2016), Beca Literaria El Caballo de Coral (2017), Premio Casa Seoane (2018). Premio Literario Pinos Nuevos (2020). Premio de Décima Escrita Francisco Riverón Hernández (2021). Tiene publicado el libro de poesía País mental por Ediciones La Luz (2018). Su poemario Piedra de sacrificio, está en proceso de publicación por la editorial Letras Cubanas. Textos suyos aparecen en revistas y antologías de varios países.

PREMIO DE POESÍA CENTENARIO DE DIGDORA ALONSO

La Casa de las Letras Digdora Alonso y Ediciones Matanzas, con el auspicio del Centro Provincial del Libro, el Comité Provincial de la Uneac y Ediciones El Fortín, convocan por única vez al PREMIO DE POESÍA CENTENARIO DE DIGDORA ALONSO, en homenaje a la poeta, ensayista y pedagoga cubana nacida en Matanzas (1921-2007) y cuya obra prestigia las letras cubanas.

El concurso se regirá por las siguientes BASES:

  1. Podrán participar todos los escritores cubanos con un conjunto de tres poemas totalmente inéditos de tema libre.
  2. La extensión de cada poema no superará las tres cuartillas.
  3. El envío se realizará por correo electrónico en dos archivos adjuntos identificados uno con la palabra OBRA y el seudónimo y otro con la palabra DATOS y el seudónimo.

El archivo OBRAS contendrá los poemas.

El archivo DATOS contendrá una breve ficha del autor y sus datos (Teléfonos, correo electrónico, nombre, dirección y carné de identidad).

NO SE ADMITIRÁN IMÁGENES. SOLO TEXTOS.

  • Los envíos se harán únicamente por correo electrónico a la siguiente dirección: edicionesmatanzas@atenas.cult.cu
  • La admisión vence el 30 de julio de 2021. NO HABRÁ PRÓRROGA.
  • Un jurado presidido por el poeta y artista de la plástica Rolando Estévez Jordán (Albacea literario de Digdora Alonso) y otros dos reconocidos poetas decidirán el premio único que será indivisible e inapelable.
  • El premio consistirá en 3 000 pesos (MN), diploma artístico concebido por el artista Johann E. Trujillo, una obra de arte de un artista relevante, cortesía de la Uneac y una Colección de Libros Arte de Ediciones El Fortín.
  • La premiación se realizará en la Casa de las Letras Digdora Alonso el 20 de agosto de 2021, centenario de la poeta, dentro de las jornadas de celebración de dicha efeméride.
  • La participación en el concurso supone la aceptación de sus bases.

Tertulia Ala Décima (6)

Finalizamos abril y el cuarto aniversario de nuestra tertulia con décimas de José Casañas y del buen amigo y excelente escritor Luis Toledo Sande, velasqueño, por si algunos no lo sabían.

José Casañas Reyes

VISIÓN CAUTIVA

Ventana, marco sombrío

por donde escapa el recuerdo

en el silencio que pierdo

la luz de mi desafío.

No oculto el negro vacío

al canto de la inocencia

si no encuentro la paciencia

en la soledad que agota

la esperanza más remota

de mi oscura penitencia.

PAISAJE

Quiero dibujar la brisa

de un paisaje con luceros,

ver la luna en los senderos

y un ave cruzando aprisa,

un majá que se desliza

al encuentro con su nido

y un murciélago dormido

soñando con las estrellas;

sueño, que borre las huellas

de un Caribe enrojecido

Luis Toledo Sande

SIEMPREVIVA DEL SUEÑO

Para Roberto Fernández Retamar,que también sueña

Venga ese vaso de vino

para beberlo hasta el fin:

el vuelo de un tomeguín

es siempre un nuevo camino.

No se dirá desatino

a la defensa del sueño:

si soñar es un empeño

en que uno es dueño de sí,

¿quién podrá negar que aquí

uno es hoy su propio dueño?

Tertulia Ala Décima (5)

Casi a final de mes seguimos compartiendo el quehacer de los decimistas velasqueños en el cuarto aniversario de nuestra tertulia.

Invernal de María Josefa Reyes Hidalgo

Mar de invierno, tu color

se apaga al caer la lluvia,

rauda te surca la nuvia

espuma con su rumor.

Siento escapar el amor

que va hasta los recios pinos

para desandar caminos

que tiempo atrás recorrió

cuando el ruiseñor quedó

atrapado en los espinos.

Un país entero llueve de Noemí Pérez Rodríguez

Palabras alzan los muros

entre el infierno y el cielo.

Palomas visten de duelo.

La paz se encuentra en apuros.

Para que en tiempos oscuros

conciencia su voz eleve,

la distancia se hace breve,

se torna el mundo chiquito,

sobre el terreno marchito

un país entero llueve.

Amor de Delia Hernández González

Cuando enrosco, maravilla,

mis piernas en tu cintura,

soy una fruta madura,

toda miel, y tú, semilla.

Y cuando llega a la orilla

mi barca, me vuelvo loca,

el corazón se desboca,

el mundo se hace pequeño,

has convertido mi sueño

en realidad con tu boca.

Fragmento de décimas eróticas de Lisandra Tamayo

Yo te ofrendo mis virtudes,

mis carencias, mis defectos

y mis senos imperfectos,

y todas las latitudes

de mi cuerpo. No desnudes

mi sangre y no me aprisiones

entre riscos y monzones

en tu civica atalaya,

y no destejas mi saya

en busca de otros rincones.

Fragmento de Noticias de índole oscura, de Erik Galvez Ojeda

Delitos  y  soledades.  Paroxísticas  endechas.  Voces  olvidadas.  Fechas    de  caducidad.  Ciudades  absorbidas  por  el  Hades.  Hombres-bomba  en el tumulto.  Un  cadáver  insepulto.  Una  puerta.  Una  explosión  atómica.  Una  prisión. 

(Condenas  sin  un  indulto).

Miserias  intermitentes.  Pseudoilusiones  y  ríos  que  arrastran  pedazos  míos  -momentos  intrascendentes-.  Muchas  caries;  pocos  dientes  para  el  hambre  acumulada.  Queda  todo.  Queda  nada.  (Nadie  se  acuerda  que  tengo  algo  más  que  el  abolengo  de  una  ciudad  destrozada).

Mi décima de Élida Fuentes Mariño

Mi décima, tus colores

cuando se despierta el día

tienen toda la alegría

del corazón de las flores.

Tus versos son los fulgores

del verde cañaveral

que pintan en el cristal

del arcoíris la flor.

Como canta el ruiseñor

por un río musical.

Tesis doctoral del conejo

Un conejo estaba sentado delante de una cueva escribiendo, cuando
aparece un zorro.

  • Hola, conejo, qué haces ?
  • Estoy escribiendo una tesis doctoral sobre como los conejos comen
    zorros.
  • Ja, ja, pero qué dices ?
  • No te lo crees ? Anda, ven conmigo dentro de la cueva…
    Total, que los dos entran y al cabo de un ratito sale el conejo con
    la calavera del zorro y se pone a escribir. Al cabo de un rato llega un lobo.
  • Hola, conejo, qué haces ?
  • Estoy escribiendo mi tesis doctoral sobre como los conejos comen
    zorros y lobos.
  • Ja, ja, que bueno, que chiste mas divertido !
  • Qué, no te lo crees ? Anda, ven dentro de la cueva, que te voy a
    enseñar algo !
    Al cabo de un rato sale el conejo con una calavera de lobo, y empieza
    otra vez a escribir. Después llega un oso.
  • Hola, conejo, qué haces ?
  • Estoy acabando de escribir mi tesis doctoral sobre como los conejos
    comen zorros, lobos y osos.
  • No te lo crees ni tú.
  • Bueno, a que no te metes en la cueva conmigo ?
    De nuevo se meten los dos en la cueva, y como era de esperar, un león
    enorme se tira encima del oso y se lo come. El conejo recoge la calavera del
    oso, sale fuera y acaba su tesis.
  • Moraleja: Lo importante no es el contenido de tu tesis, sino tu asesor.

Marc J. Mellado

Hoy comparto un excelente texto de este amigo poeta barcelonés, incluido en su ópera prima “Que empiece la tarde”

elogio de la velocidad

mi abuela se sube al coche
y emprende su enésima
mudanza. mira por la ventana
con el arrojo de quien
pide una carta
pudiendo plantarse:
dentro de un rato, ya
veremos. piensa
que hace treinta años ya se lo imaginaba
y los días siguen teniendo
ese color de enero,
las calles de tierra y toda la tierra
en las manos. cuida
con la vista cada detalle
de la carretera, como si fueran
miembros de su familia,
porque sabe que a cada pequeño recuerdo
hay que tratarlo con mucho cariño
y darle su espacio. un día,
de repente,
puede que la vida esté compuesta
solamente por ellos.

XXXIII Premio Fundación de Santa Clara

Tomado de https://decimaconvoca.blogspot.com/2021/04/xxxiii-premio-fundacion-de-santa-clara.html

martes, 6 de abril de 2021

XXXIII Premio Fundación de Santa Clara

Cierra el 15 de mayo


La Editorial Capiro, el Centro Provincial del Libro y la Literatura, la filial de escritores de la Uneac, la Asociación Hermanos Saíz y la Casa de Cultura «Juan Marinello» de Santa Clara auspician de acuerdo con las siguientes bases la XXXIII edición del Premio Literario Fundación de la Ciudad de Santa Clara, correspondiente al año 2021.

Podrán participar todos los escritores residentes en Cuba con originales que reúnan las siguientes condiciones:

Ser inéditos, no haber sido premiados en otros concursos ni estar pendientes de fallo.

Corresponder, en esta edición del concurso, a los géneros de POESÍA, CUENTO, TESTIMONIO y TEATRO.

Las obras en concurso, independientemente de su género, no excederán las 150 cuartillas.

Se enviará un correo electrónico en con el asunto XXXIII edición del Premio Literario Fundación de la Ciudad de Santa Clara 2021. A este correo deberán adjuntarse dos documentos en PDF: uno con la obra, identificado con la palabra OBRA, seguido del título y el seudónimo; y otro documento con la plica, identificado con la palabra PLICA, seguido del título de la obra y el seudónimo. El formato interior de los documentos será en tamaño carta, a doble espacio (máximo 24 renglones por página), con tipografía Times New Roman, 12 puntos.

Todos los márgenes de 3 cm. (Las obras que no cumplan estrictamente con lo estipulado en este inciso de las bases serán descalificadas automáticamente).

En la plica se consignará el nombre completo del autor, dirección, número de carné de identidad, teléfono, correo electrónico y un breve currículo literario, así como una declaración de que el libro no está comprometido con ninguna editorial ni participa simultáneamente en otro concurso pendiente de resolución.

Las obras se enviarán exclusivamente por correo electrónico a capiroeditorial@gmail.com

Cada concursante podrá enviar cuantos libros desee, en cualquiera de los géneros convocados.

El ganador de la edición anterior en los géneros que se emplazan en esta convocatoria, NO PODRÁ PARTICIPAR.

Se convocará a una comisión de admisión que desestimará las obras que no cumplan con los requerimientos tipográficos y de extensión fijados en las bases.

• El plazo de admisión vence el 15 de mayo de 2021 a las 12:00 pm.

Por cada género se designará un jurado compuesto por estudiosos y escritores de prestigio, cuyo dictamen será inapelable.

Se otorgará un premio único e indivisible en cada género, consistente en $10 000 CUP.

La Editorial Capiro publicará las obras premiadas en el plazo de un año.

La remuneración por los premios no afecta el pago por los derechos de autor, que serán pagados una vez terminado el proceso editorial del libro.

No se entregarán menciones, aunque el jurado podrá recomendar otros libros sin que ello implique compromiso de publicación.

La premiación se efectuará el 15 de julio de 2021 durante la celebración por el 332 Aniversario de la Fundación de la Ciudad de Santa Clara, y será precedida por un amplio programa de actividades literarias desde el día 13 del propio mes.

Una vez dados los resultados del concurso, las obras recibidas serán borradas.

XIII concurso Jesús Orta Ruiz

Tomado de https://decimaconvoca.blogspot.com/2021/04/xiii-concurso-jesus-orta-ruiz.html

martes, 27 de abril de 2021

XIII concurso Jesús Orta Ruiz

Cierra el 10 de septiembre

La Filial del Grupo Ala Décima en San Miguel del Padrón —que en mayo del 2020 cumplió quince años—, con el coauspicio de la Librería Municipal Luis Melián, la Oficina de Investigación y Promoción Cultural Indio Naborí, el Centro Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado y la Casa de la Décima de Güines, convoca al decimotercer concurso de glosas Jesús Orta Ruiz, el Indio Naborí.

BASES:

  1. Se concursará en Glosas, las que tendrán como base la obra del poeta Jesús Orta Ruiz (Indio Naborí).
  2. Las glosas, a partir de la obra poética de Naborí, podrán ser escritas en cualquiera de las estrofas de la poesía clásica, con la única excepción del verso libre.
  3. Las obras deberán ser mecanografiadas, escritas por una sola cara, con letra de doce puntos en papel carta, con un mínimo de 20 versos y un máximo de 40.
  4. Los trabajos que se presenten deberán ser inéditos y no podrán haber sido premiados en ningún otro certamen.
  5. Se utilizará el sistema de seudónimo. En caso de utilizar el correo postal o entregar personalmente, se enviarán tres copias y en sobre adjunto, que se identificará con el título de la obra y el seudónimo, se incluirán los siguientes datos:

Nombre y apellidos del autor, número de identidad permanente, dirección particular, ocupación, centro de trabajo o estudios, teléfono de localización y/o correo electrónico.

En caso de enviarse por e-mail al correo que más adelante se especifica, las obras serán igualmente escritas en letra de 12 puntos en hoja tamaño carta. En el asunto deberá aparecer: Para el XIII Concurso de Glosas “Jesús Orta Ruiz” y se adjuntarán dos archivos, en el primero se especificará: Obra y en el segundo, Datos del autor, en este último se incluirán los datos más arriba especificados.

En todos los casos deben incluirse un teléfono y/o e-mail de localización.

  1. Se otorgará un Premio Único, consistente en una obra de un artista de la plástica y la publicación de la obra en el Sitio Web del Grupo Ala Décima. Posteriormente formará parte de una antología de premiados y finalistas.  El jurado, que estará conformado por reconocidas personalidades de la poesía escrita, podrá otorgar cuantas menciones considere, así como recomendar la publicación de las obras finalistas en caso de que posean la calidad necesaria para ello.
  2. El plazo de admisión de las obras cerrará el 10 de septiembre de 2021.
  3. La fecha y lugar de premiación se informarán oportunamente.
  4. Las obras escritas deberán ser enviadas por correo postal o entregarse personalmente en la Librería Municipal “Luis Melián”, sita en Calzada de Güines esquina a Pepe Prieto, Reparto La Rosalía, San Miguel del Padrón. Código Postal 11000. Ciudad Habana. También podrán ser enviadas al email berthasofia@nauta.cu
  5. Los ganadores del concurso deberán esperar dos (2) años para volver a participar,
  6. Las obras recibidas no serán devueltas.
  7. La participación en este concurso implica la aceptación de todas sus bases.

Agustín Serrano

NOVIEMBRE Y EL MAR

Una garza parte en dos

la brevedad del paisaje

y se pierde en el encaje

de sus alas nuestro adiós.

En un sitio de la voz

se está quemando el pasado.

Un silbo desesperado

deja la brisa al pasar.

Es noviembre y tengo el mar

sobre el pecho desbordado

El Indio Naborí

Comparto un fragmento de este hermoso poema escrito en sonetos.

UNA PARTE CONSCIENTE DEL CREPÚSCULO

(Fragmento)

 I

El tiempo cae sobre nosotros, pero

no se siente caer mientras la vida

va ruidosa, embriagada, enloquecida,

como el andante que no ve el sendero.

El tiempo cae sobre nosotros, pero

mientras haya una meta prometida

no se siente el gotear de su caída

ni consulta relojes el viajero.

Arrobados de sueños y paisaje

creemos infinito nuestro viaje,

pero ¡ay! el viaje es demasiado breve.

En vísperas del fin viene la calma

y se siente caer –cernida nieve-

el tiempo gota a gota sobre el alma.

II

Yo no sé qué especial malabarismo

para cambiar el rostro hay en mi espejo:

sólo unos días de mirarme dejo,

vuelvo a mirarme…. y ya no soy el mismo.

¿Dónde está mi otra cara? ¿De qué abismo

me vienen esta mueca, este entrecejo,

estos ojos marchitos…? Soy reflejo

de no sé qué silente cataclismo.

¿Y este algodón añoso, esta blancura

de nube de la tarde en la negrura

de mi antigua cabeza? Es, simplemente,

el final de una ola que tropieza

y se rompe en la playa de la frente,

dejándonos espuma en la cabeza.

Entrevista a Carlos Esquivel

Tomada de https://iliadaediciones.com/entrevista/mi-literatura-suele-atravesar-borrascas-imprevistas/

Mi literatura suele atravesar borrascas imprevistas.

CARLOS ESQUIVEL (Cuba, 1968). Poeta y narrador. Ha ganado varios premios nacionales e internacionales. Textos suyos aparecen en revistas y antologías de varios países. Es autor, entre otros títulos, de los libros Perros ladrándole a Dios (poesía, 1999), Tren de Oriente (México, poesía, 2001), Los animales del cuerpo (cuento, 2001), La isla imposible y otras mujeres (cuento, 2002), El boulevard de los Capuchinos (poesía, 2003), Matando a los pieles rojas (poesía, 2008), Los hijos del kamikaze (poesía, 2008), Cuarteaduras (poesía, 2013) y Once (poesía, 2014).

Para celebrar la publicación de su novela «Dos novelitas infieles», conectamos este puente virtual entre Berlín y el municipio Colombia, en el oriente de Cuba.

–***–

Si tuvieras que explicar a tus potenciales lectores qué van a encontrar en tu libro, ¿qué les dirías?

He aquí historias convenidas hacia un mismo círculo de opresiones: desolación, pérdidas, indulgencias, crueldades, y el tinte de un humor opresivo y delirante. En Diario del elefante asistimos a una especie de “gran marcha” por las carreteras cubanas. El músico, Diez Negritos, Pascal, Alobiu, la Anciana histórica y hasta un cerdo de 600 libras llamado “La Democracia”, son personajes que reverencian la alienación de sus destinos históricos. En El evangelio de la serpiente, los paraísos no cambiaron sus veletas; muy al contrario, sumaron más personajes grotescos e irreductibles, también asperezas sublimes: el miedo como estructura de poder, la falacia como institución armada, el incesto, el vacío, los hombres transformados en monstruos.

El absurdo tiene una presencia poderosa en las dos obras que integran este libro. Pero Cuba también está presente, es un inmenso telón de fondo que, muchas veces, parece caer sobre los personajes. ¿Es la realidad cubana tan absurda como esa que aparece en tus novelas o es un simple recurso de hiperbolización de la realidad?

La absurdidad cubana es una redundancia compuesta bajo obstinados deslices políticos y sociales. Recuerdo imágenes que parecen extraídas de un circo irracional o insípido (quién duda de que Cuba no sea el primer país surrealista de América Latina). Mi literatura no puede describir imágenes contrarias, si acaso revestirlas con fabulaciones prestadas de donde no vine. Pero soy de arder donde mismo yace la herida (disculpa frase tan estridente). Mi literatura suele atravesar borrascas imprevistas. Lo intuyo por negación. Un poco de Heráclito borracho; un poco de Kafka en la luna fenicia. Ese es mi baile, y ni yo mismo estoy invitado.

En las dos obras, las esperanzas son simplemente eso, esperanzas, y suenan lejanas. Las dos, también, tienen un final demoledor, desolador. ¿No es acaso la literatura “el terreno más propicio para que el mundo sepa que exista algo llamado luz”, como dijo alguna vez García Márquez?

Solo los necios son felices porque no tienen que preocuparse por serlo o no serlo, o por ser o no ser felices. Las circunstancias descartadas sobresalen metros más allá: retenidas en una especie que el ojo no puede describir. No soy feliz, pero cuando escribo alcanzo una posibilidad, remota aún para entonces, de revertir la tragedia de un tiempo, mi tiempo, sin escritura real. Todo lo que me separa de lo que repudio o rechazo actúa en relación a cómo los otros entienden mi actitud (engreído, bocón, despistado). Cualquier escritor sabe que la contingencia de que te linchen tus semejantes, o los que aparentan o se permiten serlo, consiste en no parecerte a lo que escribes, como hombre y como ser social.

La poesía es presencia recurrente en cada página de este libro, tanto que nos obliga a recordar que eres uno de los grandes poetas de tu generación. ¿Carlos Esquivel se siente más poeta o más narrador? ¿En qué sentidos se oponen o se complementan espacios creativos tan diferentes?

Dice Yves Bonnefoy que la literatura es una posibilidad de la lengua y la poesía una manera de despertar la palabra. Yo hablaría de distorsiones compartidas, de canibalismos enmascarados a uno y otro bando. No se trata de mejores componendas. Pieles, destinos, lenguajes, en similar ruta. Un poeta que encuentra lo que no busca, un narrador que deambula en la opresión del poema. Mi poética (lo que llamo así) reproduce una señal que es solo la conquista alusiva, a ratos despectiva, de un espacio de singularidad extrema. Como de singularidades se trata, diré que leo muchísima prosa y menos poesía. Tampoco dejo de reconocer que mi velocidad también es filosófica: doscientos Heidegger por hora, cien Wittgenstein por minuto.

En tu caso, un escritor admirado por todos los que te conocemos y por miles de lectores que siguen tu amplísima obra poética, es imposible olvidar que te has empeñado en residir en Colombia (no el país, sino un pueblito en la provincia de Las Tunas). ¿Qué retos te ha impuesto esa decisión?

Vivir en Cuba es como vivir dos veces en Cuba. Imagínate si esa supervivencia acontece en una aldea descreída por geografías menos silvestres. Mi razonamiento se aprovecha de intimidades no resueltas. Igual he viajado lo suficiente; igual, como cualquier peregrino, dejé pedazos en los sitios más innombrables.  Lejos de travesías estruendosas, lejos de equipajes subliminales, unidos en traslaciones más ínfimas que personales, el único viaje que no quise evitar fue el interior. Las palabras lo saben, aunque simulen desconocer señales así. El lugar donde vivo no es el lugar donde vive un hombre, sino el redimido por una ley que lo excluye y separa de él. Hubiese querido ir a sitios que solo pertenecían a boletos ajenos, a mapas impasibles. Hubiese querido atravesar junglas, desayunar en cafés suntuosos, retratarme en pirámides o murallas caídas. Pero esas aventuras a mí no me pertenecieron. Sufrí, como no podría ser de otra manera, incomprensiones (hasta de mi familia), olvidos, injusticias. Muchas más derrotas que victorias, pero es mejor perder deshonrosamente que ganar deshonrosamente. La balanza me convierte en un perdedor irreprimible. Muy caro para mi estirpe.

Pregunta gastada, pero siempre necesaria para los lectores. ¿En qué nuevo proyecto anda ahora mismo Carlos Esquivel?

También las respuestas no dejan de ser inevitables. En Cuba los cursos de sobrevivencia arrastran mareas distintas, literatura y búsqueda del pan (y otros enseres) se complementan en un deplorable género literario existencial del que somos, para mal de la especie, abanderados insomnes. Así que esas son mis encrucijadas. Mientras tanto, escribo novelas, cuentos, poesía, en una imperturbable carrera de fondo que quizás terminó en los primeros cien metros recorridos. Las novelas son de temas muy distintos. La primera un homenaje a Dostoievski (con Tolstoi, Serguéi Dovlátov o Vladimir Sorokiin en la maleta). La segunda es una infecciosa novela de sexo (sin sexo), una suerte (o mala suerte) de Lolita metida en la cama de David Foster Wallace. La tercera refiere a hacer lo que nunca sabré hacer, en clave de asesino melancólico o víctima repulsiva. Un libro de cuentos en el que uno a Bukowski y a Lezama, a Messi y a unos cosmonautas rusos. Y los poemas hablan de eso que hablan todos los poemas: de extrañar las cosas prohibidas.

Caridad González Sánchez

PALABRAS DEL EMIGRANTE I

Mis fotos ya no están en las paredes
ni en los largos pasillos. Ya no están;
y lo aseguro porque en el desván
se deshacen de polvo. (Solo puedes
llamarme a media noche) ¿Tienes redes
para atrapar el sueño simple y roto
que no tiene cabida en lo remoto
ni en las tardes oscuras? Me convenzo
que no sé dónde estoy. A veces pienso
que no es mi rostro aquél que está en la foto,
porque aunque quiera verme no me veo
y dudo de mí misma. Ya no están
                               mis fotos en la casa.
¿Dónde van,
dónde se esconden, dónde está el deseo
de no exhibirlas como un mal trofeo
que nunca se ganó por la ceguera,
por la absurda oración que se atrinchera
detrás del marco sucio de una foto
de bordes carcomidos. Sueño roto
donde mi rostro siempre queda fuera.

Líneas de tiempo desde las letras de Elizabeth Reinosa

Tomado de https://www.cubahora.cu/cultura/lineas-de-tiempo-desde-las-letras-de-elizabeth-reinosa

Desde la ficción, ella nos hace reflexionar sobre el significado de la vida misma a través de este libro, ganador del Premio Calendario 2019 …

Yasel Luis Toledo Garnache

Líneas de tiempo desde las letras de Elizabeth Reinosa
La autora nos presenta un ser humano que conoce el sufrimiento desde pequeño (Foto: AHS)
  • Elizabeth Reinosa Aliaga ( Bayamo, 20 de septiembre de 1988): Poeta y narradora cubana. Estudió Ingeniería en Ciencias Informáticas en la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI). Miembro de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), del grupo Poetas del Mundo y egresada del XIII Curso de Técnicas Narrativas Onelio Jorge Cardoso.

La vida es un conjunto de líneas o una sola, a veces enrevesada, confeccionada por nosotros mismos y las circunstancias, una sucesión de pasos y decisiones, sueños, metas que no siempre se alcanzan.

En estos tiempos de coronavirus y aislamiento en las casas, leer es una de las opciones que salva, por eso les proponemos la novela Líneas del tiempo, de la joven escritora granmense Elizabeth Reinosa Aliaga (Bayamo, 1988), miembro de la Asociación Hermanos Saíz y graduada del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso.

Desde la ficción, ella nos hace reflexionar sobre el significado de la vida misma a través de este libro, ganador del Premio Calendario 2019 y publicado por la Casa Editora Abril en 2020, en el cual hay tristezas, anhelos y desesperanzas con el reflejo de la existencia de su personaje protagónico desde la infancia hasta el fin.

Compuesta por 82 páginas, esta novela, se estructura en cuatro capítulos o líneas del tiempo, denominadas Infancia (1939-1955), Juventud (1956-1970), Adultez (1971-2000) y Vejez (2001-2016), con una armónica narración que presenta relatos breves, muchos de los cuales podrían funcionar de manera aislada, pero en verdad van creciendo con la trama.

Desde Patio (1943), fecha en la cual asumimos que el personaje tenía 4 años, hasta Retrospectiva (2016), el lector encuentra tristezas, miedos, golpes, sueños y también dolor y pesimismo, como en Estragos (1978), con la certeza de que “la felicidad solo dura unos minutos. Al final todo es sangre, todo raja la piel de un modo irreparable”.

Como expresó Rafael de Águila, integrante del jurado que otorgó el Calendario de Narrativa en 2019 junto a Francisco López Sacha y Ahmel Echevarría, Líneas del tiempo es “rotunda, dura, telúrica, viñética, angustiosa, escrita como a zarpazos tristes”.

La autora nos presenta un ser humano que conoce el sufrimiento desde pequeño, cuando es abandonado por su madre con el pretexto de un suicidio, crece y trabaja en el lugar que deseaba, pero no logra su mayor propósito. Elizabeth consigue una especie de doble sentido entre el título general, los de los capítulos, las partes de la narración y el ferrocarril y los trenes, pues estos dos últimos elementos atraen a su personaje desde la niñez, un ser que no tiene apellidos ni es ubicado en ciudad o poblado específico.

El lugar de los sucesos pudiera ser cualquiera, pero se siente mucho el sabor a Cuba, el ambiente de este país y el vínculo con algunos hechos de la historia nacional, incluidos Balseros (1994) y Presagios (1998). Esta es la vida de un hombre, que pudiera transcurrir en etapas sin definir, más allá de los años marcados. En su estilo preciso y limpio, la novela tiene también poesía; sin dudas una obra que despierta sensaciones agradables durante y después de su lectura.  

Ganadora de diversos reconocimientos, como los internacionales de poesía Voces Nuevas (España, 2016) y Décima al filo (Cuba, 2015); y los nacionales Francisco Riverón (2015) y Ala Décima (2017), Reinosa Aliaga es también autora de los libros Formas de contener el vacío (Samarcanda, España, 2016), Striptease de la memoria (Ediciones Montecallado, 2016), Las seis en punto (Editorial Sed de Belleza, 2017) y Brújulas (La Luz, 2018).

Poetas en la Tertulia Ala décima (1)

Durante este mes que se cumple el cuarto aniversario de la tertulia, publicamos textos de sus miembros.
Hoy comparto textos míos, de Pucho y de Miro.

Agustín Serrano Santiesteban

A CORAZÓN ABIERTO

Te dejo mi corazón
bajo señales de humo.
Voy a partir, no presumo
de tener siempre razón.
Sólo me queda una opción
y tengo el tiempo preciso.
Vacilo, estoy indeciso
y aunque me toca partir,
no sé cómo decidir
entre infierno y paraíso.

Entre infierno y paraíso
deja el hombre sus mitades,
cuando la fuerza del hades
rompe el cerco del hechizo.
La vida es un compromiso;
es una prueba la vida,
que nos juzga sin medida,
para mal o para bien,
y nos deja en el Edén
junto a la fruta prohibida.

Junto a la fruta prohibida
el hombre elige un camino,
lanza el arco del destino
relámpagos a la herida.
Ha llegado la partida;
adiós sueño, adiós memoria,
nos veremos en la gloria
si acaso la gloria existe
o en algún lugar más triste
del mañana, en otra historia.

Del mañana, en otra historia
habitará al inocente,
este dolor persistente
que truncó mi trayectoria.
Tengo que partir, la euforia
va cediendo en cada paso.
Dejo al menos: un abrazo,
una hija, un árbol, un nombre
y la silueta de un hombre
ardiendo sobre el ocaso.

Gilberto Cruz Rodríguez

TE BUSCO

Te busco aquí, entre las cosas
que ya no tienen sentido;
en la tarde que se ha ido
con sus nubes presurosas;
en las viejas mariposas
que dejaron de volar;
en el sueño sin llegar
de aquel instante de antojos,
que te fuiste de mis ojos
por una esquina del mar.

HABRA UN DIA

Habrá un día, un simple día
distinto a todos, vendrás
del sitio donde ahora estás
llenando una lejanía.
Será entonces la alegría
del encuentro y de existir.
Nos sentaremos a oír
sin reproches en la voz,
todo lo que entre los dos
se nos quedó por decir.

Miroslava Pérez Dopaso

TRISTEZA LÍRICA

Esparce llanto lo espeso
de la llovizna, tal vez
la nube enamora al pez
con el agua sin regreso,
quizás me llueve en el hueso
toda la ausencia, la arista
intemporal, pesimista
del silencio escurridizo.
La tristeza es como el piso
fugaz de un equilibrista.

Será febrero, será
la nostalgia de un perfume
silábico ( voz que asume
crepúsculos si no está)
Diluvio en ecos, se va
el hombre que me desnuda
a diluirse en la duda
de la sombra que se marcha.
Dentro germina la escarcha,
el adiós que me saluda.

Nadie perdona al culpable
de la sed, nadie es el fondo
en el intento más hondo
de salvar lo vulnerable.
Busco el agua interminable
bajo el delirio de un puente,
la tormenta diferente
en el ruido de mis piernas,
busco llover en las tiernas
pupilas de su corriente.

Alguien estrena sediento
el pudor en las mejillas,
ajusta entre sus rodillas
milagros del pensamiento.
Deja sin voz el aliento
en travesía callada,
acosa sobre la almohada
vibraciones del espanto.
Alguien sube por el llanto
a esconderse en la mirada.

Sigue en caída lo espeso
de la llovizna, el pecado
sube a la piel demorado
a humedecerme en el beso.
Dilatada en mí confieso
el morbo que me atraviesa
( se desliza con tibieza
a derretirme de luna)
mientras llueve sobre alguna
palidez de la tristeza.

Tertulia Ala décima cumple cuatro años.

Este sábado, diez de abril, llega a su cuarto año de vida la TERTULIA ALA DÉCIMA, la situación provocada por la pandemia impide que nos reunamos, haremos una versión virtual para compartir en este blog y en redes sociales y no pasar por alto esta fecha, la que celebraremos cuando la situación lo permita.

Siempre en nuestra tertulia compartimos las efemérides culturales cercanas (antes o después) a la fecha de desarrollo.

Efemérides culturales Tomado de http://www.bnjm.cu/efemerides

También es costumbre invitar un poeta y hemos escogido para esta ocasión especial al excelente poeta y amigo Renael González Batista

Poeta invitado

González Batista, Martín Renael (Calderón, Velasco, 11 de noviembre de 1944).

Poeta, narrador y pintor. Graduado de Técnico Medio Superior en Artes Plásticas. Cursó estudios durante un año en la Escuela Taller de Artes Plásticas Juan José Fornet Piña de Holguín, se graduó del Curso Superior de Dibujo Comercial, Artístico y Publicitario (Educación a Distancia) en la Academia Interamericana de Arte de La Habana. Ha participado en exposiciones colectivas de artes plásticas y en festivales provinciales y nacionales de esa manifestación en varias provincias. Fundador en Las Tunas del taller literario Carlos Enríquez de Puerto Padre, del taller literario provincial de Las Tunas, de la Brigada, hoy Asociación Hermanos Saiz y de la Raúl Gómez García, del Grupo Proyecto Iberoamericano Amigos de la Décima Espinel-Cucalambé, la UNEAC, ACDAM, la Asociación Canaria de Cuba y la Asociación Iberoamericana de la Décima y el Verso Improvisado. Es miembro de la UNEAC y asesor de la Casa Iberoamericana de la Décima en Las Tunas. Ha obtenido los premios José María Heredia 1973, Cucalambé 1973 y 1993 Premio Internacional de cuento El Lucernario (Burgos, 1995), Premio Internacional de cuentos Fernando González (Medellín, 1997), Premio Internacional de cuento breve La vieja factoría (Madrid, 1999). Entre otros.

Es Autor de la letra de unas doce obras musicales entre las que sobresalen “Tu mirada”, “Son para cuatro muchachas” y “Pilón pa”pilar café”. Textos suyos aparecen en numerosas antologías de Cuba y el mundo.

Ha publicado: Sobre la tela del viento, 1974; Guitarra para dos islas, 1981; Piel de polvo, 1989; Sábado solo, 1994; Guitarra gris con arco iris, 2006, entre otros.

Estos datos fueron tomados de Diccionario de escritores holguineros (1862-2008) (página 5) – Monografias.com

“Y pasa y pasa el tiempo, y Renael González camina con él, intempestivo, estremecedor, cautivante, susurrador de versos que traspasan el alma; conductor de una décima que lo ha puesto en los más altos niveles de esa estrofa, para al final, erguirse como lo que siempre ha sido: aquel campesino humilde, bonachón, sencillo y afable, de cuyas manos y mente nacen versos para acariciar el amor.” Tomado de https://enmiorilla.wordpress.com/category/renael-gonzalez-batista/

Compartimos algunos de sus textos antológicos.

CLANDESTINOS

Cansado de amores cojos,

de sueños mancos de un ala;

cansado de untar la bala

enemiga, con los rojos

de mi sangre; si tus ojos

son espejos de luz fina

por los que un hombre-neblina

sueña escapar de su cruz

¿por qué debe ser la luz

que me ofreces, clandestina?

ENTRE LA LUZ Y LA SOMBRA

Tan leve como una sombra

Faílde

Ojalá que no te encuentres

en las brumas donde habitas

cuando a mi mundo de cuitas

a veces quiero que entres.

Que en el olvido te adentres

pide mi voz, si te nombra;

mas, aunque tienda una alfombra

de hilos de luz sobre ti

siempre regresas a mí

tan leve como una sombra.

TU AUSENCIA

Tu ausencia es este salir

hasta la calle, la acera,

como si alguien me dijera

que pronto vas a venir.

Tu ausencia es este latir

mi corazón más aprisa.

Tu ausencia es como una brisa

fría en mi pecho sin fondo

cuando mi tristeza escondo

debajo de una sonrisa.

Tu ausencia es buscar el vaso

y hallarlo, pero sin vino,

es asomarse al camino

y sólo ver el ocaso.

Tu ausencia es sentir tu paso

y ver la huella sin pies,

hacer un siglo de un mes

y un mes de una hora, digo,

es esto de estar contigo

aunque conmigo no estés.

TU MIRADA

¿Tu mirada? Tu mirada

es el más perfecto modo

de decirlo todo, todo,

aunque no hayas dicho nada.

¿Qué magia tienes guardada,

qué poder bello y profundo?

Tu mirada de un segundo

me siembra un año de antojos

y cuando cierras tus ojos

se queda sin luz el mundo.

AMOR

¿Cómo en tan breve sonido

puede haber tanto calor?

¿A qué pecho rimador

le robaste ese latido?

¿Qué le dices al oído

con palabra perfumada

para que la enamorada

boca que te va nombrando

tenga sed de fuego, cuando

enciendes una mirada?

En próximas publicaciones compartiremos textos de los decimistas que regularmente asisten a la tertulia. No deje de visitar el blog y no olvide que el río de la décima tiene varios afluentes en Velasco.

El perrito, la pantera y el mono

Un señor va de cacería a África y lleva con él a su perrito.

Un día, el perro se aleja del grupo y se extravía por la selva. En eso, ve a lo lejos que viene una pantera enorme a toda carrera.Al ver que la pantera lo va a devorar, piensa rápido qué puede hacer. Está en eso, cuando ve un montón de huesos de un animal muerto y empieza a mordisquearlos.

Cuando la pantera está a punto de atacarlo, el perrito dice: “¡Ahhh, qué rica pantera me acabo de comer!”. La pantera lo alcanza a escuchar y frenando en seco, gira y sale despavorida pensando: ¿Quién sabe qué animal es ése? Mejor me voy antes de que me coma.

Un mono que estaba en un árbol, oyó y vio la escena… Sin más, salió corriendo tras la pantera para contarle cómo la había engañado el perrito: ¡Cómo serás de tonta… Esos huesos ya estaban ahí! Además… ¡Es sólo un perrito! La pantera, enfurecida, sale corriendo a buscar al perro con el mono montado en el lomo. El perrito ve a lo lejos que viene la pantera con el mono y se da cuenta de que se han percatado del engaño.

¿Y ahora qué hago?, piensa asustado. Entonces, en vez de salir corriendo, se queda sentado dándoles la espalda, como si no los hubiera visto, y en cuanto la pantera está a punto de atacarlo de nuevo, el perrito exclama: ¡Este mono maldito, hace media hora le mandé a traerme otra pantera y aún no aparece!

La moraleja es que en momentos de crisis, la imaginación es tan importante como el conocimiento, y la audacia vale más que la fuerza. Hay que procurar ser imaginativo como el perro, evitar ser tan crédulo como la pantera y nunca ser tan malo como el mono.

Tomado de https://www.expansion.com/blogs/peon-de-dama/2017/12/07/las-5-mejores-fabulas-empresariales.html

Jornada de la cultura en San Felipe de Uñas

La Tertulia Amigos de San Felipe tuvo lugar ayer en la casa de cultura comunitaria de Uñas, como parte de la jornada de la cultura de este poblado, jornada dedicada en esta ocasión a la fallecida escritora Rubiseyda Hernández Zaragoza, al 421 aniversario de la fundación del hato, al 60 aniversario de la ANAP y a las tradiciones campesinas.

La tertulia fue  momento propicio para rendir homenaje a la obra y vida de Rubiseyda Hernández Zaragoza, cuyas cualidades como promotora, escritora y gente de pueblo, fueron reconocidas por promotores, escritores, amigos y familiares, su obra llegó a los presentes en las voces de la promotora Misaida Espinosa y de los poetas Gilberto Fernández y Marcelo Leal. Norma Hernández, hermana de la escritora, con conmovedoras palabras, evocó el quehacer de su hermana en vida y sus notables cualidades, palabras que calaron hondo en los sentimientos de los presentes.

El poeta Agustín Serrano, recordó la celebración del Día Internacional de la Poesía, instituido por la UNESCO en la 30ª Conferencia General, celebrada en París en 1999, con el objetivo de brindar apoyo a la diversidad lingüística mediante la expresión poética y fomentar la visibilización de aquellas lenguas que se encuentran en peligro, y compartió poemas de Eliseo Diego, Fayad Jamís, Alexander Besú y Dulce María Loynaz.

El poeta Marcelo Leal, hizo un breve conversatorio sobre la décima en el territorio, su origen, sus principales exponentes y el auge de este estrofa que jóvenes y niños heredaron en su mayoría por la tradición oral familiar.

La jornada que había iniciado el pasado día 17, finalizó ayer, en esta ocasión en su mayoría con quehacer virtual y con todas las medidas que requiere el recrudecimiento de la Covid 19 en la provincia; presentación de libros, exposiciones de artesanía, de artes plásticas, décima mural y conversatorios, tuvieron lugar en estos días que contribuyeron como cada año a fortalecer la cultura comunitaria, la identidad y las tradiciones.

Compartimos algunas de las fotos tomadas en la jornada de ayer.

Jornada de la cultura en San Felipe de Uñas

San Felipe de Uñas desarrolla por estos días su jornada de la cultura, cumpliendo con todas las indicaciones que requiere la pandemia de Covid 19.

Ayer en el casa de cultura el poeta, Gilberto Fernández Castillo, presentó la antología de poetas gibareños, Señales en la arena, y entregó un ejemplar al maestro y amigo, Hernán Cáceres, donde se recoge una décima de su hijo, que lamentablemente falleciera en 2006.

Compartimos la décima publicada y poemas de otros poetas de San Felipe incluidos en este libro.

ALBERTO FÉLIX CÁCERES TURRUELLAS (1975 – 2006)

ÍNTIMO ROMANCE CON PUESTA DE SOL

La brisa suave y serena

lleva una pluma sedosa,

que delató a la tojosa

en su romántica escena.

Después de larga faena

la puesta del sol disfruta,

y entre la más absoluta

intimidad del paisaje

sus caricias van de viaje

junto al olor de una fruta.

JOSÉ LUÍS SERRANO SERRANO (1971)

LLAGADO DE BELLEZA

La tristeza es un estorbo,

pero es mejor la tristeza.

Lo bueno nunca regresa.

La fuerte dosis de morbo

que ponemos en un sorbo

de felicidad, espanta.

¿Quién es feliz? ¿Quién aguanta

ser feliz por un minuto?

Sonríe si estás de luto.

Si eres desgraciado, canta.

GILBERTO FERNÁNDEZ CASTILLO (1974)

DIALÉCTICA

Se refugia la esperanza

en un trozo de papel.

La espera es como un cincel

que desgarra la confianza.

Reina la desesperanza,

mi casa es un espejismo.

La daga del pesimismo

eterniza mi aflicción.

Dios, no encuentro la oración

que me salve del abismo.

Urge firmar otro pacto

con el sol de la memoria

el sendero de la historia

se va tornando inexacto.

El futuro: un lienzo abstracto

de indescriptible orfandad.

Esparce la falsedad

su germen aborrecible,

el odio en su impredecible

viaje por la humanidad.

¿Será contraproducente

dar abrigo a la inocencia?

¿Hemos perdido la esencia,

que hizo al alma transparente?

¿Es un acto intrascendente

sucumbir a lo letal?

Se proscribe lo inmortal,

la historia transgrede el mito,

falsos dioses de granito

cayeron del pedestal.

SALVADOR CRUZ RODRÍGUEZ (1935)

RÉQUIEM POR LA JUVENTUD

Se me va la juventud

igual que el agua en el río

y en el espíritu mío

agoniza la inquietud.

Ya no me alegra el laúd

ni la guitarra sonora,

ya no me inspira la flora

porque al mirarme al espejo,

al ver que me pongo viejo

el alma en silencio llora.

Me dice cada latido

del corazón en el pecho,

que el más brillante derecho

de la vida ya he perdido.

La fe ha desaparecido

unida a la juventud.

Evoco con inquietud

que iba a una fiesta y, por ver

los ojos de una mujer,

trillaba la multitud.

Cuando recuerdo el candor

de mi juventud tan bella,

hago un recuento de aquella

época y me da dolor.

Ya soy una mustia flor,

sin corola, sin esencia;

porque el tiempo sin clemencia

me ha robado lo que añoro:

la juventud, el tesoro

más grande de mi existencia.

Cuando pienso en lo que fui

y contemplo lo que soy,

decepcionado me voy

a divagar por ahí.

La juventud que perdí

fue lo más dulce y más puro,

y por eso, ya maduro,

después de una larga andanza,

se me muere la esperanza

bajo un cielo sin futuro.

Lucho porque tengo al lado

mis hijos y mi mujer

y por ellos al deber

más digno me he consagrado.

Cuando desilusionado

del mundo quisiera huir,

veo a mis piernas subir

a un ángel y darme un beso,

devolviéndome con eso

la esperanza de vivir.

AGUSTÍN RAMÓN SERRANO SANTIESTEBAN (1958)

VISIONES DEL PEREGRINO

Estas vísperas son las de después.

Joaquín Sabina

Esta semana tiene veinte días

Esta tristeza un Tera de razones

Esta llovizna empapa corazones

Esta noticia es pobre en alegrías

Estos pasajes son de otras historias

Este boleto nunca tuvo avión

Estas palabras huelen a traición

Estos soldados morirán sin glorias

Este sinsonte perderá su trino

Esta arboleda puede ser fatal

Esta sombra cansada es el destino

Este abuelo que pasa es un chaval

Estos pasos no encontrarán camino

Este hombre sigue siendo un animal.

EL MENDIGO Y EL ZAPATERO

Dios tomó forma de mendigo y bajó al pueblo. Buscó la casa del zapatero y le dijo, hermano soy muy pobre, no tengo una sola moneda en la bolsa, estas son mis únicas sandalias y están rotas, si tú me hicieras el favor.

Estoy cansado de que todos vengan a pedir y nadie a dar. Dijo el zapatero.

Yo puedo darte lo que tú necesitas. Le dijo el Señor.

El zapatero, desconfiado, mirando al mendigo le preguntó:

¿Tú podrías darme el millón de dólares que yo necesito para ser feliz?

Yo puedo darte 10 veces más que eso pero a cambio de algo.

¿A cambio de qué?

A cambio de tus piernas.

Para qué quiero yo 10 millones si no voy a poder caminar. Dijo el zapatero.

Puedo darte, 100 millones de dólares a cambio de tus brazos. Dijo el señor.

Para qué quiero yo 100 millones de dólares si ni siquiera voy a poder comer sólo. Respondió el zapatero.

Bueno, puedo darte 1000 millones de dólares a cambio de tus ojos. Dijo el señor.

El zapatero pensó un poco y respondió:

Para qué quiero yo 1000 millones de dólares si no voy a poder ver a mi mujer, a mis hijos, a mis amigos.

Entonces el Señor le dijo:

Pobre hombre, qué fortuna tienes y no te das cuenta.

Olga Lidia Martínez Robaina

ttps://premiosala.blogspot.com/2021/03/premio-decima-al-filo-xxi-ala-decima.html

Tinta/sal

Premio del Grupo Décima al filo
XXI concurso nacional
Ala Décima (2021)

JURADO:
Olga Lidia Pérez Rodríguez
Merari Mangly Carrillo
Julio Alberto Cumberbatch Padrón

 Tinta/sal

Alguna vez, todos hemos quedado a la orilla de un paisaje roto por donde se escapa el aliento.

Nelson Simón

No sé de tus utopías,
ni de sutiles promesas,
ni del amor que confiesas
en el curso de los días.
No sé si las profecías
que vaticinan las cartas
son ciertas.
Cuando te apartas
y dejas sobre mi arena
las huellas, parece ajena
la soledad;
si me ensartas en tu aguja,
seré el hilo de Ariadna,
seré el escape.
No hay laberinto que atrape
la pasión.
Siempre el sigilo
se desangra por el filo
de la daga que nos une.
¿Acaso me he vuelto inmune
a las miradas impías?

No me espantan los espías,
no hay dolor que me importune.

Cautivo de tu recelo,
no escuchas por dónde
el mar hace mis alas pasar
cual gaviota, y en mi vuelo,
no distingo entre el anzuelo
con que atraparán al pez
y el disparo que otra vez
va a poner fin al martirio.
¿A dónde va mi delirio?
¿A dónde la insensatez?

Veo el andar de la gente
frívolo como mi paso,
escondo el último ocaso
para no sentirte ausente.
Aunque a veces me lo invente,
es real: no estás conmigo.
¿Me impuso Dios un castigo?
¿Es una cruz la que llevo?
Marco el borde y no me atrevo
a saltar.
No lo consigo.
Perdura la incertidumbre
como la sal en la ola.
Prefiero ser la pistola
que la bala.
Ser la lumbre,
a convertirme en costumbre
y no entender la razón
del perjurio, colisión
de dos almas en secreto:
nada sé,
nada prometo;
soy volcán en erupción.

¿Hacia dónde irá la lava
que baja?
No la domino,
no endurece,
no defino,
no me apena ser esclava;
ni de tu puerta la aldaba.
Mas si golpeas y abro,
¿vuelve a ser un descalabro
la vida? ¿Por qué me empeño
en vagar presa de un sueño?
¿Es mi destino el que labro?

Forasteras son las horas
y la memoria envejece.
¿Qué harás si el tiempo parece
gotear?
¿Acaso ignoras
cómo los días devoras
de espaldas a mis costillas?
No hay un cinto en mis trabillas,
ni un alfiler en el pecho,
ni un martillo.
Cuán estrecho es el cauce.
Las orillas son ahora más ligeras.
Sin lluvia el río decrece,
clama el agua, desfallece…
¿Y si de pronto volvieras
junto a mí?
Si me vistieras de nuevo
con tu elocuencia,
si tuvieras la paciencia
para crecer en mi verso,
si no estuvieras disperso,
¿retornará la afluencia?


Ser aún corceles vivos
es algo más que añorarlo.
Es no cesar de intentarlo,
es recordar los motivos
que como amantes furtivos
para escapar inventamos.
Es tomarnos de las manos,
lanzarnos sobre la boca.
La distancia sabe a roca
sin tu beso.
Son lejanos los cantos.
¿No desesperas
ante la falta de alpiste?
¿Por qué si sabes lo triste
del encierro, me laceras?
Nos faltan las primaveras:
por eso olvidas las flores.
Son mucho más los temores
que el sosiego.
Sin raíz
soy lo mismo que un país
sin historia, sin actores.

Espérame con la manta
de Venus, que voy desnuda;
no alimentes más la duda:
el aire,
polvo levanta,
y este nudo en mi garganta
no sabe volverse cinta.
Es difícil ser distinta
si haces del miedo cristal,
si no te alcanza la sal
para convertirla en tinta.

OLGA LIDIA MARTÍNEZ ROBAINA (1968, Guanajay, antigua provincia de Pinar del Río; hoy provincia de Artemisa; actualmente reside en La Habana) es Ingeniera Astrónomo Geodesta, Máster en Geodesia Aplicada. Cuenta con numerosos reconocimientos como poetisa, narradora oral escénica y guionista. En el XVIII concurso nacional Ala Décima 2018 mereció dos lauros colaterales: el Premio Décimas para el amor Hermeides Pompa y el Premio del Grupo Décima al filo, con su obra Mar de antojos. En el 2019, fue laureada con el Premio Caracol, el cual alcanzó en guion para programa infantil. En el XX concurso nacional Ala Décima 2020 conquistó el tercer lugar del certamen (Premio Especial Aniversarios 20 del Grupo Ala Décima y del Cidvi) con su conjunto En el alma de la luz. También en este año, poco antes de la pandemia, en la Feria del Libro de su natal provincia de Artemisa, se presentó su poemario para niños Palmeras en la luna.

Feliz Día Internacional de la Mujer

Con este poema, tomado de Juventud Rebelde Digital, felicitamos en este 8 de marzo a todas las mujeres de Cuba y en especial a las de la UEICA.

Autor: Yunet López Ricardo

images/authors/2017/09/AdJNnt_26-09-2017_16.09.45.000000.png

Cuadro

Julieta, de Servando Cabrera (1973)

¿De dónde vienes mujer?,

con pasos de primavera,

que a veces hueles a luna

y a veces hueles a estrella,

¿Será que te echaron luz

de cocuyos y libélulas?

que iluminas lo que tocas,

y te hicieron las leyendas

con dos manos de algodón

para curar las dolencias,

y te pusieron un poco

de metales en las venas,

para que cuides tus hijos,

para que enfrentes tormentas,

por si un día llegan hombres

con el corazón de piedra,

defiendas tu honor, tu casa,

a tu pueblo y tu bandera,

porque todo eso vale

la libertad de tu tierra.

¿Hacia dónde vas, mujer?

sin miedo a balas ni hogueras,

calzando botas pesadas

por las más temibles sendas,

con el pelo suelto, para

que una mariposa abierta

guarde un papelito urgente

que te hace mensajera

de las órdenes mambisas

de los jefes de la guerra.

¿Y otra vez a dónde vas?

sin miedo a la noche negra,

ni a las torturas que dicen

traen la muerte hasta las celdas,

tú, con una blusa ancha,

pero bajo la sayuela

las armas que necesitan

los barbudos de la Sierra.

Mujer, tú que disparaste

bajo el fuego en las contiendas,

y fuiste soldado y madre,

capitana y enfermera,

y te llamaste Mariana,

alma de titanes hecha,

Bernarda, Canducha, Rosa,

Isabel o Magdalena,

y renaciste en los ojos

puros y humildes de Celia,

en la dulzura de Vilma,

como un regalo de abejas

en los grados de Teté

y en el valor de Haydée y Melba.

Tú vienes de los combates

y con el fusil a cuestas,

de las caminatas largas

que alzaron las cordilleras,

vienes sintiéndolo todo,

desde la nube a la yerba,

bajo soles, bajo lluvias,

con un líder y una idea;

y vas hacia el horizonte

con tu farol de luciérnagas,

con tus vivos y tus muertos,

esos que te dan la fuerza

para que sigas luchando

por anudar pañoletas,

por el pueblo en que creciste,

para que en un asta inmensa

ondee esa rosa blanca 

bordada de independencia

por la que Cuba se crece

y te hizo una mujer nueva,

y te dio tu honor, tu casa,

los hijos que siempre besas,

para que aún sobre cenizas

la tomes y la defiendas,

por eso es que eres de luz,

y a veces hueles a estrella.

TOMASITA QUIALA

Un soneto de lujo de esta poeta amiga, que siempre nos sorprende por su calidad. Tomado de la página de FB del CIDVI.

SONETO PARA UN AMIGO

¡Cuándo podré abrazarte amigo mío,

recorrer tu sonrisa con mis dedos!

Tal vez el más terrible de los miedos

es no poder llenar este vacío.

Este virus ataca al más impío,

a los buenos envuelve en sus enredos;

primera vez que hormigas y torpedos

se enfrentan en absurdo desafío.

¡Cuándo terminará la pesadilla

que más que echarme a tierra la rodilla

me está doblando el alma de impotencia!

Aligérame el peso de la carga,

cuídate por favor, la espera es larga,

pero es más soportable que la ausencia.

Jornada de la cultura velasqueña 2021

Desde hoy y hasta el día 28 se celebra en Velasco la jornada de la cultura, en su mayoría con actividades virtuales y algunas actividades literarias presenciales con un reducido número de participantes en el centro cultural Félix Varona Sicilia, las cuales cumplirán todos los requisitos previstos por el MINSAP para su desarrollo.

En esta ocasión estará dedicada al escritor Jorge Martínez Reyes.

Compartimos imágenes de jornadas de años anteriores.

LA PATRIA PARA MÍ

Comparto este poema excelente del hermano poeta, Jorge Luis Mederos (Veleta)

La patria, para mí, se fabricó de pájaros,

de incesantes mordidas en el pecho y de carísimas fiebres.

La patria me buscó desde que supe mi nombre

y pronuncié mi nombre como patria, como mujer anclada en las lloviznas

                       olorosas del trópico.

Y fui diciendo patria cada día y fui diciendo costumbre,

y fui diciendo casa y  fui diciendo amigos.

La patria me fabricó dos hijos tan hermosos que hasta duele mirarlos,

fabricó manantiales y luciérnagas y fabricó esperanzas.

 Luego me regaló una virgen amarilla, una ceiba y un son para bailar.

Por eso llevo a mi patria hundida en los riñones como si fuera piedra

y hace frio sin ella en las ciudades donde nunca he vivido;

porque la patria se fabrica de vivir el insomnio ,

pero también de muerte y nacimientos.

Patria es una guitarra bienoliente, una  frente muy alta y algún decir adiós;

por eso es que mis amigos huyen  con la patria en el hombro.

Y vuelven. Y beben patria con café.

Y no quieren volver a las ciudades donde nunca he vivido.

La patria para mí,  la verdadera patria, tiene los pechos grandes para todos,

nos ofrece la paz y el huracán, las invaluables tardes de diciembre y el olor a

                                      sofritos.

La verdadera patria es fiel al tacto y es tangible; 

yo no tuviera patria si escogiera donde me duele menos,

mis hijos no tendrían patria ni dolor mis canciones.

Y ya no tendría ni un son para bailar.

Porque la patria, la verdadera patria para mí,

es la muchacha loca de Gibara que se llama Karina,

o una cita de amor con Celia Cruz,

o un saxofón abierto en la penumbra del Benny.

La patria para mí, la verdadera patria es el recuerdo enorme

de que habito en el cielo dondequiera que voy.

HONESTIDAD

Hubo una vez un rey que convocó a todos los solteros del reino pues era tiempo de buscar pareja a su hija.
Todos los jóvenes asistieron y el rey les dijo:
– Os voy a dar una semilla diferente a cada uno de vosotros; al cabo de seis meses deberán traerme en una maceta la planta que haya crecido, y la planta más bella ganará la mano de mi hija, y por ende el reino.
Así se hizo, pero había un joven que plantó su semilla pero no germinaba. Mientras tanto, todos los demás jóvenes del reino no paraban de hablar y mostrar las hermosas plantas y flores que habían sembrado en sus macetas.
Llegaron los seis meses y todos los jóvenes desfilaban hacia el castillo con hermosas y bellas plantas.
El joven estaba demasiado triste pues su semilla nunca germinó, ni siquiera quería ir al palacio, pero su madre insistía en que debía ir pues era un participante y debía estar allí. Con la cabeza baja y muy avergonzada, desfiló el último hacia el palacio con su maceta vacía.
Todos los jóvenes hablaban de sus plantas, y al ver a nuestro amigo lo colmaron de risas y burlas.
En ese momento el alboroto fue interrumpido por la entrada del rey; todos hicieron su respectiva reverencia mientras el rey se paseaba entre todas las macetas admirando las plantas. Finalizada la inspección hizo llamar a su hija, y llamó de entre todos al joven que llevó su maceta vacía. Atónitos, todos esperaban la explicación de aquella acción.
El rey dijo entonces:
– Este es el nuevo heredero del trono y se casará con mi hija, pues a todos ustedes se les dio una semilla infértil, y todos trataron de engañarme plantando otras plantas, pero este joven tuvo el valor de presentarse y mostrar su maceta vacía, siendo sincero, real y valiente, cualidades que un futuro rey debe tener y que mi hija merece.
Moraleja: “La honestidad será por siempre una virtud”.

Es una lástima que la honestidad no se valore siempre como lo hizo este rey.

91 cumpleaños de Lalita

Mañana cumpliría 91 años la querida poeta, Lalita Curbelo Barberán, sirva esta publicación para rendirle homenaje.

Eulalia Magdalena de la Caridad Curbelo Barberán, conocida por el
nombre artístico de Lalita, nace en el poblado de San Germán a las 3
de la madrugada del 12 de febrero de 1930.
Circunstancias especiales de carácter familiar ocasionan decisiones en
torno al futuro de esta niña.

El padre de Lalita, Ernesto Curbelo Fernández nació en Holguin en el
año 1883 y tuvo participación de distintos rangos como guardia rural .
Para el nacimiento de Lalita,  Ernesto es un alto empleado del Central
San Germán muy querido y apreciado por sus superiores…fallece a los
51 años el 4 de octubre de 1934.
Pero, antes, cuando Lalita tenía 10 meses había fallecido su madre
Magdalena Barberan Ocampo a la edad de 43 años, el 18 de diciembre de
1930.

Una gran familia había sido creada por el matrimonio Curbelo Barberán
integrada por 15 hijos uno de los cuales falleció muy pequeño. Lalita
es la más pequeña de esta familia.

Sus abuelos  paternos son Wladislao Curbelo y Eladia Fernández ambos
de Holguin y los maternos  Fidel Barberán de España y Eladia Ocampo de
Bocas en Gibara.

Lalita queda huérfana antes de los cuatro años de edad, pero no queda
desamparada porque sus tías por parte de padre Maria de los Ángeles
(Anga) y Eulalia (Lala) a quienes ella llamaba TIAS MADRES la
trasladan a la Ciudad de Holguin desde que sólo tenía unos meses y
mucho antes del fallecimiento del padre.
Es inscrita por Anga como madre adoptiva en 1941 en la Ciudad de
Holguin. Lalita siempre se consideró nacida en Holguin, Ciudad a la
que amó intensamente y a la que dedicó algunos poemas.

Lalita mantuvo a lo largo de toda su vida los valores y fe cristianos
inculcados por sus tías madres y en consecuencia así actuó en la vida.

Luego de la muerte de sus Tías (Anga, 1966 y Lala, 1976) y a solicitud
de ésta se trasladó a vivir con Lalita su madrina Dolores del Alcázar
y Sanjurjo (Lola) convirtiéndose en otra madre para Lalita.

Lalita estudió Bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza de
Holguin y en las Escuelas Normales para Maestros Primarios de aquí y
de Camagüey donde se graduó en 1951.

Fue maestra de todos los grados del nivel primario y trabajó en
Escuelas rurales como en La Palma, Minas Secas, Los Itabos, San
Francisco, la Caridad del Sitio, La Escondida, Cupey, en la Escuela 39
del Central Maceo, en la Ciudad Escolar Oscar Lucero y en el centro y
semi internado Calixto Garcia.
Colaboró en la enseñanza superior e impartió conferencias.

Se incorporó a la lucha clandestina contra la dictadura de Fulgencio
Batista en1957 y tubo participación activa junto a Manuel Ángulo,
Oscar Lucero y William Galvez, entre otros.

Integró los Tribunales Revolucionarios del que fue Secretaria.
Fue asistente de la Delegada de la Ministro de Bienestar Social en la
zona oriental y fundó LA CASONA DEL AMOR DIARIO
hermosa obra en la que dio abrigo a alrededor de 200 niños desvalidos,
obra  que consideró SU MEJOR POEMA.

Escribió la sección LITERARIAS del Periódico NORTE, y en su Edición
Monumental escribió LAS ARTES EN HOLGUIN, primer referente de ese tema
acá y realizó el programa de radio ROMANCES EN LA NOCHE.

Nos legó una magnífica COLECCIÓN DE DOCUMENTOS PERSONALES en la que
destacan más de cinco mil cartas ASÍ  COMO UNA GRAN BIBLIOTECA.

AHORA, CUANDO CONMEMORAMOS EL 91 ANIVERSARIO DE SU NACIMIENTO, LA
RECORDAMOS CON CARIÑO Y RESPETO Y TRABAJAMOS PARA QUE SU LEGADO NO SE
OLVIDE.

Carmen Mora de la Cruz
Desde el Centro Cultural Lalita Curbelo Barberán en Holguin, CUBA.

Compartimos algunos poemas de Lalita Curbelo.

LA PALABRA

Detrás de la palabra que no digo
se queda un mundo de ternura
y lluvias torrenciales van cayendo
sobre la piel dormida.
Las manos quedan quietas, disfrazadas
en un mundo animal y de hojas secas
que el viento va llevando.
A veces yo no sé si soy un algo
vegetal y perdido.
Pero sigo cantando, digo versos
y dejo en la mañana esta antigua
menera de estar viva.
Pero siempre detrás de este sonoro que
golpea y acaricia
queda la palabra que no digo.

DE LA SOLEDAD

En la madrugada
cuando ladra el perro
empiezo a medir la soledad.

Siglos tras las ventanas cerradas
y allá – tan lejos que ni el aroma
llega – el bosque.

De adolescente soñé con una casa
de madera entre los árboles.

De mi niñez guardo el recuerdo de aquel
alto molino
donde las mariposas
jugaban sus colores.

…y aquel abuelo que no era
mi abuelo
con su cabeza blanca y los ojos jóvenes.

Ternura trasmitidas
desde las épocas aquellas
hasta este presente
donde crecen
las empalizadas

Todavía y siempre
aquel olor de los jazmines
y aquel atado de juncos.-

VERDE DE LUZ

Verde de luz en sombras
desusadas, profundas,
ignorado silencio que
me aturde,
protesta de mi voz en
lo gris puro.

Todo cantaba dulce
en las serenas aguas.

Después como una almohada
donde dibujan formas
las estrellas,
el agua remansada amanecía.

Nada moría o lloraba.
Crecía en mi sed mi corazón
amargo.

Verde de luz, ausencia
de sílabas de amor,
ignorado silencio que
me aturde,
protesta de mi voz
en lo gris puro.-

DE LOS ÚLTIMOS CRISANTEMOS

Sin importar el viento
la geografía de las olas,
ni aquella fragmentada
historia de
la noche,
sin que huraños recuerdos
destruyan más que todo
lo ya tan destruído.

Esta tarde dejadme,
que toco a todos como
si alcanzara
los golpes de tu sangre,
y aquí estamos
-tan simple como todo-
esperando el amargo día
de los últimos crisantemos.-

TANTAS CRIATURAS

Tantas criaturas
en mí misma
arrancadas de mis manos
y este inmigrante que
sabe de espejos y de peces,
esta siembra del sol cuando
la noche crece en búsqueda
de grillos,
este nativo grito que no es otro
que aquel grito…
y luego
este amarrarme a la palabra
para no caer en el vacío.-

LA DEFENSA

Un traje de niño
colgado en un alambre
es la defensa.
Acaso no es culpa
de las manos que sujetan
la historia
esta triste fragancia.
Y las dilatadas sombras
buscan su imagen
en los charcos de agua
del último aguacero.
Un traje de niño
colgado en un alambre
es la defensa.-

Lalita Curbelo Barberán

Premio Internacional de Cuentos Guillermo Vidal 2021

Tomado de la página de facebook de Eduardo René Casanova Ealo

Editorial Lunetra, Editorial Primigenios e Isliada, portal de literatura contemporánea cubana anunciaron ayer 10 de febrero a las 7 pm en ocasión del cumpleaños de Guillermo Vidal, a los ganadores del Concurso Internacional de Cuentos en una ceremonia que contó con la presencia de Leopoldo Luis García, Juan Francisco González-Díaz y un servidor, Las palabras de Pablo Socorro, presidente de Editorial Lunetra fueron leídas por Juan Francisco González Días al no poder estar presente este. Y se transmitió un video previamente grabado de salutación de Rafael Grillo, editor de Isliada.

El premió fue otorgado a “Verónica vence el miedo” del escritor Manuel Eduardo Jimenez Mendoza, Remedios, Villa Clara.

Manuel Eduardo Jiménez Mendoza, nació en la Villa San Juan de los Remedios, Villa Clara, Cuba en el 2000. Estudia Lic. Educación Biología en la Universidad Central Marta Abreu de las Villas. Pertenece al club literario unidos por el agua del poeta remediano Luis Manuel Pérez Boitel. Ha publicado alguno de sus textos en la revista El diario de Laura y en la antología poética La casa de los poetas. Participó en varios concursos literarios, así como en eventos académicos obteniendo resultados en la universidad a la que pertenece.

Editorial Primigenios prepara una entrevista al autor que será compartida en esta plataforma.

Verónica vence el miedo

Manuel Eduardo Jiménez

Verónica es una jovencita de 18 años. Ella y su novio llevan ya 17 meses juntos. La relación ha sido afectiva en todo momento, claro, con sus altas y sus bajas como suele ocurrirle a la mayor cantidad de parejas.

En las últimas dos semanas Verónica no es la misma, no sabe que le sucede a su cuerpo. Se siente agotada, cree que no puede con el cansancio que le da de momentos. Los deseos de vomitar no se le quitan cada vez que intenta comer algo. Piensa ser demasiado lo que tiene arriba. Y en realidad quiere ir al médico, pero teme solo algo, estar embarazada.

No quiere platicar con nadie, su madre aprecia su hija un tanto rara, pero no logra entender lo que ocurre…

Camilo, su novio, interrumpe la conversación cuando ella empieza a contarle a su amiga lo que pasa. Unas horas antes llegó con un test rápido de embarazo, entonces no quedaba más remedios que contarle a su amiga lo sucedido y esperar el resultado de la prueba.  De inmediato entra al baño para realizarse el examen, mientras se demoran Camilo conversa con Karla, (la amiga de Verónica) le comenta de sus miedos al tener que afrontar desde tan joven el rol de padre. Como si fuera poco Camilo creció sin una figura masculina en su casa. Su padre lo abandonó cuando apenas tenía 7 día de nacido. Su madre, una guerrillera en todo tiempo, tuvo que ser madre y padre a la vez.

Cuando ya habían pasado unos minutos Verónica sale, su cara de angustia delataba la noticia, desde luego que no hizo falta darla, sus lágrimas se anticiparon antes de decir una palabra.

Después de tanto pensar en eso y buscar consejos por diferentes lugares logró explicarle a su madre lo sucedido, ella asombrada por lo de su hija no pudo ni hablar, solo se abrazaron y con eso fue suficiente.

Pasado ya 8 meses y medio en casa de Verónica estaba todo listo para esperar la llegada de Érika. Los padres asumieron su responsabilidad, incluso, Camilo logró encontrar un trabajo para así asumir los gastos mínimos de su esposa e hija.

Verónica solo se preguntaba cómo lograría ser madre tan joven. Por otra parte, en Camilo existía una afirmación, “nunca mi mujer y mi hija sufrirán los malestares que pasé”. Ellos se juraron el amor eterno, esos que se expresan los novios días tras día, pero cada noche cuando Camilo ponía su cabeza en la almohada solo repetía una y otra vez hasta quedar dormido: “tendré que lograr ser el padre que nunca tuve”. Mientras Verónica en la nocturnidad vencía cada día más el miedo de alguien que la empezaría a llamar mamá.

Poemas de amor de José Martí

Rosario 

En ti pensaba yo, y en tus cabellos
que el mundo de la sombra envidiaría,
y puse un punto de mi vida en ellos
y quise yo soñar que tú eras mía.

Ando yo por la tierra con los ojos
alzados ¡oh, mi afán! a tanta altura
que en ira altiva o míseros sonrojos
encendiólos la humana criatura.

Vivir: Saber morir; así me aqueja
este infausto buscar, este bien fiero,
y todo el Ser en mi alma se refleja,
y buscando sin fe, de fe me muero.

Dos patrias

Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche.
¿O son una las dos? No bien retira
su majestad el sol, con largos velos
y un clavel en la mano, silenciosa

Cuba cual viuda triste me aparece.
¡Yo sé cuál es ese clavel sangriento
que en la mano le tiembla! Está vacío
mi pecho, destrozado está y vacío
en donde estaba el corazón.

Ya es hora de empezar a morir. La noche es buena
para decir adiós. La luz estorba y la palabra humana.

El universo habla mejor que el hombre. 

Cual bandera  que invita a batallar, la llama roja
de la vela flamea. Las ventanas
abro, ya estrecho en mí.

Muda, rompiendo
las hojas del clavel, como una nube
que enturbia el cielo, Cuba, viuda, pasa…

La niña de Guatemala 

Quiero, a la sombra de un ala,
contar este cuento en flor:
la niña de Guatemala,
la que se murió de amor.
Eran de lirios los ramos;
y las orlas de reseda
y de jazmín; la enterramos
en una caja de seda…


Ella dio al desmemoriado
una almohadilla de olor;
él volvió, volvió casado;
ella se murió de amor.


Iban cargándola en andas
obispos y embajadores;
detrás iba el pueblo en tandas,
todo cargado de flores…


Ella, por volverlo a ver,
salió a verlo al mirador;
él volvió con su mujer,
ella se murió de amor.


Como de bronce candente,
al beso de despedida,
era su frente -¡la frente
que más he amado en mi vida!…


Se entró de tarde en el río,
la sacó muerta el doctor;
dicen que murió de frío,
yo sé que murió de amor.


Allí, en la bóveda helada,
la pusieron en dos bancos:
besé su mano afilada,
besé sus zapatos blancos.


Callado, al oscurecer,
me llamó el enterrador;
nunca más he vuelto a ver
a la que murió de amor.

Con la primavera 

Con la primavera
Viene la canción,
La tristeza dulce
Y el galante amor.


Con la primavera
Viene una ansiedad
De pájaro preso
Que quiere volar.


No hay cetro más noble
Que el de padecer:
Sólo un rey existe:
El muerto es el rey.

Qué importa que tu puñal 

¿Qué importa que tu puñal
se me clave en el riñón?
¡Tengo mis versos, que son
más fuertes que tu puñal!


¿Qué importa que este dolor
seque el mar, y nuble el cielo?
El verso, dulce consuelo,
nace alado del dolor.

Sé, mujer, para mí, como paloma

Sé, mujer, para mí, como paloma
Sin ala negra:
Bajo tus alas mi existencia amparo:
¡No la ennegrezcas! 

Cuando tus pardos ojos, claros senos
De natural grandeza,
En otro que no en mí sus rayos posan
¡Muero de pena!
Cuando miras, envuelves, cuando miras,
Acaricias y besas:
Pues ¿,cómo he de querer que a nadie mires,
Paloma de ala negra?

Otra carga al machete… poética

Tomado de http://www.juventudrebelde.cu/suplementos/el-tintero/tinta-fresca/2021-02-06/otra-carga-al-machete-poetica?fbclid=IwAR0udVsqEtKvme54VNUTGcRJPbNMMe2nzbDQ96XW3s3xcOtmrKXM80Zsatw

A las reminiscencias que apuntan hacia lo emotivo y devoto, desde el respeto que también implica debidos razonamientos e impugnaciones, a la manera de preguntas retóricas que ya no pueden apetecer respuestas, pertenece Carga al machete

Autor: Ronel González Sánchez

A las reminiscencias que apuntan hacia lo emotivo y devoto, desde el respeto que también implica debidos razonamientos e impugnaciones, a la manera de preguntas retóricas que ya no pueden apetecer respuestas, pertenece Carga al machete (Editorial El Mar y la Montaña, 2019), Premio Regino Boti 2018 y galardonado con el Premio de la Crítica Literaria.

La juventud del poeta ni su pasado reciente de raíz lírica, animada por intertextos y retóricas afirmadas sobre la tradición de la poesía más locuaz, no han impedido el desarraigo de una especie de norma y el replanteo de modos personales de construir el dispositivo aspirante a ser considerado poema.

La aparente elección de un objeto que fue protagónico en avatares independentistas para abrir sucesivas compuertas expresivas (léase las deformidades y enterezas de la cotidianidad, la interconexión oculta o no de microhistorias, el forcejeo con lo metapoético que se sitúa en el banquillo de los inculpados, el concienzudo desmenuce de referentes culturales que de inmediato dialogan, polemizan, se anulan…) son componentes de la maquinaria que se construye a base de estilo cortado, síntesis plena, el empleo de paralelismos, el discurrir de períodos y elementos que se repiten (anáforas, epíforas, apóstrofes, clímax y anticlímax), el paulatino despojo de cualquier elemento que pudiera remitir al tradicional discurso: metáforas, símiles, metonimias, sinécdoques, etc., hasta llegar a sugerir la despoetización en aras de privilegiar lo alegórico sobre la tiranía simbólica y, finalmente, quizá lo más llamativo: la producción del texto para que funcione en la celeridad de un tiempo que no ha terminado de nombrarse y ya es pasado, sustancia y argucia irrecuperables, ligereza y futilidad del flash y el selfie, vértigo de la emisión alfanumérica, fractal, «linkivalización» del pensamiento, nada.

Aprendió rápido Moisés Mayán que la célebre y lamentable historia de la poesía está llena de monumentales poetas e historias lamentables de sirgadores que perecieron de hambre mientras intuían sistemas, megapoemas como murallas, romances cantarines, infiernos, purgatorios, paraísos, tierras baldías, morgues, catedrales góticas, renacentistas, barrocas, alcázares, molinos de viento, hojas de sombrío y solitario loto… que en el cuerpo universal de la poesía se refugiaron místicos, filósofos, profetas, arúspices, chamanes, políticos de gran calado y de estatura ínfima que se atafagaron de verborrea, de poses egolátricas o, por el contrario, se dieron por vencidos ante el reinado del numen, lo divino, el Olimpo, la inspiración, las musas, la trascendencia, por menosprecio de las virtudes propias, fatal comparación del verso privativo con la prestigiosa obra ajena o simple renuncia ante «lo que rebasa», «lo inalcanzable», «un no sé qué que quedan balbuciendo».        

Los que no comprendieron o se opusieron al «inadmisible» torrente de otros, levantaron pronto el índice para señalar, juzgar, condenar y azuzaron el verbo para conceptuar, esquematizar, erigir dogmas, zaherir, importunar. Peroraron de inmediato acerca de facilismos, profusiones, hojarascas, inconsistencias, árboles que no dejan ver el bosque, lianas como serpientes enredadas por todas partes… porque la única ofrenda que se podía hacer al cuerpo incólume de la poesía, el único holocausto permitido era el de perseverar en la acentuación y conformación de la imagen del poeta como «pararrayo celeste», «pequeño dios», entidad de otro mundo condenada a sufrir y a deshacerse en el pugilato con las palabras, la cultura, el consabido aporte de una obra solo comparable con los megalitos de Stonehenge.

Mentiras. Mentiras. Mentiras. O no, verdades a medias.

Es infinita la lista de poetas desfallecidos por abrumarse (demasiado) con la historia clásica. Se apilan y se empolvan cartapacios con biografías de poetas que aun pudiendo integrar la marcha incontenible del lenguaje enmudecieron por una idea falsa de que más allá de ciertos majanos de grandeza aparente, impuestos por algunos críticos, estudiosos y lectores, era preferible la renuncia rimbaudiana, el silencio kavafiano, la dictadura de las bebidas espirituosas de Darío, el autoinfligirse la muerte de Pavese.     

¿Que un poeta puede vivir de lo que escribe? ¡Jamás! La poesía es para alimentar el espíritu, ofrecer desaguaderos al dolor, fabricar volúmenes de aire, anticipar el caos desde aparente cosmos, seducir o ahuyentar cómplices, cincelar pedruscos que concluyan en obeliscos…nada más distante de un poeta que un orfebre que fabrica objetos en serie para obtener provecho de ellos. Andanadas y andanadas de simulaciones.

Un narrador, un novelista, un ensayista, sí pueden y deben escribir todos los días sobre la base de un diseño precedente; un dramaturgo está autorizado a escribir, planificar y escenificar obras, pero ¿un poeta? ¿un ser etéreo que se debe al dictado de lo desconocido, a escribir solamente cuando escucha la voz de Dios o del instinto? Todos estos disfraces y poses de iluminado son depuestos por el nuevo libro de Mayán, «carga al machete, sin tregua posible, contra la Poesía», como dije en alguna parte del compendio en torno a guerras múltiples contra las actitudes de los nuevos rapsodas ante el acto creativo y los cipos que avisaban acerca de la disfuncionalidad del humor en el texto poético. Aquí filosofar es acudir a la destreza de un grupo humano para sobrevivir, identificar las apariencias, la hipocresía, la vanidad, la ironía, el fracaso, para de algún modo, proscribirlos.   

«El fin justifica los procedimientos. Dentro de ti están los gérmenes de la insurrección», asegura el sujeto lírico de uno de los textos, avisado de que su gran misión es perseverar en la instauración, infatigablemente, sin caer en el combate, para justificar su existencia y afianzarse entre las sinuosidades cada vez más camaleónicas de la vida.

Carga al machete es un mandato para que el poema, como el adolescente de la tribu heroica de los Maceo Grajales, se empine y marche de una vez y por todas a la manigua, esta y todas nuestras maniguas, para que ambos, poeta y poema abran los ojos, porque no solo de esplendores retrospectivos y de jutías a la desbandada vive el hombre.

Poemas de amor en febrero

Hoy comparto Entresuelo de Jaime Sabines

Un ropero, un espejo, una silla,
ninguna estrella, mi cuarto, una ventana,
la noche como siempre, y yo sin hambre,
con un chicle y un sueño, una esperanza.
Hay muchos hombres fuera, en todas partes,
y más allá la niebla, la mañana.
Hay árboles helados, tierra seca,
peces fijos idénticos al agua,
nidos durmiendo bajo tibias palomas.
Aquí, no hay mujer. Me falta.
Mi corazón desde hace días quiere hincarse
bajo alguna caricia, una palabra.
Es áspera la noche. Contra muros, la sombra
lenta como los muertos, se arrastra.
Esa mujer y yo estuvimos pegados con agua.
Su piel sobre mis huesos
y mis ojos dentro de su mirada.
Nos hemos muerto muchas veces
al pie del alba.
Recuerdo que recuerdo su nombre,
sus labios, su transparente falda.
Tiene los pechos dulces, y de un lugar
a otro de su cuerpo hay una gran distancia:
de pezón a pezón cien labios y una hora,
de pupila a pupila un corazón, dos lágrimas.
Yo la quiero hasta el fondo de todos los abismos,
hasta el último vuelo de la última ala,
cuando la carne toda no sea carne, ni el alma
sea alma.
Es preciso querer. Yo ya lo sé. La quiero.
¡Es tan dura, tan tibia, tan clara!
Esta noche me falta.
Sube un violín desde la calle hasta mi cama.
Ayer miré dos niños que ante un escaparate
de maniquíes desnudos se peinaban.
El silbato del tren me preocupó tres años,
hoy sé que es una máquina.
Ningún adiós mejor que el de todos los días
a cada cosa, en cada instante, alta
la sangre iluminada.

Desamparada sangre, noche blanda,
tabaco del insomnio, triste cama.

Yo me voy a otra parte.
Y me llevo mi mano, que tanto escribe y habla.

Chanchito Pereira

Comparto dos excelentes décimas de ese gran poeta, tomadas de El Blog de Oralitura.

Décimas de FRANCISCO PEREIRA “Chanchito” (Repentista cubano, Nueva Paz, La Habana, 1947 – 1999)

No imites el paso mío,

que yo a nadie se lo copio;

yo prefiero un paso propio

y rebelde como el río.

Yo salí desde un bohío

a escribir mi propia historia

y para alcanzar la gloria

ingerí tanto fracaso

que llegué al triunfo sin vaso

donde beber la victoria.  


Yo conozco una mujer

que tiene los ojos buenos,

que lo mismo que sus senos

me han obligado a comer.

Esa es mi madre, ¡qué ser!,

hecha de tiempo y de cana

porque cuando la mañana

sale anunciando los claros

sus ojos como dos faros

me esperan en la ventana.

Federico García Lorca

Para la amiga, María Josefa Reyes Hidalgo, que nos deleitó tantas veces con este romance.

ROMANCE SONÁMBULO

A Gloria Giner
y a Fernando de los Ríos

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.
Con la sombra en la cintura
ella sueña en su baranda,
verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Verde que te quiero verde.
Bajo la luna gitana,
las cosas le están mirando
y ella no puede mirarlas.

              *

Verde que te quiero verde.
Grandes estrellas de escarcha,
vienen con el pez de sombra
que abre el camino del alba.
La higuera frota su viento
con la lija de sus ramas,
y el monte, gato garduño,
eriza sus pitas agrias.
¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde…?
Ella sigue en su baranda,
verde carne, pelo verde,
soñando en la mar amarga.

              *

Compadre, quiero cambiar
mi caballo por su casa,
mi montura por su espejo,
mi cuchillo por su manta.
Compadre, vengo sangrando,
desde los montes de Cabra.
Si yo pudiera, mocito,
ese trato se cerraba.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
Compadre, quiero morir
decentemente en mi cama.
De acero, si puede ser,
con las sábanas de holanda.
¿No ves la herida que tengo
desde el pecho a la garganta?
Trescientas rosas morenas
lleva tu pechera blanca.
Tu sangre rezuma y huele
alrededor de tu faja.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
Dejadme subir al menos
hasta las altas barandas,
dejadme subir, dejadme,
hasta las verdes barandas.
Barandales de la luna
por donde retumba el agua.

              *

Ya suben los dos compadres
hacia las altas barandas.
Dejando un rastro de sangre.
Dejando un rastro de lágrimas.
Temblaban en los tejados
farolillos de hojalata.
Mil panderos de cristal,
herían la madrugada.

              *

Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.
Los dos compadres subieron.
El largo viento, dejaba
en la boca un raro gusto
de hiel, de menta y de albahaca.
¡Compadre! ¿Dónde está, dime?
¿Dónde está mi niña amarga?
¡Cuántas veces te esperó!
¡Cuántas veces te esperara,
cara fresca, negro pelo,
en esta verde baranda!

              *

Sobre el rostro del aljibe
se mecía la gitana.
Verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Un carámbano de luna
la sostiene sobre el agua.
La noche su puso íntima
como una pequeña plaza.
Guardias civiles borrachos,
en la puerta golpeaban.
Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar.
Y el caballo en la montaña.

Noticias que alegran

Feliz por este mensaje, que comparto con las amigas y amigos del blog.

Hola, queríamos hacerte saber que la Convocatoria poética “Día de San Valentín 2021” ha culminado. En total se recibieron 1087 obras de 24 países diferentes. Luego de una evaluación rigurosa y procurando establecer los mejores trabajos literarios, nos complace decirte que tu poema ha sido seleccionado para ser publicado. FELICITACIONES. Si bien el número de seleccionados es bajo con respecto a la cantidad de participantes, por razones de maquetación, la antología resultante se dividirá en varios volúmenes; por eso es importante que el día 14 de Febrero abras tu correo, ya que te enviaremos las instrucciones para su descarga correcta.

Nuevamente ¡Felicitaciones!

Ediciones Afrodita

MIROSLABA PÉREZ DOPASO

Hoy es el cumple de Miro, muchas felicidades, mucha salud, nada mejor para celebrarlo que sus maravillosos versos, comparto los textos que aparecieron en la antología de poetas gibareños, Señales en la arena.

ÍNTIMO DISCURSO SOBRE EL PIANO

I

Hoy la ciudad

es un plagio del infierno,

se deleita en el golpe

me arrastra

consume los pasos minutos

                       en que existo

y se acredita el hundimiento

diluyendo tu voz sobre

                          el asfalto.

Te ha secuestrado la ausencia.

Ya aborté todos los caminos

no queda opción

más que acariciar las piedras

que delatan el regreso

                          a ningún sitio.

Tan lejos de mí estoy

que la soledad se espanta

                           de no encontrarme,

mi ruego estalla

y mis dedos impotentes

apuran el abrazo imposible

desde ese hilo diabólico

que te aísla de mi muerte.

LUCIDEZ POR LAS ESPIGAS

Ya no ajusto los pies a zapatos vacíos.

Agudiza mi cuerpo en tu leyenda,

la constante ebriedad

busca anclar en tu rompiente.

Resultas lo imperativo de las mieses

y no pienso eternizar mi hambre.

Mi boca esgrime plegarias

para adorar tu cosecha.

OSCURA DUALIDAD

Hiere esa mitad oscura

que te puebla de anónimas semblanzas,

aférrate al imán de mi dulce magnetismo

y sé nulo en el afán de otros.

No quiero ser abstracta sobre el lienzo,

mi forma languidece en la hondura del espíritu.

Hazme de luces.

Salva esta opacidad de rostro

con el brillo de tus manos.

}UMBRAL DE HASTÍO

Angustia: mudo flechazo,

olor a instante dormido,

roce de voz sometido

al silencio. No hay abrazo

ni estación; solo un retazo

de timidez en oferta.

Cómplice invade la incierta

laxitud, triste orfandad

que tuerce la voluntad

exánime de mi puerta

Falleció musicóloga cubana María Teresa Linares

Tomado de: http://www.trabajadores.cu/20210126/fallecio-musicologa-cubana-maria-teresa-linares/

La reconocida y destacada investigadora y profesora María Teresa Linares Savio, una de las más consolidadas y prolíficas musicólogas de la cultura cubana, falleció este martes a la edad de 100 años, según confirmaron fuentes del Instituto Cubano de la Música en horas de la tarde.

Foto: Pastor Batista

Junto a su esposo Argeliers León, Tete emprendió una búsqueda incansable por todo el país de las raíces de la música cubana, y sus vínculos con las influencias europeas y africanas, más allá de sus dotes académicas en la enseñanza de la apreciación musical.

Entre sus derroteros más apremiantes se cuentan un sinnúmero de publicaciones, clases y charlas, que forman parte de la historiografía musical del país, y material de consulta para comprender la identidad sonora de la mayor de las Antillas.

Desde la pedagogía, María Teresa Linares formó a varias generaciones de investigadores, músicos e intérpretes de géneros tradicionales y contemporáneos; ya que su poder de oratoria, casi enciclopedista, encantaba a todos sus alumnos por igual.

Sus colaboraciones con el Instituto de Etnología y Folklore, así como el arduo trabajo con la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM), ayudaron a crear verdaderos análisis del papel de la música frente a la sociedad, y sus valores patrios.

De hecho su libro La música y el pueblo de Cuba se cuenta entre las bibliografías más buscadas tanto por expertos como por amantes de la tradición musical, por lo profundamente desglosado en un único hilo conductor: la autenticidad de nuestros ritmos, géneros y estilos.

Del campo a la ciudad, de la academia a la intuición, de la obra al legado, y demostrando la evolución y cambios de los modos de crear frente a un pentagrama, Tete tuvo una intensa vida cultural, científica y etnográfica, sin parangón.

Algunos de sus años más pródigos fueron durante su dirección del Museo de la Música (1984-1997) donde algunos de los musicólogos más distinguidos de la actualidad, encontraron apoyo y tesón.

Por su invaluable contribución al estudio y gestión de la música cubana,  María Teresa recibió las más altas distinciones, como la de Doctor Honoris Causa en Ciencias del Arte, el Premio Nacional de Música y de Investigación Cultural, y la Orden Félix Varela de Primer Grado que otorga el Consejo de Estado de la República de Cuba, entre muchos más.

Según dieron a conocer sus allegados, sus cenizas serán depositadas en el panteón familiar.

(Tomado de ACN)

Sergio García Zamora

Comparto este excelente poema del reconocido poeta cubano, Sergio García Zamora.

CEMENTERIO PERSONAL

Vengan a ver cómo Paul Celan se fuga de la muerte escribiendo un poema. Basta decir: «la muerte es un maestro de Alemania» y sus huestes marcharán otra vez frente a la puerta. ¿Qué sabemos de la muerte? Solo literatura. ¿Qué sabemos de los campos que le fueron consagrados? Solo literatura y más literatura. El cementerio de sus padres debe estar en esa página donde se puede cavar hasta el infinito. ¿Qué sabemos de la poesía? Solo muerte. ¿Qué sabemos de los libros que le hemos consagrado? Solo muerte y más muerte. El cementerio de mis padres está a la salida del pueblo y a la salida del poema queda el cementerio mío. Vengan a ver cómo Paul Celan se fuga de la muerte, cómo llena de palabras la boca de la muerte: «leche negra del alba te bebemos de noche» sin saber de cuál leche beberán nuestros hijos.

PREMIO CUBAPOESIA “EDUARDO KOVALIVKER”, 2020.

El Centro Cultural CubaPoesía, el Festival Internacional de Poesía de La Habana y el Fondo Literario Eduardo Kovalivker de Buenos Aires en el afán por fomentar la creación, el conocimiento y la difusión de la literatura cubana convoca al Premio CubaPoesía “Eduardo Kovalivker”, de 2020, bajo las siguientes

BASES

1. Podrán participar los poetas cubanos residentes en el territorio nacional.

2. El tema de las obras será libre.

3. Se concursará con cuadernos inéditos de décima de no más de 10 cuartillas.

4. Las obras se presentarán bajo seudónimo, en dos archivos, uno con el texto concursante, identificado con el seudónimo y otro con la ficha del autor, identificado también con el seudónimo.

5. El jurado,integrado por importantes poetas cubanos, seleccionará seis libros finalistas y otorgará un premio único consistente en Diploma, su publicación en la Colección Sur y $1000.00 USD.

6. La convocatoria se librará oficialmente el día 2 de diciembre de 2020.

7. Las obras concursantes podrán ser remitidas por correo electrónico a partir de esa fecha

al email cubapoesia@cubarte.cult.cu hasta el 28 de febrero de 2021.

8. La obra galardonada se dará a conocer el 21 de marzo de 2021, Día Mundial de la Poesía.

9. El cuaderno será presentado durante el Festival Internacional de Poesía de La Habana

el 28 de mayo de 2021.

10.El envío de originales al certamen implica la aceptación de las bases.

El Festival Internacional de Poesía de La Habana se fundó en 1995. Es parte del Movimiento Poético Mundial, desde su creación en Medellín en 2011. Sostiene la Colección Sur, el Laboratorio Internacional de Escrituras de La Habana, el proyecto comunitario CubaPoesía Itinerante y realiza un encuentro mundial de poetas.

Expo Infantil “Sueños y realidades”

Ayer tuve la oportunidad de disfrutar de la Expo Infantil “Sueños y realidades” en el Centro Cultural Félix Varona Sicilia de Velasco, muestra que reúne obras de siete niños de este poblado.

Comparto con los lectores del blog las obras de: Lianett Nonell Pérez, Alejandro Nonell Pérez, Yuliet Martín Consuegra, Yodeily Cruz Calvis, Jesús Campaña Algarín, Pilar Ferrás Pérez y Rafael Rodríguez Zaragoza.

Miroslava Pérez Dopazo

Enunciación

Este será el poema sin verano

donde vivas mi ausencia de aguacero,

un naufragio de voz sin el madero

de esperanza en lo suave de tu mano.

Oh, muchacho de sueño tan lejano,

siempre tú en los instantes de viajero

donde nacen promesas,  desespero

escapado  a tu embrujo de gitano.

Tú percibes la angustia diferente

del vacío en el mar desde mi orilla

sin memoria de abrazos sobre el puente.

Aquí está mi poema,  dividido

en misterio de alas sin olvido

y en  palabras de sal en la mejilla.

Entrevista a José Luis García por su premio

Eugenio Marrón Casanova 11 Enero 2021

El auriga y su premio: conversación con José Luis García

José Luis GarcíJosé Luis García, escritor, Holguín, Cubaa

Muchas lunas antes –como decían los antiguos– de que los Piratas del Caribe y Juego de tronos inundaran las grandes y pequeñas pantallas, el cine italiano tuvo en las salas de exhibición cubanas toda una época de lujo: me refiero a los años que van desde los 60 hasta los 80 del siglo pasado. En Holguín, por ejemplo, las carteleras del Martí y el Baría eran pródigas con títulos de esa cinematografía.

Y esto no lo apunto por casualidad, sino porque el recuerdo más lejano y puntual que me visita, a propósito del amigo afectuoso que desata estas líneas, tiene que ver con ello: unas noches remotas de tertulias impagables en el parque frente a La Periquera, José Luis García reconstruye paso a paso los diálogos ferozmente hilarantes de la película Los monstruos (I Mostri), del director Dino Risi, una joya que reúne varios relatos fílmicos; en ellos, los grandísimos e inolvidables actores Vittorio Gassman y Ugo Tognazzi encarnan una galería de pícaros y vividores, que hacen de las suyas en inagotables andanzas romanas.

Tal es así que mi remembranza de esas narraciones a la hora del cine italiano, está entrelazada con la relectura propiciada por José Luis gracias a su memoria fabuladora, a la altura de los mejores escenarios teatrales y, por supuesto, a una ilimitada y seductiva locuacidad, asentada en innumerables lecturas y esplendor imaginativo, sostén de la disciplina y el talento que le han permitido llevar adelante su obra narrativa y dramática.

Para coronar tal desempeño, ahora ha conquistado uno de los lauros más significativos de la cultura cubana y en especial de su literatura: el Premio Alejo Carpentier de Novela 2020, justo al cerrar el fatídico año bisiesto de la pandemia global, para mostrarnos una vez más que la literatura es imbatible, perenne y venturosa. Es así como conversamos al calor de tan alto galardón.
jose luis21 amauris01

El auriga del carro alado es la novela con la que has ganado el premio Alejo Carpentier. ¿Qué trama se establece tras ese título?

“El título emana de una alegoría de Platón: Tú eres el auriga de tu vida (el carro alado), tirado por dos briosos caballos. Uno representa los instintos más elementales, el otro los más elevados. Uno tira para acá y el otro para allá. Y tu tarea consiste en lograr que esos corceles avancen convenientemente hacia tu destino. El título vertebra toda la novela, que es la historia de una complicada amistad entre dos hombres maduros. Pero es mucho más: la historia fabulada de una isla, mucha filosofía, algo de novela policial en la segunda mitad…”.

Desde tus comienzos como escritor está el cuento, género que has frecuentado, con publicaciones en antologías y revistas, así como tus libros Los silencios del ruiseñor y Apuntes de un cazador, galardonados con el Premio de la Ciudad de Holguín en 1991 y 1998, respectivamente. ¿Qué ha representado esa modalidad literaria para ti como aprendizaje y plenitud?

“Escribir cuentos es una gran cosa, así como contar cuentos (te digo esto último porque aprecio mucho a los que saben hacerlo, no sabes la envidia que siempre le tuve a Álvarez Guedes). Pero, para mí, los cuentos constituyen una etapa que debe coronarse con la producción de novelas, que es sin duda el género mayor. Se ha hablado muchísimo de que escribir un cuento es más difícil que escribir una novela.

Pero yo creo que esto es solo válido cuando una mala novela se coloca al lado de un buen cuento. Por supuesto que Los asesinos, de Hemingway, debe haber sido más difícil de escribir que cualquier novela mediocre, pero la novela El viejo y el mar, del mismo autor, debe haber sido una faena mayúscula, incomparable a la de cualquier cuento que se te ocurra.

En suma: Aprendí mucho escribiendo cuentos, un arte lleno de normas, de barreras que, de incumplirlas, fracasas. Pero no creo que prescindiendo de la novela puedas alcanzar una expresión, digamos, más cabal de tu pensamiento”.

Y el teatro, igualmente, ha sido otra de tus validaciones a la hora de la creación verbal: un ejemplo es El hombre de los guantes amarillos, Premio de la Ciudad de Holguín en 1993. ¿Cómo valoras el mundo escénico en tu experiencia literaria? ¿Cómo se entrecruzan las posibilidades del cuentista y el dramaturgo?

“Escribir teatro es algo maravilloso. Por cierto: está a la venta mi última obra: El amor es una cosa esplendorosa. Cuando escribo teatro me parece que estoy haciéndolo sentado entre el público, observando paso a paso sus reacciones. Técnicamente esto te ayuda a escribir cualquier otro género de ficción, pues aprendes a seleccionar y valorar el resultado de una frase, de una situación específica. Te adiestra en el arte de manejar efectos, te vuelve más preciso, más contundente. Hay muchos elementos del teatro que son utilísimos en la labor cuentística o novelesca, pero son géneros más bien excluyentes”.

Con la novela Últimos días junto al mar, Premio de la Ciudad de Holguín en 2013, inicias tu andar como novelista. ¿Cómo explicarías el salto del cuento a la novela?
jose luis premiocarpentier amauris03“En mí ha sido una transición netamente dialéctica. Pasé de una cosa a otra de forma tan natural que no tengo la menor percepción del salto”.

Eres un lector persistente y voraz. ¿Qué autores consideras entre los más entrañables para ti a la hora de pasar vista a tus años de labor en la literatura? ¿Qué libros te llevarías para una isla desierta si tuvieras que asumir una estancia a lo Robinson Crusoe?

“Es increíble, pero con los años dejas atrás a muchos escritores que en el pasado fueron los santos de tu devoción. Para mí, el único que se mantiene firme en su pedestal hasta hoy es Faulkner, que me sigue pareciendo una síntesis de las virtudes que debe poseer todo buen escritor, incluyendo las profusas locuras que caracterizaron su juventud. En lo segundo me parezco a él, en lo primero ni pensarlo.

En cuanto a los libros que me llevaría a esa estancia Crusoniana serían (sin orden de relevancia y para releerlos una y otra vez): El hombre sin atributos, de Musil; En la colonia penitenciaria, de Kafka; La importancia de vivir, de Lin Yutang; La sala número 6 y otros cuentos, de Chéjov; El bebedor de vino de palma y Mi vida en el bosque de los fantasmas, de Tutuola; Cien años de soledad, de García Márquez; Mientras agonizo, de Faulkner; La casa verde, de Vargas Llosa;1984, de Orwell; El reino de este mundo, de Carpentier; Un día en la vida de Iván Denísovich, de Solzhenitsin; El elogio de la sombra, de Tanizaki; El sabueso de los Baskerville, de Conan Doyle; y Esperando a los bárbaros, de Coetzee”.

Siempre has residido en Holguín. ¿Cuánto debes a la ciudad y a quienes te han acompañado en el fiel de la amistad? ¿Qué nombres holguineros recordarías a la hora de un recuento?

“A la ciudad le debo todo, a pesar de que su actual comunidad artística debe tratar de alcanzar un mayor espíritu de cuerpo, en fraternal emulación con, por ejemplo, la policía, además de que las autoridades gubernamentales deben reconocer más a sus artistas e intelectuales. Pero insisto: a Holguín le debo y me debo.

De los nombres, ¿qué decir?, estoy endeudado con todos ustedes, los que forjaron aquí un ambiente único, irrepetible (hablo de los años 70-80 del pasado siglo), cuando en el parque aquellos jóvenes hablaban armónicamente de los amores y de las artes, tras las últimas muchachas o muchachos, y tras las últimas novedades literarias, cinematográficas, teatrales y pictóricas. Tú mismo jugaste tu rol, y Lourdes González –que era la muchacha más linda del mundo-, Carlín (Carlos Jesús García), Alex Fonseca, Pedrito Ortiz, Alejandro Querejeta, Paquito García Benítez, Madrigal…

Todos ustedes formaron un croché benefactor, estimulante. Los iniciados en aquel grupo aprendían rápidamente a mirar el mundo de otro color, a respetar y amar la creación. Quienes a posteriori no se dedicaron a crear, se convirtieron al menos en mejores personas. Para mí en particular fue determinante la existencia de aquella atmósfera, sin la cual creo que me habría convertido en asaltante de caminos”.
jose luis premiocarpentier amauris06Y claro, por último, algo que no puede obviarse: ¿Qué papel ha jugado la radio para ti, donde has trabajado durante años como realizador, guionista, locutor y promotor cultural?

“Tributando para Radio Angulo llevo unos cuarenta años. Mi primer programa se llamaba Juventud Técnica (1980), luego me involucré en espacios culturales y desde hace más de veinte años cubro dos espacios largos dedicados a la música: uno a los boleros (la primera gran síntesis vocal de la música cubana), y otro a la mejor música de todas partes y de todos los tiempos.

Para mí la radio ha sido como una Alma Máter. Conversar ampliamente con el público como si estuviéramos en la sala de una casa es algo incomparable. Por otra parte me ha obligado a superarme, a conocer, a desentrañar, a mantener viva mi memoria y espolear la memoria de los llamados oyentes. Agradezco a la radio holguinera la confianza, la posibilidad de haberme hecho poco a poco de un oficio que no cambiaría por nada”.
marron joseluis amauris Eugenio Marrón Casanova eugeniomarron@gmail.com

Tomado de: http://www.radioangulo.cu/la-palabra-compartida/244520-el-auriga-y-su-premio-conversacion-con-jose-luis-garcia?fbclid=IwAR1v96mGPYKhEy9nSCvHdrACNv0aNkxxRywDJuuvdDnKBM3FeAtmY-f39P0