Ronel González Sánchez

Tomado de peglez.blogspot.com/2008/10/de-ronel-nue-va-estacin-foto-tamara.html

NUEVA ESTACIÓN

La muerte es siempre la muerte pero cada cual muere a su modo.
Para J. T. Malone, la suya comenzó de una manera tan banal, que un día, confundió el final de su vida con el inicio de una nueva estación.
Carson McCullers: El reloj sin manecillas.

La muerte siempre es la muerte,
pero uno muere a su modo
porque morir, sobre todo,
pudiera ser una suerte.
La crudeza de lo inerte
no es solo una mala rima.
¿Alguien, en verdad, se anima
a entrar en el Paraíso,
cuando la paz del occiso
a su cama se aproxima?

Anuncios

Ana Rodríguez Sánchez

RESISTENCIA

Yo, que voy rumbo a la suerte,
estoy de pie en el andén
y mientras llega mi tren
le estoy temiendo a la muerte.
Al sentirla quedo inerte
y rechazo su agonía.
Adoro la vida mía
y desafío al arcano.
Le digo: Detén tu mano,
es muy pronto todavía.

Miroslaba Pérez Dopazo

MÍNIMA SENTENCIA

Dónde se busca la piel
cuando la carne es un mito,
de qué fibra resucito
si mi cuerpo es de papel.
Para qué atar el cordel,
púrpura de la existencia,
al cráter de la apariencia
si su erupción me dispara
un vacío a contracara
como mínima sentencia.

Karina Mora Sánchez

EPITAFIO

Un hombre ha caído. Finge austeridad. Rectifica la historia. Ya no claudica (no hace falta). En una esfinge pondrán aorta y laringe venerando el agujero de sus pupilas…

No quiero
un desfile de uniformes,
ni lágrimas inconformes,
ni gritos de desespero.
Quiero en mi último minuto
rock and roll para la marcha
y bailarinas y escarcha
para rendirme tributo.
Quiero que, por todo luto,
me den lo que nunca tuve:
unicornio azul, querube,
un cuento, un final feliz,
quiero decir: my name is…
Yo quiero un rabo de nube.
Un hombre ha caído. Soy
yo y entre tanto desarme
entendí que suicidarme
era más fácil. Me voy
porque no hay gloria que hoy
se alcance por la ventana.
Quiero doblar la campana
por los que quedan. Qué suerte
que queda al menos la muerte
para escapar al mañana.

Se desliza la bandera. Féretro y polvo confunden su textura. Se difunden enigmas en la cantera. Ay Dios, y qué cosa fuera la masa que no ha podido vivir con esta libido, con este susto, esta historia por contar.
A la memoria del héroe.
(Un hombre ha caído)

Delia Hernández González

A FÉLIX VARONA

Félix, cuánta luz le dejas
a tu pueblo, con qué brillo
edificaste un castillo,
abriste todas las rejas.
Fuimos inquietas abejas
agrupadas por tu voz,
perlas que de dos en dos
engarzaste en una hebra,
perdona, mi voz se quiebra,
no puedo decirte adiós.

Agustín Serrano Santiesteban

AUNQUE SOMOS JUGUETES DE LA MUERTE

Puedo morir. Es posible
que la muerte no respete
mis pasos y sea un juguete
de su guadaña infalible.
Arde todo lo posible
en el corazón del solo.
La muerte es un protocolo
que nos deja sin opción,
una ausencia de razón
para seguir. Enarbolo
la memoria. En estampida
el pasado salta, estalla.
La muerte es una batalla
que se paga con la vida.
Medito, espanto al suicida,
soy cara y cruz de la suerte.
Mi sombra es un lazo fuerte
que a morir nunca se entrega
y aunque la muerte me ciega
yo me río de la muerte.

Alberto Peraza Ceballos

ME DICEN QUE VAYA Y VOY

Me dicen que vaya y voy
para curarme la herida
de un golpe que dio la vida
a un hombre que ya no soy.
Él no está, pero yo estoy
con mi carga alucinante…
él es olvido, un instante
de luz que será después;
yo la silueta de un pez
que va por el mundo errante.

Agustín Serrano Santiesteban

HEREDAD DEL DOLOR

Si expulsamos al suicida
dónde albergar un auspicio
que nos salve del suplicio
tenaz de la sobrevida.
Si nos mata la estampida
de lo ignoto; si emigramos
desde otro sueño, y andamos
bajo una sombra absoluta,
quién heredará la ruta
del dolor cuando partamos.

Renael González Batista

Tomado de su cuaderno Sábado solo Premio Cucalambé.

HAMBRES

Hay tanto rostro vacío,
tanta palabra sin flor,
tanto desierto interior,
tanto pecho adentro frío…
Voy, me pierdo en el gentío,
navego en la muchedumbre
y busco – vieja costumbre –
detrás de unos labios rojos
o el misterio de unos ojos,
alguna luz que me alumbre