Deuda de fotos

Amigos y amigas, he tenido muchas dificultades para actualizar el blog en los últimos días y se me ha hecho casi imposible poner fotos, aprovecho este buen momento para que puedan ver algunas de las fotos que hice el domingo de la semana de la cultura velasqueña, las cuales les había prometido.
El fin de semana pasado se celebraron en Uñas las tradicionales Fiestas de Marzo, tengo algunos notas y fotos que en otro momento les mostraré, si mi conexión lo permite.
Les dejo las fotos. Nos vemos. Gracias por sus visitas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Abelardo Álvarez durante su conferencia en el Centro Cultural.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Agustín Serrano mientras leía su ponencia sobre Gilberto Cruz Rodríguez

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
“Rivales del Rey” de Uñas en plena actuación.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Amareidis Guerra, que cautivó al público presente con su excelente desempeño vocal.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Grupo de danza de la Casa de Cultura de Gibara.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Velasqueños y gibareños disfrutando en la plaza de la cultura.
Anuncios

Íntimo romance con puesta de sol

Desde principios de año estamos trabajando en un taller literario en la barriada Centro de Guabasiabo, cercana al poblado de Uñas, en uno de nuestros intercambios tuvimos la oportunidad de escuchar una excelente décima en la voz del padre del autor, autor que falleciera trágicamente por una descarga en una tormenta eléctrica.
Los presentes en esa tarde nos dimos cuenta de la solidez y la ternura del texto, que nació de forma repentina, por una sana provocación del padre.

Queremos compartirla con ustedes y por qué no con Alberto, que desde algún lugar del sideral parnaso contemplará con satisfacción su obra.

La décima dice:

La brisa suave y serena
lleva una pluma sedosa,
que delató a la tojosa
en su romántica escena.
Después de larga faena
la puesta del sol disfruta,
y entre la más absoluta
intimidad del paisaje
sus caricias van de viaje
junto al olor de una fruta.

Alberto Félix Cáceres Turruellas (Centro de Guabasiabo, Uñas, Holguín. 1975 – 2006).

Ecos de la jornada de la cultura velasqueña.

Amigas y amigos, tuve problemas en la conexión que impidieron la inmediatez en las noticias sobre la jornada de la cultura que finalizó acá en Velasco el pasado domingo 28.
El sábado se desarrollaron en la mañana diversas actividades con destaque para el conversatorio sobre la obra en décimas de Gilberto Cruz Rodríguez, donde se presentó por el poeta Agustín Serrano Santiesteban la ponencia “Con Pucho por los territorios de la décima” que reconoce y demuestra el quehacer de este bardo velasqueño de la espinela, el MSc. Abelardo Álvarez Ávila, también en horas de la mañana, disertó sobre la Historia velasqueña, tema que provocó un gran interés en el auditorio presente y que mostró sitios de la historia local desconocidos por muchos.
En la tarde el grupo de aficionados “Rivales del Rey”, agrupación tradicional mexicana de Uñas, animó la plaza del Centro Cultural Félix Varona. Es meritorio destacar el desempeño de la cantante Amareidis Guerra, que cautivó al público con su excelente voz.
El domingo en horas de la mañana se efectuó la actividad artístico literaria del Proyecto La Ceiba en Flor, de Ana Herminia Rodríguez Sánchez, en la ceiba de la Calle 39 en Korea.
También en la mañana se presentó el Espectáculo Infantil Colorido, a cargo de las vanguardias artísticas Mirtha Pupo y Gilberto Cruz.
En la tarde se desarrolló el Guateque campesino en la CPA Mártires de Blanquizal y en la noche se puso punto final con una extensa jornada que contempló: una gala de clausura donde se entregó el premio de Literatura “Abraham Portuondo” y después dos conciertos especiales, el primero de Magalis González y el del cierre con Ernesto Infante.
Aunque no se ha hecho el anuncio oficial la próxima Jornada de la Cultura debe estar dedicada al poeta Gilberto Cruz Rodríguez , Pucho, quien cumplirá 80 años en el 2017.
En otro momento hablaremos sobre los premios del concurso literario “Abraham Portuondo” y añadiremos algunas fotos sobre estas jornadas finales.
Gracias por visitarnos.

AMAR ES DARSE TODO

Regalo

El hombre estaba tras el mostrador, mirando la calle distraídamente. Una niñita se aproximó al negocio y apretó la naricita contra el vidrio de la vitrina. Los ojos de color del cielo brillaban cuando vio un determinado objeto. Entró en el negocio y pidió para ver el collar de turquesa azul.
– Es para mi hermana. ¿Puede hacer un paquete bien bonito? -dijo ella.
El dueño del negocio miró desconfiado a la niñita y le preguntó:
– ¿Cuánto dinero tienes?
Sin dudar, sacó del bolsillo de su ropa un pañuelo todo atadito y fue deshaciendo los nudos. Los colocó sobre el mostrador y dijo feliz:
– ¿Esto alcanza?
Eran apenas algunas monedas las que exhibía orgullosa.
– Sabe, quiero dar este regalo a mi hermana mayor. Desde que murió nuestra madre, ella cuida de nosotros y no tiene tiempo para ella. Es su cumpleaños y estoy segura que quedará feliz con el collar que es del color de sus ojos.
El hombre fue para la trastienda, colocó el collar en un estuche, envolvió con un vistoso papel rojo e hizo un trabajado lazo con una cinta verde.
– Tome, dijo a la niña. Llévelo con cuidado.
Ella salió feliz, corriendo y saltando calle abajo. Aún no acababa el día cuando una linda joven entró en el negocio, colocó sobre el mostrador el ya conocido envoltorio deshecho e indagó:
– ¿Este collar fue comprado aquí? ¿Cuánto costó?
– Ah!, -habló el dueño del negocio-. El precio de cualquier producto de mi tienda es siempre un asunto confidencial entre el vendedor y el cliente.
La joven exclamó:
– Pero mi hermana tenía solamente algunas monedas. El collar es verdadero, ¿no? Ella no tendría dinero para pagarlo.
El hombre tomó el estuche, rehizo el envoltorio con extremo cariño, colocó la cinta, se lo devolvió a la joven y le dijo:
– Ella pagó el precio más alto que cualquier persona puede pagar, ella dio todo lo que tenía.
El silencio llenó la pequeña tienda y dos lágrimas rodaron por la faz emocionada de la joven cuando sus manos tomaban el pequeño envoltorio.
La verdadera donación es darse por entero, sin restricciones. La gratitud de quien ama no conoce límites para los gestos de ternura. Agradece siempre, pero no esperes el reconocimiento de nadie. Gratitud con amor no sólo reanima a quien la recibe, reconforta a quien la ofrece.