Velasco cambia su imagen III

Hola amigas y amigos, hoy les traigo nuevas imágenes de Velasco,  espero las disfruten, sigo buscando porque todavía me quedan sitios que fueron remozados y que no he descubierto.

Gracias por sus inumerables visitas al blog en el mes de julio, recuerden que sus opiniones son muy importantes para mí y si les gusta la publicación, pues un click en like.

Prometo poner pronto imágenes de nuestra playa “La Herradura”

Un abrazo desde Velasco.

Los dejo con las imágenes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Establecimiento de materia prima

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Casa de abuelos

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Farmacia Piloto

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Restaurant El Paraiso Azul

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Interiores de El Paraiso Azul I

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Interiores de El Paraiso Azul II

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Restaurant El Oriental

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Bar en El Oriental

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Lobby de El Oriental

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Interiores de El Oriental I

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Anuncios

Feliz cumpleaños Pucho

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hoy, si no hay errores en su carné de identidad, cumple 79 años nuestro poeta y amigo Gilberto Cruz Rodríguez, le deseamos de todo corazón lo mejor en este día, y esperamos que nos siga acompañando por muchos años más, con mucha salud, y con ese optimismo que lo acompaña siempre.

Felicidades Gilberto, y a ustedes amigos y amigas les dejo una muestra de su obra poética.

EVOCACIÓN

Con mis recuerdos, de un día
lejano, llego a la tarde
de mi vida donde arde
tu recuerdo todavía.
La dulce melancolía
me envuelve con su emoción,
y dejo que la ilusión
salga de su encierro viejo
para asomarse al espejo
azul de la evocación.

ALBORADA

La alborada es una herida
de luz en el horizonte
que va dibujando el monte
con su luz recién nacida.
Con ella empieza la vida
a reanimar el bohío,
El sol desde el lomerío
sobre la palma se para
como si se desangrara
sobre las aguas del rio.

LA SECA

Le ha puesto un triste ropaje
de aridez a la llanura
y no se ve una ternura
verde brotar del paisaje.
La nube negra en su viaje
pasa sin ninguna traba,
y las espuelas le clava
a los ijares del viento,
alejándose al momento
como si estuviera brava.

Hoy entraste a mi vida sin que apenas supiera
Quien eras y que busca tu sonrisa en mi calma
Tu frescura de lluvia me supo a primavera
Y lleno su ternura la soledad de mi alma.

La noche de tu encuentro fue distinta, quien sabe
Cuantas cosas pasaron antes de tu llegada.
Por un instante supe todo lo que le cabe
A la alfombra de sueños que dejaste en mi almohada.

Hoy estas en la risa del paisaje dispersa,
En cada sitio íntimo de mis cosas, conversa
Tu imagen con la noche de luz que me entregaste.

No sé si has de quedarte para siempre y me sube
Por los ojos tu arribo en humedad de nube,
Para que nunca olvide lo bueno que dejaste.

Agustín Labrada Aguilera

Tomado de https://conexos.org/2014/08/02/yo-vivia-en-el-centro-de-un-lago-y-otros-poemas/

Labrada
YO VIVÍA EN EL CENTRO DE UN LAGO

Yo vivía en el centro de un lago.
En un extremo lloraban los vencidos,
en la otra margen se iba fundando el alba.
Mentían los presagios.
La vida, de secreto a secreto,
nunca exhibe la misma máscara.
Vivía en el centro de un lago
y me ahogaba antes de que amaneciera,
por eso hablo siempre en espejismos
y ya no pertenezco a ningún puerto.
Me hundía en las muchachas
y su penumbra para llegar a Dios,
aunque las hojas hiriesen sus vitrales.

VISIONES DIFERENTES

Unos obreros estaban picando piedra frente a un enorme edificio en construcción. Se acercó un visitante a uno de los obreros y le preguntó:
– ¿Qué están haciendo ustedes aquí?
El obrero lo miró con dureza y le respondió:
– ¿Acaso usted está ciego para no ver lo que hacemos? Aquí, picando piedras como esclavos por un sueldo miserable y sin el menor reconocimiento. Vea usted ese mismo cartel. Allá ponen los nombres de ingenieros, arquitectos, pero no ponen los nuestros que somos los que trabajamos duro y dejamos en la obra el pellejo.
El visitante se acercó entonces a otro obrero y le preguntó lo mismo.
– Aquí, como usted bien puede ver, picando piedra para levantar este enorme edificio. El trabajo es duro y está mal pagado, pero los tiempos son difíciles, no hay mucho trabajo y algo hay que hacer para llevar la comida a los hijos.
Se acercó el visitante a un tercer obrero y una vez más le preguntó lo que estaba haciendo. El hombre le contestó con gran entusiasmo:
– Estamos levantando un hospital, el más hermoso del mundo. Las generaciones futuras lo admirarán impresionados y escucharán el entrar y salir constante de las ambulancias, anunciando el auxilio de Dios para los hombres. Yo no lo veré terminado, pero quiero ser parte de esta extraordinaria aventura.
El mismo trabajo, el mismo sueldo, la misma falta de reconocimiento; una misma realidad. Tres maneras distintas de vivirla: como esclavitud; como resignación; como pasión, aventura y desafío.

Piensa que el mundo es un infierno y lo será. Piensa que este mundo es parte del paraíso y lo será. Vivir con ilusión y convertir la vida en una fiesta solo depende de ti.

Fuente: Tomado de un correo electrónico.