Pedro Péglez

De su cuaderno (In)vocación por el paria, Premio Iberoamericano Cucalambé

NUPCIAS

Se nos quedó tendido el lecho
sobre el anuncio de la luna
La miel fluvial cuajó en alguna
abeja triste
El dulce acecho
llovió de viernes un helecho
arrebatado a Boinayel
Se oye una sed en el dintel
Baña Atabey tu oculta rosa
y unge con una mariposa
mi boda antigua con tu piel

Anuncios

Gilberto Cruz Rodríguez

indice

PRIMAVERA

Maduran las frutas, la mansa ribera
se asoma al espejo tranquilo del río,
vuelan mariposas por sobre el macío
y danza en el viento la altiva palmera.

Se observa a lo lejos, sobre la pradera,
la amarga tristeza de un viejo bohío;
sube la neblina por el lomerío,
se llena el paisaje con la primavera.

Un sol transparente de la alta cumbre
derrama el torrente de su tibia lumbre,
las aves ensayan sus mejores cantos.

Y entre la ternura de la hierba verde
la arisca tojosa buscando se pierde
las negras semillas de los cardos santos.

Agustín Serrano Santiesteban

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Hola amigas y amigos, ayer me fue difícil entrar al blog, reitero la felicitación a los educadores y les dejo la décima que escribí hace algún tiempo y publiqué en mi página de Facebook ayer. Recuerden que les deseo lo mejor en este fin de año y un próspero 2017.

Educar.

Educar es erigir
puentes de sabiduría,
es poner la luz del día
en pared de porvenir.
Es a la cima subir
con infinita constancia.
Es ir salvando distancia
y con increible aliento
vestir de conocimiento
el cuerpo de la ignorancia.

Agustín Serrano Santiesteban

images

Por el vocablo rendido
tras el fugaz balbuceo,
por la flecha del deseo
contra el muro del olvido.
Adolfo Martí

Qué diera por las razones
del silencio que desploma
tu voz inquieta y asoma
su deuda de corazones.
Qué diera por tus perdones
a espaldas de lo sufrido;
Por ese fuego encendido
en medio de tu sonrisa,
por el clamor de tu risa,
por el vocablo rendido.

Me acosa la cercanía
del recuerdo, me confunde
y la nostalgia me hunde
en el remanso del día.
Añoro la melodía
del erótico ajetreo;
el sueño donde te veo
rendida ante mis sentidos,
con los cabellos dormidos,
tras el fugaz balbuceo.

Te pierdes, no puedo ver
tu figura; la tristeza
de la lluvia me regresa
los presagios del ayer.
Anhelo el amanecer
de tus ojos. Soy el reo
de tus caprichos. No creo
en la magia del olvido
pues tengo el pecho prendido
por la flecha del deseo.

Quién anuncia tu regreso,
qué tempestad estremece
al corazón que padece
las añoranzas de un beso.
Pobre sentimiento, preso,
quiere lo que no ha tenido;
Expira y en su gemido
postrero, salta , se aloca
y se quiebra cuando choca
contra el muro del olvido.

Felicitaciones

1.jpg                           2

Feliz navidad y próspero año nuevo amigas y amigos, gracias por sus visitas, por sus me gusta, por sus criterios, me siento halagado porque en este año el blog ha sobrepasado las 5000 visitas.

Eternamente agradecido de todas y todos, en especial de los velasqueños que desde diversos lugares del planeta llegaron a estas páginas.

Un abrazo, y no olviden la puerta está abierta y siempre están invitados a pasar.

 

Miguel Antonio Pupo Chacón

 

Palabras de presentación al libro: “Diario de Ana Frank”

Hay palabras que por sí solas infunden horror, ellas sintetizan la expresión suprema de la malevolencia humana. Hasta los que no han estudiado nada, saben que el fascismo es lo peor que le ha ocurrido a la sociedad durante toda su historia.
El libro que con gusto les presento, por su título, muy poco dice: es un diario, solo que de un periodo fatídico en que se enseñoreaban por gran parte de Europa las hordas fascistas. Ana Frank pertenecía a una familia de la llamada raza judía, contra la que, de manera particular, se arrojó el odio más visceral del nazismo hitleriano. Pero Ana era una niña de solo 13 años que nos narra los tormentos que vivió desde el 12 de junio -coincidentemente el día de su cumpleaños- de 1942, hasta el 1ro de agosto de 1944.
De Alemania había tenido que salir su familia producto de la persecución. En Holanda creyeron tener más seguridad, pero allí llegaron también los monstruos y no les quedó otra alternativa que esconderse en el anexo de las habitaciones de atrás de un edificio.
Un diario es, por lo general, un refugio sentimental que sirve de válvula de escape a ciertas autorrepresiones, es la autosatisfacción de la necesidad de decir y no tener oídos receptivos.
El diario de Ana es un conmovedor testimonio sobre las tribulaciones, los fuegos, los ímpetus, los extremismos, los radicalismos y las reflexiones de la edad más convulsa y contradictoria de una persona, agréguese las circunstancias en que fue escrito el mismo y se podrá tener una idea de lo interesante y atractivo que resulta su lectura.
Tener esa edad y vivir con la constante sensación del peligro, la sombra de la persecución y la posibilidad de la muerte, provoca un estado de desequilibrio psíquico-emocional tan profundo que puede llegar a la deshumanización. “Me siento oprimida -dice- indeciblemente oprimida por el hecho de no poder salir nunca, y tengo muchísimo miedo de que seamos descubiertos y fusilados.
Durante el día estamos obligados a caminar de puntillas y a hablar despacio, para que no nos oigan (…)” (11/ 07/ 42)
La zozobra fue su permanente y fiel compañera.
No dejó nunca, sin embargo, de estudiar de manera autodidacta, de leer infatigablemente. Nunca perdió la ternura, el espíritu solidario, las ansias de vivir para los demás, el deseo de servir.
Es increíble la capacidad de análisis sobre la situación socio-política de Europa, en una niña encerrada, con poco nivel de información y ninguna comunicación con el mundo exterior.
Admirablemente, se convirtió en psicóloga de sí misma. Se encontró, se conoció, y pudo conocer bien a los demás. Ella encontró el camino de la verdad.
En uno de los días de su diario llega a decir: “vi surgir en mi imaginación los campos de concentración y las celdas solitarias”. Cuando el 4 de agosto de 1944 (…), la policía nazi, alemana y holandesa, invade el anexo y son apresados los ocho allí escondidos, la brutalidad del hombre dio a la inocencia ya no la imaginación, sino la certidumbre del dolor, del odio, y de la muerte. Entonces, para quien se confiesa “al salir de aquí lo que más yo deseo es volver a la escuela”, no hubo ya más escuela. Para quien “considero a Assy Van Marxueld un autor formidable. Tengo la firme intención de leer todos sus libros a mis hijos”, porque Ana era capaz de devorar volúmenes enteros de la más variada y real cultura. La deshumanización del hombre, su xenofobia, le impidieron llegar a la adultez y tener hijos.
Si los niños y jóvenes de hoy leyeran esta obra, quizás se conocieran un poco más a sí mismos, se valorarían mejor y amarían más y mejor a su patria. Si la leyeran los adultos, comprenderían mejor la necesidad de defender más lo que tenemos y ser mejores personas.
En este diario está la verdad de Ana, puede ser que encontremos la verdad de cada uno de nosotros al leerlo.

Décimas de Miriam a Fidel

El pueblo, de forma masiva, rindió sentido homenaje en la tarde de hoy en Holguín al paso del cortejo fúnebre que conduce las cenizas del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.
La amiga y poeta Miriam Peña nos hizo llegar esta décima que compartimos.

PATRIA O MUERTE,VENCEREMOS,
grita el pueblo estremecido,
por esa luz que se ha ido
millones encenderemos.
Jamás te defraudaremos
ni mancharemos la gloria,
que sostiene la victoria
en cada idea que dejas,
cristal donde te reflejas
un gigante de la historia.

Miriam Peña Leyva
Vice-presidenta Décima al Filo
Miembro del grupo Ala Décima y de su filial en
Velasco

UN NUDO EN LA SÁBANA

En una junta de padres de familia de cierta escuela, la directora resaltaba el apoyo que ciertos padres deben darles a sus hijos. También pedía que se hicieran presentes el máximo de tiempo posible. Ella entendía que aunque la mayoría de los padres de la comunidad fueran trabajadores, deberían encontrar un poco de tiempo para dedicar y entender a sus hijos.
Sin embargo, la directora se sorprendió cuando uno de los padres se levantó y explicó, en forma humilde, que él no tenía tiempo de hablar con su hijo durante la semana. Cuando salía para el trabajo era muy temprano y su hijo aún estaba durmiendo. Cuando regresaba del trabajo era muy tarde y su hijo ya no estaba despierto, explicó además que tenía que trabajar de esa forma para proveer el sustento de la familia.
Dijo también que el no tener tiempo para su hijo lo angustiaba mucho e intentaba redimirse yendo a besarlo todas las noches cuando llegaba a su casa y para que su hijo supiera de su presencia. Él hacía un nudo en la punta de la sábana.
Eso sucedía religiosamente todas las noches cuando iba a besarlo.
El nudo era el medio de comunicación entre ellos.
La directora se emocionó con aquella singular historia y se sorprendió aun más cuando constató que el hijo de ese padre era uno de los mejores de la escuela.

Es válido que nos preocupemos por las personas, pero es más importante que ellos lo sepan, que puedan sentirlo. Para que exista la comunicación es preciso que las personas escuchen el lenguaje de nuestro corazón, pues en materia de afectos, los sentimientos siempre hablan más alto que las palabras.
Vive y actúa de tal manera que cuando tus hijos piensen en justicia, cariño, amor e integridad, piensen en ti.