Dibujos y poemas prometidos.

Hoy publicamos dibujos y poemas que prometimos de la visita al Centro Escolar Pedro Batista Fonseca.



Espero puedan disfrutar de las obras de estos pequeños artistas velasqueños.

Anuncios

Obtiene Holguín 15 premios en Festival Nacional de Artistas Aficionados de la FEU

Tomado de: http://www.radioangulo.cu/cultura/235703-obtiene-holguin-15-premios-en-festival-nacional-de-artistas-aficionados-de-la-feu

Por: Betsy Segura Oro

La delegación de Holguín obtuvo 15 premios en la edición XXIV del Festival Nacional de Artistas Aficionados de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), que tuvo lugar del 12 al 16 de noviembre en la provincia de Ciego de Ávila.

Según informó Iosvani Hernández Torres, vicerrector de la Universidad de Holguín, los resultados correspondieron a nueve medallas de oro, dos de bronce y cuatro plateadas alcanzadas por los 21 jóvenes representantes de la Universidad de Ciencias Médicas y de la casa de altos estudios de esta provincia en las manifestaciones de música, artes plásticas, audiovisuales y locución.

“Las jornadas de competencia fueron intensas, pero el proceso ha sido profesional, de crecimiento artístico y personal y el intercambio con las delegaciones es una posibilidad de seguir aprendiendo”, comentó Hernández, quien agregó que la música fue la de mejores resultados con ocho oro, una plata e igual cantidad de bronce.

Con el eje temático “El arte universitario, símbolo de tradición y cubanía” el Festival Nacional de Artistas Aficionados de la FEU en esta edición sirvió como homenaje a las raíces cubanas, a la identidad y la historia.

En este espacio los holguineros demostraron la valía del talento de nuestras universidades.


Tertulia Aladécima de noviembre en Velasco.

El pasado día 17 de noviembre, cuando se cumplía el 79 aniversario del día internacional del estudiante, se desarrolló la Tertulia Aladécima de la filial velasqueña en el Centro Cultural Félix Varona, con la presencia de invitados y miembros del grupo que desde abril del pasado año vienen respaldando esta iniciativa literaria.

Agustín Serrano Santiesteban, presidente de la Filial de Aladécima en Velasco y conductor de la tertulia, compartió con los presentes poemas y datos curriculares literarios del poeta Reynaldo García Blanco, premio Casa de las Américas 2017 y comentó sobre el libro Métrica, verso libre y poesía experimental de la lengua española, de Virgilio López Lemus, del que resaltó el valor práctico para los que incursionan en el difícil camino de la poesía.

Gilberto Cruz, decano de la décima en Holguín sorprendió a los presentes al presentar el cuaderno Décimas rescatadas del aire y el olvido de Germán Bode Hernández, que permite un acercamiento a lo mejor del repentismo cubano en controversias radiales, que transcribiera Ana Rosa Bode Hernández, hermana del autor de esta antología.

Compartieron sus poemas en esta ocasión los poetas Gilberto Cruz, Miriam Peña, José Casañas, Marcelo Leal, Miroslaba Pérez, Lisandra Tamayo, Lorenzo Infante y Agustín Serrano.

La nueva cita es para el 15 de diciembre, a las 9:00 AM en el centro cultural velasqueño.

Compartimos algunas de las imágenes tomadas.

















En la escuela primaria Pedro Batista Fonseca de Santa Rita en Velasco los niños apuestan por la lectura.

Si usted, amigo lector o lectora, hubiera podido ver las caras llenas de júbilo de los alumnos de la Pedro Batista, en la mañana de hoy, tendría la certeza de que el relevo de nuestra generación apuesta por la lectura y el conocimiento.
“Hablando de libros”, es un espacio de la vanguardia artística en Velasco y de las trabajadoras de la librería La Mariposa, que hoy en la mañana visitaron la escuela primaria Pedro Batista Fonseca de Santa Rita, para compartir con niños de diferentes edades de la enseñanza primaria.
La librería lleva sus propuestas hasta los centros de enseñanza velasqueños con el objetivo de promover el hábito de la lectura y hacer llegar las buenas nuevas de la literatura a los más pequeños. El poeta Agustín Serrano, integrante de la vanguardia artística en esta zona gibareña, se ha integrado al grupo y hoy compartió,  con los estudiantes de ese centro primario, décimas de su cuaderno Había otra vez, que fueron elogiadas por los presentes.
Parafraseando a Fito Paez no haga caso cuando le digan que todo está perdido porque aún hay muchos dispuestos a entregar su corazón, el encuentro con niños y profes de la Pedro Batista deja constancia de ello.

Compartimos imágenes tomadas en el encuentro.







En  nuevas entradas publicaremos poemas y dibujos de algunos estudiantes de este centro escolar velasqueño.

Alexander Besú

Tomado de su página de facebook.

LEYENDA DE CÓMO HEREDÉ EL SILENCIO

“Desisto de seguir hablando, el mundo no es más que ilusión”.
François Villon

Entre jarabes y santiguaciones
se silenciaron todos mis ancestros.
Y sus mutismos suenan tan siniestros
como esas deplorables expresiones
que en imprecisas desambiguaciones
y otros rugidos prometieron que
seríamos colonos de la fe.
Esto es lo malo del ilusionismo:
unas veces me embriago de idealismo,
otras de ofuscación y LSD.

Un inseminador de tiempos duros
dijo que somos indios atenuados,
que no sabemos nada de pasados,
y mucho menos algo de futuros.
¿Cómo diferenciar puros e impuros,
o distinguir quietudes y borrascas?
¿Cómo sortear malignas hojarascas
o imperativos torpes y grotescos,
si ahora Capuletos y Montescos
chocan sus copas en las mismas tascas?

¿Me oculto tras el símbolo honorífico
de mi sortija fúlgida y masónica,
o arrojo mi parábola antagónica
como un megalodón seudopacífico?
Hacerlo no es prudente, no es científico,
no es ni siquiera una reacción escéptica.
Hacerlo es una broma cataléptica,
es una aberración, algo antimágico.
Quizá vivir es demasiado trágico,
pero la muerte es demasiado séptica.

¿Debo olvidar al loco que predica
su apología de la cruz gamada,
al líder yonqui y su fanaticada,
o al ex cleptómano que se vindica?
¿Quién les oye llorar? ¿Quién amplifica
la fe sobre esos pobres especímenes,
esos que martirizan muslos, hímenes…,
los que apuñalan a su propia sombra,
los que ocultan debajo de la alfombra
polvo de huesos de olvidados crímenes?

¿Opto por esta iglesia, (ayer y hoy
Católica, Apostólica y Romana),
o por la sugestiva y victoriana
hipnosis del moravo Sigmund Freud?
Soy algo difidente, y si no soy
más difidente es por mi esencia anémica.
Sé que mi formación no es académica,
que no soy plusvalía ni descarte,
que la desilusión, en esta parte
de América insular, se ha vuelto endémica.

Pero tampoco admiro a los infieles
que nunca reconocen su contexto,
y esperan que Jesús les mande un texto
al móvil mientras duermen en burdeles.
A éstos les faltan gamas y pixeles.
Tal vez les falta configuración.
Pero no olvidan esta dirección,
-ni en sus periodos tensos y lacónicos-,
adonde envían ruegos electrónicos:
cielo@mesías punto com

Ya ni el laxo concierto de Aranjuez
apacigua estos tiempos tan voraces,
tampoco musitar los eficaces
versículos del Salmo 23.
Si elevo mi mentón como un bauprés
responden los gruñidos más feroces.
Tendremos que archivar todas las voces
en discos de acetato de vinilo,
y solo hablar, con el mayor sigilo,
con los espíritus y con los dioses.

¿Cómo es que aún suena este danzón caduco
hecho de edulcorados estribillos?
Prometen no mostrarme los colmillos
si yo les muestro un pensamiento eunuco.
Yo me pregunto en qué consiste el truco,
por qué me apuntan con sus ojos graves.
Yo tengo que callar usando claves
y charadas y signos ambidiestros.
Así callaron todos mis ancestros:
entre santiguaciones y jarabes.

Cesar Vallejo

Los Heraldos Negros

Hay golpes en la vida, tan fuertes… Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma… Yo no sé!

Son pocos, pero son… Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma,
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos
         quema

Y el hombre… Pobre… pobre! Vuelve los ojos,
         como
cuando por sobre el hombro nos llama una
         palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como un charco de culpa, en la
         mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes… Yo no sé!

Ana Carranza

Espejo retrovisor

Y perdóname si veo otros ojos, otra sonrisa, es que no lo puedo evitar. Si muero por verte a ti, pero la distancia no sabe colaborar.

Y perdóname si le sonreí y por un momento te olvidé. Empañó mi espejo retrovisor y quiso llevarse mi corazón.

Glosa que espera, de Nuris Quintero

Tomado de: https://premiosala.blogspot.com/2018/11/premio-ala-decima-xviii-concurso-regino.html

Glosa que espera

El alma trémula y sola
padece al anochecer
hay baile, vamos a ver
la bailarina española.
José Martí

En el deambular agudo
de la sonrisa que pesa
un ángel en la cabeza
me tiene el cuerpo desnudo.
Al ruedo del estornudo
este azul arrastra ola.
Por gaviota y caracola
con agua salada voy
al mar abierto. Yo soy
el alma trémula y sola.

Se me dobla la verdad
en la esquina que me tumbo
mientras empato otro rumbo
que jura felicidad.
Junto a tanta soledad
espero el amanecer,
tengo el sueño sin hacer
en medio del torbellino
y Dios sabe que el camino
padece al anochecer.

Ajena al mundo, al bullicio
fuera de tiempo trabajo
como quien cuelga de un gajo
sobrevivo al maleficio.
Le amo hasta el sacrificio
de la virgen en mujer
y me niego ante el placer
de las manos cuando invitan
a la copa. Y hasta gritan:
hay baile, vamos a ver.

A un siglo de lo posible
combate mi sagitario
y la voz del campanario
se va haciendo más legible.
Al parecer lo tangible
lleva presagio de estola.
Yo en la cama, y en la consola
para hilvanar la distancia
me regala su constancia
la bailarina española.

Fernando Cabrejas: Cacique de la Trova en Holguín

Tomado de: http://www.ahora.cu/es/cultura/3313-fernando-cabrejas-cacique-de-la-trova-en-holguin

Por Rosana Rivero Ricardo

Cabreja--PORTADA-2

Fernando Cabrejas no entiende de negras ni de blancas. Tampoco de cuánto tiempo “dura” una redonda, fusa o corchea. Cabrejas no sabe leer música. Ni escribir música. Ni solfear. En sus palabras: “no sé absolutamente nada”. O sí. Dice que la canción es ese matrimonio perfecto, orgánico, coherente entre el texto literario y la melodía. Y él ha “casado” a unos cuantos. Tal vez por eso y sus años de experiencia, lo apodaron en Holguín El Cacique de la Trova.
Pero antes de ser así, “un testarudo, un tipo torpe, algo bohemio, medio loco, que siempre está fuera de foco”, fue un niño que nació en el Reparto Sueño, cerca de la posta 3 del Cuartel Moncada, dos días después de la desaparición física de Camilo Cienfuegos. En su pueblito de Sagua de Tánamo, no había donde inscribirlo. Su madre se fue a la Ciudad Heroica, donde heredó ese espíritu rebelde que, “picando los 60”, aún mantiene.
En Sagua pasó su infancia rodeada de arroyos, vacas, caballos, chivos, gallinas y también de música:
“En la etapa de la secundaria, doy mis primeros pasos en la música, todo empíricamente. Miraba al Trío Cristal, muy importante en aquella época en Sagua. También iba a casa de un músico muy virtuoso en la guitarra que me enseñó algunos acordes. Me escapaba de la escuela para aprender, porque sí tenía esa vocación inculcada por mi padre, Enrique Cabrejas. Con él aprendí a apreciar la trova tradicional.
Cabreja-Blanco-y-.jpg
“Me nutrí de todo. Me interesaba mucho Víctor Jara, el Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC, Carlos Puebla, Violeta Parra. Cantaba también cosas de Camilo Sexto, Charles Aznabur, Diango, del Trío los Panchos. Todo ese gran ajiaco se queda en el subconsciente y después salen las canciones. Por eso, soy un trovador un poco ecléctico.
“Empecé a componer cuando entré a la carrera de Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Había un gran movimiento de artistas aficionados y me encontré con un músico costarricense, Fidel Gamboa, que vino a estudiar al Instituto Superior de Arte, y con él avancé mucho en la guitarra”
¿Qué pasó cuándo te graduaste de la Universidad?
“Decidí regresar, porque mis padres estaban un poco viejos. Eso fue como en el 85. Hice un adiestramiento de seis meses en el Museo de Sagua de Tánamo. Después me reencontré con Edelis Loyola, mi esposa, quien propició que fuera a trabajar a la emisora de Moa, La Voz del Níquel.
Cabreja-Edelys-Yuri-Hdez.jpg
“Entré como asesor. Revisaba como 20 programas. Era un trovero radialista, una arista que pocos conocen. Como historiador del arte no ejercí realmente, aunque impartí clases de Estética e Historia del Cine Cubano, hace como ocho años en la llamada municipalización, un proyecto de Fidel.
“Toda una vida he trabajado en la radio, desde el ´86. Incluso pertenezco a la Unión de Escritores y Artistas de Cuba por la sección de Cine, Radio y Televisión. En la radio obtuve muchos premios con programas culturales, documentales, reportajes, porque fui hasta jefe del departamento informativo por dos años. Siempre estaré agradecido a la emisora. Gracias a eso sostuve a mi familia.
“Ahora hago un programa más sencillo en Radio Angulo, aunque no menos importante. Se llama ‘Una canción Necesaria’. Es un espacio musical donde defiendo y promuevo la canción de autor. También hablo de la trova tradicional cubana y los jóvenes valores de la trova en Cuba. Lamentablemente se transmite en un pésimo horario, de 6 a 7 de la mañana los domingos.
“He sido de todo un poco, menos electricista y constructor, porque soy pésimo en eso. No sé poner una bombilla, pero criando muchachos y buscando comida, haciendo canciones y trabajando en la radio, ahí me ha ido bien”.
¿Te consideras un músico poco conocido?
“La mayoría de los trovadores de Cuba saben quién yo soy. No sé si me han escuchado o si me han visto actuar en un lugar X. Quizás me ayudó mucho el Encuentro Nacional de Trovadores, “Trova Viva”,que fundé en el año 2000 como gestor cultural. Estuve al frente de él hasta el 2008, cuando me mudé para la ciudad de Holguín. Por allí pasaron Frank Delgado, Gerardo Alfonso, Ray Fernández, Augusto Blanca…
“A cualquier trovador del país, lo mismo si tiene 25 años que 60, pregúntale por mí. Sabrá quién soy. Que conozca mi obra, tal vez no. Quizás ha oído una canción, pero hasta ahí. Una cosa es el reconocimiento y otra la fama. La fama es muy volátil, más que la moda. Nunca he estado a la moda, ni pienso lo estaré. A mí lo que me gusta son los modos”.

Cabreja-D--La-Trova-4.jpg

¿Qué te atrajo a la ciudad de Holguín?
“Mi hija estudiaba en el Conservatorio de Música y nos decía que teníamos que mudarnos para Holguín para visibilizar mejor nuestro trabajo. Pero el que está en Holguín quiere mudarse para La Habana y el que está en La Habana quiere mudarse para París. Eso no falla. No obstante, en Holguín me siento a gusto y no pienso que me vaya a mudar”.
¿Qué trajiste en la maleta cuando te mudaste de Moa a Holguín?
“La peña Alta Marea que fundé el 4 de octubre de 1998 en Moa, donde cantaba mis canciones y un poeta invitado leía sus textos. La casa de la Trova acogió el proyecto que se mantuvo con esa idea original hasta 2012. Por allí pasaron los poetas Lina de Feria, José Luis Moreno del Toro, Fernando García Blanco, Teresa Melo, Delfín Prats, Ronel González, José Luis Serrano, Lourdes González.
“Era un espacio único, un oasis. Después la Casa de la Trova se contaminó con un público raro. La gente iba más bien a tomar cerveza. Había un cover de 10 pesos en moneda nacional que mis seguidores, en su mayoría estudiantes universitarios o de la Academia de Artes Plásticas, no podían pagar siempre. Muchos factores incidieron en que la peña no sea lo que fue cuando llegué de Moa, pero se mantiene todos los jueves.
“Ahora trabajo también los viernes a partir de las 6 y 30 en El Chorrito, el Álbum Café de la EGREM. La Peña de los Socios se llama el espacio. También me involucré en La Feria de los Trovadores,  un proyecto de Raúl Prieto, donde trabajamos todos los cantautores de la ciudad, los últimos jueves de cada mes, en El Callejón de los Milagros”.
Cabreja-Plaza-de-la-Marquet.jpg
¿Tienes algún secreto para componer?
“No hay recetas. Las canciones me sorprenden. No las puedo forzar. Si lo intento, no salen. Llegan cuando menos te lo esperas, en los lugares más insospechados, caminando por una calle con jabas de viandas, y tengo que dejar los paquetes ahí, para escribir. Antes siempre andaba con un lapicero y tarareaba melodías como una hora hasta llegar a la casa. Ahora con el celular es diferente”.
Si eres músico de oído, ¿cómo escribes la música de tus canciones?
No la escribo, la memorizo. O en una hoja pongo: ‘Yo pudiera hacer canciones facilistas’ y añado ‘RE mayor’, que es donde empieza ese tema. De ahí memorizo, aunque he perdido como 30 canciones, porque cuando las hice no las pude grabar.
En 2019 cumples 60 años y cuarenta de vida artística, ¿cómo planeas celebrarlos?
“La primera acción es el concierto ‘Fuera de foco’ que realizaré en el Teatro Eddy Suñol el próximo 3 de noviembre a las nueve de la noche. No es lo mismo una peña que es más fraternal que en el teatro, pero tampoco pienso ir tieso. Cantaré unas 17 canciones que han marcado mi carrera como ‘Fuera de foco’, ‘Volviste a mí’, ‘Muchacha en la ciudad’, ‘Marcha de la vida esdrújula’. Tendré algunos invitados como el grupo de Raúl Prieto que me acompañará en 6 temas con arreglos de mi hija Edelita, Nolberto Leyva, Samuel Leyva y otras sorpresas.
“Pronto debe salir mi cancionero ‘Como una luna en pie’, por Ediciones la Luz y pienso grabar también mi primer disco en los Estudios Siboney de la EGREM en Santiago de Cuba. Se llamará ‘Cuando todo coincida’. Tuve que seleccionar con pinzas 15 temas de mis 120 canciones que reflejen a Cabrejas en diferentes etapas de su vida, una persona con preocupaciones éticas, filosóficas, sociológicas, rebelde, pero al mismo tiempo tierno amatorio, que quiere a la familia”.
Cabreja con silvio
Con Silvio Rodríguez
Cabreja pablo
Con Pablo Milanés
Cabreja Andy Montañez
Con Andy Montañés.
Cabreja Liuba María
Con Liuba.
Cabreja Eduardo Sosa
Con Eduardo Sosa.

LOS GALLOS Y LA PERDIZ

Un hombre que tenía dos gallos, compró una perdiz
doméstica y la llevo al corral junto con ellos para
alimentarla.
Pero estos la atacaban y la perseguían, y la perdiz,
pensando que lo hacían por ser de distinta especie, se
sentía humillada.
Pero días más tarde vio cómo los gallos se peleaban entre
ellos, y que cada vez que se separaban, estaban cubiertos
de sangre. Entonces se dijo a sí misma:
— Ya no me quejo de que los gallos me maltraten, pues he
visto que ni aun entre ellos mismos están en paz.
Si llegas a una comunidad donde los vecinos no viven en
paz, ten por seguro que tampoco te dejarán vivir en paz.