Cumple dos años la tertulia Aladécima en Velasco

DSC09117

El segundo cumpleaños de la tertulia Aladécima fue celebrado en el Centro Cultural Félix Varona Sicilia de Velasco, el pasado sábado en horas de la mañana.

Agustín Serrano, presidente de la filial en este territorio agradeció a todos los presentes, a todos y todas los que han participado en alguna ocasión en estos encuentros, recordó los antecedentes de la creación de la tertulia, su entrada como presidente del taller literario José Martí, las lecturas y debates en la casa de cultura después, la idea de fundar Yarey Sonoro y finalmente la concreción de la filial de Aladécima en Velasco y la tertulia del mismo nombre.

En estos dos años nunca se ha dejado de dar, incluso con serias inclemencias del tiempo, afirmo Agustín. El poeta destacó la calidad de los textos que se comparten, agregó que la tertulia ha sido un espacio de oportunidades para acercarnos a la literatura de distintas formas: presentaciones de libros, lecturas de poemas, convocatorias a concursos, información sobre publicaciones, novedades, consejos para escribir mejor, entre otras cosas.

Reconoció también Serrano el apoyo que recibe desde la dirección del grupo en La Habana, donde Péglez lleva a cabo una labor de divulgación que integra todos los grupos que defienden la décima en el territorio nacional. Pidió a los presentes que pensaran en las cosas que debemos cambiar, que debemos mejorar o que debemos incluir para perfeccionar el trabajo cultural desde la tertulia.

En este encuentro estuvo invitado el cantautor, Gilberto Cruz, hijo, y compartieron sus textos Mirtha Pupo, Rubiceida Rojas, Gilberto Cruz, Gilberto Fernández, Lisandra Tamayo, José Casañas y Agustín Serrano.

Agustín ofreció informaciones sobre el concurso de Poesía Religiosa en Holguín donde un poeta de San Felipe de Uñas, Eric Galvez, obtuvo una mención con un cuaderno de décimas, también se refirió a su reciente participación en el Evento Décima al Filo, al Premio La Ceiba en Flor alcanzado por Mirtha Pupo en el concurso literario de este evento y al tema de la décima humorística hecha por mujeres pues ya se está gestando una antología al respecto.

Compartimos algunas de las imágenes tomadas.

DSC09094

Gilberto Cruz hijo.

DSC09097

Rubiceida Rojas

DSC09098

Mirtha Pupo

DSC09101

Lisandra Tamayo

DSC09104

Gilberto Cruz (Pucho)

 

DSC09108

José Casañas

 

DSC09110

Gilberto Fernández

Anuncios

Tertulia Aladécima rinde homenaje póstumo a la escritora velasqueña Zoila Balán.

21

Zoila,  el viernes 24 de febrero de 2017,  en el centro cultural Félix Varona en un espacio sobre la décima humorística donde se pudo disfrutar de la obra del poeta Gilberto Cruz Rodríguez

En la reunión de la tertulia Aladécima del sábado 20 de abril se rindió homenaje póstumo a la escritora velasqueña Zoila Balán.

Agustín Serrano, presidente de la filial en este territorio, pronunció palabras de homenaje a la poetisa y narradora Zoila Balán, que falleciera recientemente, quien fuera asidua participante en las tertulias, concursos y actividades culturales del territorio.

Los presentes dedicaron un minuto de silencio, a esta destacada fundadora del taller literario José Martí, y recordaron anécdotas de su accionar en el mundo literario.

Obtienen poetisas tuneras Premio Décima al Filo

http://www.periodico26.cu/index.php/es/cultura/item/15487-obtienen-poetisas-tuneras-premio-decima-al-filo

Escrito por Yelaine Martínez Herrera

Las Tunas.- Las poetisas tuneras Nuria Bárbara Fernández Peña y Yelaine Martínez Herrera resultaron premiadas en el Concurso Literario Internacional Décima al Filo, certamen en el que estuvieron en competencia 15 obras del extranjero y 25 de Cuba.

El jurado, integrado por los escritores Míriam Estrada Medina, Marcelo Leal Moreno y Domingo Peña, resaltó la calidad de los trabajos durante el XIV Encuentro Décima al Filo, cita que cada año reúne en el municipio de Guáimaro, Camagüey, a poetas de varias regiones en torno a la estrofa nacional de este Archipiélago.

El cuaderno En el acuario del Infierno, de Nuria Bárbara, recibió los premios La estrofa de Oro y Décima fiebre (tema erótico). Su poesía resalta por la belleza y profundidad de las imágenes, en la que confluyen el amor, el dolor y las problemáticas propias de la vida. Se trata de versos que enamoran al lector al estilo de Cómo buscar las salidas/ si ya no existe el conjuro de tus brazos, ni un futuro/ para empezar otra vez./ Cómo volver a ser pez/ detrás de mi propio muro.

Por su parte, Yelaine se alzó con el Premio A la Décima, que reconoce la creación hecha por jóvenes, con el cuaderno Bengalas en la noche. Fragmentos como Una mujer se crece ante la aurora, /cual penachos desnuda sus cimientos./ Es aire, luz y sombra al mismo tiempo. /Es Afrodita que cabalga en una ola, reflejan su lirismo.

En el certamen, dedicado al aniversario 150 del inicio de nuestras luchas independentistas, obtuvieron guirnaldas, además, Indira Lisy (Camagüey, Gran Premio), Daidy Díaz Zas (Artemisa, Premio Perros ladrándole a Dios), Giselle Lucía Navarro Delgado (La Habana, Premio Toda luz y toda mía), Caterina Camastro (Italo-mexicana, Premio Más allá del silencio), Ana Rodríguez (Holguín, Premio Generarte), María del Carmen Reyes Salazar (La Habana, Premio Yo soy el punto cubano), Mirtha Pupo (Holguín, Premio La ceiba en flor), entre otras menciones.

Alberto Peraza Ceballos: “Escribo todo lo que sienta que debo escribir

Comparto este trabajo de Yunier y mi felicitación para ese hermano querido y excelente poeta, Alberto Peraza Ceballos, por su merecido premio.

Alberto Peraza Ceballos: “Escribo todo lo que sienta que debo escribir”

Por: Yunier Riquenes García

Alberto-Peraza

Soy de Río Seco, en San Juan y Martínez y nací el 1 de febrero de 1961. Soy Licenciado en Educación; especialidad Lengua Inglesa, miembro de la Uneac, de la Sociedad Cultural “José Martí”, de la Asociación de Pedagogos de Cuba y del Movimiento de Poetas del Mundo. También he hecho algunas traducciones y estoy incursionando en el trabajo de edición.

Me considero un natural promotor cultural y tengo varios espacios en Pinar del Río para desarrollar el fomento a la lectura en niños y jóvenes. Tengo un espacio con el Proyecto “Con amor y esperanza”, con personas con síndrome de Down, donde me he sentido parte del colectivo de instructores, madres y padres y me han hecho sentir muy bien con su compañía, lo que se refleja en los abrazos que recibo cuando los visito, y los miembros del proyecto ilustraron uno de mis libros de poesía: La casa de todos, publicado en México en 2014.

Comencé a tomar en serio la escritura en 1988, cuando me incorporé al Taller Literario de San Juan y Martínez, lo que significó mucho para mí, pues pude tener el apoyo de talleristas que ya habían tenido experiencias muy grandes en los Encuentros de Talleres Literarios. En poesía, fue mi amigo Dagoberto Villegas, poeta, quien me invitó a asistir a su taller literario, donde pude sentir muchos deseos de aprender y compartir los conocimientos adquiridos por los integrantes. Así pude participar en los Encuentros de Talleres Literarios municipales, provinciales y en el Nacional en Camagüey, en 1989. En Literatura Infantil, me ayudaron mucho Ada Padilla y su esposo, el Doctor Oslirio García Otero; y en décima, mi maestro fue Manuel Duarte. Desde mi infancia y adolescencia ya tenía inclinación por las letras y había escrito poemas para regalarle a mi madre y también a mis amigos y maestros y maestras.

Cuando entré a los talleres literarios quisieron encasillarme como decimista, cosa que nunca acepté pues yo escribo todo lo que sienta que debo escribir, en cualquier estructura, incluso escribo para niños en verso libre, y, por supuesto, con métrica y rima. En estos momentos ya tengo casi cuarenta libros publicados dentro y fuera de Cuba, libros de narrativa y poesía para los más pequeños y poesía para adultos. Sin embargo, mis lectores dicen que mis textos pueden ser leídos por lectores de cualquier edad y eso está muy cerca de mi intención pues nunca he querido clasificar mis escritos para un determinado grupo etario, cosa que, inevitablemente ocurre a la hora de publicar, pues las casas editoriales tienen muy en cuenta el tipo de lector al que va dirigido determinado texto.

Recibí la noticia del Premio de Poesía Nicolás Guillén por teléfono, a través de mi contestadora pues no me encontraba en la casa y al llegar vi que tenía varios mensajes y, entre ellos, el bombazo de que acababa de ganar el Premio. Lo primero que creí era que me estaban corriendo una máquina y llamé inmediatamente a Letras Cubanas, donde me dijeron que era cierto. Había sido el Premio. Aún diciéndomelo, no me lo creía, algo que todavía me cuesta trabajo pues en Cuba de cualquier lugar sale un poeta. No obstante, con las felicitaciones de mis familiares y amigo, me he ido adaptando a la idea. Y ya el 11 de febrero recibí el galardón en la sala Guillén de la Cabaña en el marco de la Feria Internacional del Libro de La Habana. La sala estaba llena de amigos escritores muy entrañables. Ese día también se otorgaron los premios Alejo Carpentier de ensayo, cuento y novela. En cuento lo recibió Rubén Rodríguez, amigo holguinero; y en novela, Alberto Marrero, también excelente amigo, con quienes había compartido en diferentes ferias y espacios literarios y culturales.

El libro se titula “Macerar”. Quise titularlo con un verbo en infinitivo pues un nombre abstracto como maceración, me alejaba de lo que quería expresar en mis poemas; yo quería el verbo fuerte y resonante, que puede ir desde la caricia, el abrazo, hasta el golpe, la llaga, el dolor. Aunque expreso mi dolor, siento que el libro va del dolor al amor propio. Cuando puse el punto final del libro, a principios de octubre de 2018, unos días antes de vencer la convocatoria del Guillén, tuve la sensación de que me había quitado un gran peso de encima, que me había quitado la costra que cargaba desde hacía mucho tiempo, prácticamente desde que era apenas un niño.

En él hablo de mi postura filosófica sobre el acto de vivir, la sociología, el sexo, la política, la cultura, la familia, los valores humanos y los principios. Pero, sobre todo, hablo de la postura humana, que abarca todo ello. Creo que, por eso, por tener al ser humano como centro, a muchas personas les podría interesar mi poesía, ya que ¿quién no ha sido macerado alguna vez? “Macerar” es un libro escrito desde la honestidad más pura, la claridad, el deseo de comunicar y de sentir que otros se identifican con las temáticas que abordo en mi poesía.

El libro está escrito en prosa poética, algo que nunca había hecho en poesía para adultos y sí en la literatura para niños y adolescentes. Eso me demuestra que lo importante es qué quiero decir, ya el cómo lo digo es puro mecanismo del lenguaje.

¿Mi poesía para adultos? Mi segundo libro, Escapar al olvido o de lobos y corderos, con el que obtuve el Premio Nacional Especial de Décima “Hermanos Loynaz” en 1992, me abrió puertas en el mundo de la poesía. Premiado por El Indio Naborí, Adolfo Martí y Virgilio López Lemus, me sentí inspirado y después publiqué otro libro de décimas: Sobornos clandestinos (y otras utopías) por Ediciones Loynaz también, a lo que siguió el libro de poesía en verso libre Máscaras interiores, una selección de mi poesía entre 1988 y 2008, donde aparecieron textos del Premio de Poesía “Hermanos Loynaz”, 1992.

Nunca me he detenido a pensar en qué diferencia tiene escribir para los más pequeños o para los adultos; he tratado de hacer literatura, y eso no entiende de diferencias. Es literatura y ya. Tampoco sé clasificar lo que escribo en qué es lo más difícil, aunque no puedo negar que siento mucho respeto por la infancia, la adolescencia y la juventud porque son más honestos y dejan muy claro qué les gusta y qué no.

Pedro Péglez González

Tomado de: http://peglez.blogspot.com/2019/04/yunet-lopez-y-dos-decimas-guaimaro.html

Yunet López y dos décimas a Guáimaro, dedicadas a Wilmer y su rescate

La camagüeyana Guáimaro es nombrada con justicia Ciudad Constitución, pues allí nació nuestra primera Carta Magna: Ya estamos celebrando el 150 Aniversario de la Asamblea Constituyente de la República de Cuba en Armas

Aquella primera Asamblea Constituyente de la República de Cuba en Armas se celebró del 10 al 12 de abril de 1869, y un equipo del Sistema Informativo de la Televisión Cubana ha venido rescatando los pormenores de aquel acontecimiento, y también del hecho de que allí, muchos años después, se firmó también la Constitución de 1940, como expresión de la voluntad patriótica de dar continuidad jurídica al proceso revolucionario cubano. Ese equipo de la Televisión ha estado integrado por los colegas Yeter Palmero Ramallo y Wilmer Rodríguez Fernández, y la compañera en la vida de este último, la poetisa y también periodista Yunet López Ricardo, ha premiado su trabajo con décimas. Aquí, dos de ellas:

Amor, le tocas la piel
al tronco de los inicios,
firma de grandes patricios,
pasado en tinta y papel.
Agita Carlos Manuel
su bandera de pureza.
Pero tú allí, donde empieza
nuestra ley, sabrás contar
a historia que por narrar
debe tener esa mesa.

Me dices, amor, que un día
de ese viejo tinajón,
bebieron hombres que son
Padres de la tierra mía.
Más fresca el agua estaría
que un manantial estrenado,
si al fondo de ese sagrado
cuerpo que el tiempo lloviera,
queda agua para quien quiera
beber un poco el pasado.

Jesús Orta Ruíz

jesus_orta_ruiz

UNA PARTE CONSCIENTE DEL CREPÚSCULO

(Fragmento)
EI tiempo cae sobre nosotros, pero
no se siente caer mientras la vida
va ruidosa, embriagada, enloquecida,
como el andante que no ve el sendero.

EI tiempo cae sobre nosotros, pero
mientras hay una meta prometida
no se siente el gotear de su caída
ni consulta relojes el viajero.

Arrobados de sueños y paisaje
creemos infinito nuestro viaje,
pero ¡ay! El viaje es demasiado breve.

En vísperas del fin) viene la calma
y se siente caer — cernida nieve —
el tiempo gota a gota sobre el alma.

II
 
Yo no sé qué especial malabarismo
para cambiar el rostro hay en mi espejo;
sólo unos días de mirarme dejo,
vuelvo a mirarme … y ya no soy el mismo.

¿Dónde está mi otra cara? ¿De qué abismo
me vienen esta mueca, este entrecejo,
estos ojos marchitos … ? Soy reflejo
de no sé qué silente cataclismo.

¿Y este algodón añoso, esta blancura
de nube de la tarde en la negrura
de mi antigua cabeza? Es, simplemente,

el final de una ola que tropieza
y se rompe en la playa de la frente,
dejándonos espuma en la cabeza.

III

Estoy, con el paisaje cara a cara,
contemplando la tarde que agoniza.
Hay una estrella que espiritualiza
al horizonte, como si pensara.

Reina una sombra todavía clara.
El día es una terquedad rojiza.
¡Qué lenta rapidez en la plomiza
hora que de la noche me separa!

Todo se queda en un recogimiento:
los cálices, los pájaros, el viento,
la luz que sosegada se retira,

la yerba leve y el palmar mayúsculo,
y yo — la tarde que a la tarde mira —
soy la parte consciente del crepúsculo.

(De: Entre y perdone usted…, 1983)

Alexis Díaz Pimienta

Tomado de facebook

Borges ante el espejo y en penumbras

Nadie sabe el tamaño de su cara.

J.L. Borges

I

Nadie sabe el tamaño de su cara.
Nadie sabe del polvo que está hecho.
Nadie sabe qué brazo es el derecho.
Nadie sabe qué el tiempo le depara.
Nadie sabe quién busca una cuchara
al otro lado de su pan deshecho.
Nadie sabe si el liquen y el helecho
son parte de su piel, oscura o clara.
Nadie sabe qué música es la suya,
qué silencio, qué luz, qué Padrenuestros.
No sabemos, aunque alguien reconstruya
la cara, el polvo, el pan de los ancestros,
quién será el hombre que nos sustituya
con cara, polvo y pan que fueron nuestros.

II

Borges ante el espejo y en penumbras
es un hombre feliz. Hasta podría
enviudar del bastón. Basta, María:
le hacen daño las velas. Si le alumbras
la vieja biblioteca lo acostumbras
a una falsa ilusión. Su poesía
está llena de criptas. Se diría
que está llena de espejos y penumbras.
Borges, como los ciegos medievales
adora los romances, las tragedias,
los objetos punzantes, los cristales,
las cartas rotas, los poemas a medias,
las ruinas de los hombres inmortales
buscando al tacto en las enciclopedias.

III

Nadie sabe el tamaño de su cara
ni el color de su piel, o de sus ojos.
Nadie sabe qué herencia, qué despojos
se conjugaron en su cuerpo para
que hablara y respirara y caminara.
Nadie sabe por qué a los anteojos
máscara de la vista y sus enojos,
antifaz que de todo nos separa
además de “quevedos”, “gafas”, “lentes”
se les llama también “impertinentes”.
¿Sarcasmo del idioma? ¿una advertencia?
La verdad es que nadie sabe nada.
Sólo el ciego confía en su mirada,
henchida como está de indiferencia.

Guáimaro con versos de abril

Tomado de:http://www.adelante.cu/index.php/es/cultura/57-artes-escenicas/16762-guaimaro-con-versos-de-abril

Por Yanetsy León González/Adelante 07 Abril 2019

CAMAGÜEY.- El XIV Encuentro Décima al Filo aglutinará a poetas cubanos desde el 11 y hasta el 14 de abril, como ofrenda al aniversario 150 de la Asamblea Constituyente de la República de Cuba en Armas, desarrollada en el Guáimaro de 1869.

También reciben la dedicatoria, las jóvenes en la creación y promoción de la décima en el país, en particular el grupo de mujeres decimistas, fundado hace 19 años y que ha generado proyectos y peñas literarias en diversas provincias.

Homenajes especiales merecerán Ana Rosa Díaz Naranjo y Carlos Tamayo Rodríguez, quienes podrán disfrutar, tanto como todos los participantes, del Conjunto Campesino Rumores del Yaquimo y Gustavo y su sonora Ticanma.

Acudirán escritores de La Habana, Sancti Spíritus, Holguín, Las Tunas y Camagüey, entre los cuales figuran Carlos Esquivel Guerra, Miguel Mariano Piñero, Alexander Aguilar, Diusmel Machado Estrada, Agustín Serrano Santiesteban, Pedro Peglez y Odalys Leyva Rosabal, galardonados con el Premio Cucalambé.

Décima al Filo convoca siempre desde Guáimaro, por razones históricas y enterezas contemporáneas para defender con arraigo la estrofa nacional de Cuba, y estimular redes creativas a lo largo de la Isla.

Odalys Leyva Rosabal, fundadora del encuentro, comentó a Adelante Digital: “Desde el siglo XIX hasta nuestros días, la décima escrita por mujeres en Guáimaro ofrece sus resonancias. Con la publicación de un libro de dietética en décimas escrito por Gertrudis Aguilera de Céspedes, nacida en Guáimaro en 1888. Las tierras guaimareñas han dado cobija y aliento a poetas de diversas generaciones. Este libro se tituló Alimentos y nutrición. En gráficas. Cantos populares. Asistencia Social y Atención a la manigua”.

Candela Fumale

Como el ave fénix

¿Cuántas veces puede una
morirse y renacer?
Dejar caer la piel muerta,
dejarse caer,
dejarse
Pararse de entre las cenizas,
lamerse como un gato las heridas.
Mirar en el espejo y notar
que la propia cara cambió un poco,
apenas, pero está distinta.
Así como crecen las plantas
de un verano a otro.

Emerio Medina

image001

Hoy es el cumpleaños de Emerio, felicitaciones y mucha salud, para ese hermano escritor.

Comparto fragmentos sobre su vida y obra tomados de:https://www.monografias.com/trabajos97/biobibliografia-del-escritor-cubano-emerio-medina-pena/biobibliografia-del-escritor-cubano-emerio-medina-pena.shtml

Nace el 2 de abril de 1966 en Mayarí, hijo de Emerio Medina Ramírez, campesino y obrero industrial, y Virginia Peña Díaz, ama de casa. Es oriundo de la zona rural de Valle 2 perteneciente al Consejo Popular Chavaleta.

Desde pequeño mostró interés por los libros; diversas lecturas de autores cubanos y universales fueron creando en él una especial relación con la literatura. Cursó los primeros estudios en la Escuela Primaria Eraides de la Cruz Sánchez, en la zona de Franco. A los 12 años, por los resultados satisfactorios obtenidos en primaria, va a estudiar a la Escuela Vocacional José Martí en la ciudad de Holguín; luego retorna a Mayarí a cursar el Preuniversitario en el IPU Carlos Manuel de Céspedes.

Estudia Ingeniería Mecánica en el Instituto de Automóviles y Carreteras de Tashkent, Uzbekistán, antigua URSS y se gradúa en 1990.

Los cinco años de estancia en ese país centroasiático le permitieron apropiarse de una cultura nueva, rica en matices y lecturas. Esta etapa fue decisiva en su formación como lector consagrado.

A su regreso a Cuba se empleó como Ingeniero Mecánico en la Fábrica de Implementos Agrícolas de Cajimaya, en Mayarí, donde cumplió el servicio social. En 1995 comienza a trabajar en la Central Termoeléctrica Lidio Ramón Pérez, de Felton, donde ocupó los cargos de Técnico en Calderas, componentes y agregados y Jefe de Sección de Mantenimiento y Conservación. En 1997 se traslada a la OBE Mayarí, donde funge como Técnico en Explotación del transporte terrestre. En 1998 se traslada a La Habana y comienza a trabajar en el Contingente de la Construcción Desembarco del Granma, donde ocupa diferentes cargos: Técnico de Montaje Industrial, Jefe de Grupo técnico de Montaje y Jefe de Brigada de Montaje Industrial. En 2002, tras presentar problemas de salud, regresa a Mayarí y comienza a trabajar como Profesor de Inglés en el Politécnico Tte. Amado Estévez Bou (curso 2002-2003). En 2003 ingresa en la empresa del Níquel Comandante Pinares, de Nicaro, y participa en la construcción del Transportador de Minerales de Pinares como jefe de producción de dicha empresa, se desempeñó además como profesor de inglés del Curso de Nivelación en la Escuela Frank País García (curso 2004-2005), profesor de Cultura Política Pre-universitario Teniente Amado Estévez Bou (curso 2006-2007).

En el año 2006, después de la publicación de su primer libro y de haber ganado el Premio de la Ciudad y el Regino Boti, abandona la profesión de ingeniero y se dedica a escribir, desempeñando se como profesor del taller de técnicas narrativas (Mayarí, año 2008-2009).

En la década de 1990 realizó algunos intentos de escribir algo, pero lo abandonó por la falta de apoyo familiar. A mediados de 2003 comenzó a trabajar como profesor de inglés en un politécnico en Valle Dos y comenzó a escribir.

“A fines de 2003 ya había escrito algunas historias enrevesadas con un final imprevisto, que no tenían nada que ver con la literatura. En ese tiempo era una esponja y absorbía cualquier cosa. Ahí fue cuando choqué con Rulfo y fue algo definitivo. Un grupo de relatos cortos comenzó a delinearse con cierta claridad. “La propuesta” fue el primero que pudo exhibir alguna calidad literaria. Ese cuento en particular, me reveló una clave importante: uno puede sumar cualquier cosa a un personaje en tanto sea creíble y no aburra al lector. Después…, bueno, he escrito más de cien cuentos y sigo trabajando.”

En el año 2005 comenzó a trabajar en el Sectorial de Cultura como promotor cultural y su vinculación con este sector le posibilitó consolidarse como escritor además de vincularse con la vanguardia artística y literaria del territorio (UNEAC) en proyectos importantes para el desarrollo cultural de Mayarí.

En el año 2008 laboró en la Empresa Hermanos Toscano del MICONS en Varadero, Matanzas. Y en 2009 regresó a la Dirección Municipal de Cultura de Mayarí.

Trayectoria como escritor

Incursiona en la técnica de la narrativa, fundamentalmente en el género cuento. Aborda diversos temas de la realidad contemporánea cubana: la vida del cubano más simple, el amor, las traiciones, las esperanzas, el desamor de los seres humanos. Utiliza la realidad como soporte para construir historias fantásticas, pero también escribe historias existenciales que abordan conflictos que acechan al hombre moderno.

Sobre el oficio de escribir, confiesa que se requiere de una entrega total, no admite ni perdona desviaciones, exige trabajar duro y a tiempo completo, una búsqueda y una superación constante; escribir es muy difícil sobre todo en un medio totalmente agresivo como es el campo, aunque esto no impide realizarse y proporciona una satisfacción que no se compara con nada, al respecto señala:

“Escribir para adultos resulta relativamente fácil, sólo es necesario dejarse llevar por la historia y lograr un lenguaje adecuado. La escritura para niños es más compleja, exige un mayor respeto por leyes establecidas de antemano, por lo tanto resulta más difícil. Para un escritor de ficciones como yo, la necesidad de separar estas dos vertientes de la literatura obliga a una búsqueda mayor. Como escribo fantasías, tengo que desprenderme de la realidad para lograr algún resultado. Pero puedo moverme con facilidad en estos dos campos: uno sirve como referencia para el otro, de manera que las dos formas de narrar nunca se contraponen, sino que me sirven mutuamente de ayuda y soporte.”

Su espacio de creación es la terraza rústica de su casa, dedica de cuatro a cinco horas dos o tres veces por semana a trabajar. En una ocasión apuntó:

“Veo hoy en la literatura cubana una creciente necesidad de retornar a la fábula. Los textos de crónica social ya van pasando de moda. La impronta de la inmediatez en la escritura ha llevado a la narrativa cubana a abordar la realidad de manera demasiado objetiva, y yo creo que en la narrativa la realidad debe ser abordada con el extrañamiento necesario como para que una historia común se convierta en fábula. Diseñar mundos, recrearlos, establecer leyes propias que obliguen al lector a detenerse y reflexionar sobre el mundo propio: ese debe ser el camino. “

Desde el 2003 es miembro de taller literario municipal José María Heredia y es el más premiado de los escritores mayariceros.

Su obra trasciende los límites locales. Varias editoriales del país le han publicado sus libros: En el 2005 se publicó su primer libro: Plano secundario, por Ediciones Holguín. Está compuesto por nueves relatos donde prevalece el tema amoroso además de historias que abordan múltiples conflictos que acechan al hombre de hoy como la incomprensión, la soledad, las traiciones, las esperanzas; son historias microlocalizadas que se pueden adaptar a cualquier lugar donde existan seres humanos. Cuentos como Canción de Mayelín, El martillo y la Hoz y La llamada, forman parte del volumen.

Su segundo libro publicado fue Las formas de la Sangre (Editorial el Mar y la Montaña, Guantánamo, 2007). Incluye once historias que son el reflejo de variados conflictos que abruman al hombre moderno, específicamente al cubano de hoy: la pasión, el erotismo, la desesperanza, la rutina, la venganza e incluso la muerte son temas que se entretejen sugestivamente para mostrar relatos bien acabados donde se hace de la palabra la historia substancial. Entre los cuentos más gustados se encuentran La búsqueda, La novia, y La frazada. El cuento La certeza le ofrece al lector el uso preciso de la palabra para narrar la manera en que el hombre se fue identificando consigo mismo:

En el 2009, para bien de la literatura infantil, Ediciones Holguín le publica Sarubí, el preferido de la luna, Premio de la Ciudad. El autor narra la historia de un güije que se adentra en la más pura geografía para impedir que los malvados se roben la luna.

En 2009 la Editorial Oriente le publica El puente y el templo. Este libro está compuesto por nueve relatos llenos de conflictos vitales que atormentan a los seres humanos. La crueldad, la belleza, la pasión, son temas abordados por este autor a través de una prosa cuidadosa y flexible. El cuento que lleva el mismo nombre demuestra la solidez alcanzada por ese escritor:

Publica también ese mismo año el cuento Los días del juego de Emerio Medina y otros relatos, por la Editorial Letras Cubanas, La Habana, Premio Iberoamericano de cuento Julio Cortázar. Este galardón constituye, además, el Premio Internacional más importante que haya recibido un escritor holguinero. En este cuento el autor realiza con éxito una especie de viaje de regreso a las virtudes clásicas de la fábula, el arte de contar historias, y al mismo tiempo emulsiona con mucho vigor la experiencia sentimental del sujeto en un mundo lejano y a la vez cercano.

Emerio Medina Peña ha participado en varios eventos y concurso como jurado: en el Concurso Literario Provincial León de León, Concurso Literario Territorial Lengua de pájaro, en el Concurso Nacional Premio de la Ciudad de Holguín, Concurso Nacional Celestino de Cuentos. Ha participado en tres ocasiones en el evento cultural más importante que se desarrolla en Cuba: La Feria Internacional del libro de La Habana. Como parte del recorrido de la Feria en diversas provincias ha presentado sus libros: El puente y el templo, Sarubí, el preferido de la luna, y Los días del juego y otros relatos.

En 2011 le fue otorgado el Premio Casa de las Américas de cuento por la obra La bota sobre el toro muerto. El jurado al explicar su decisión argumentó:

“El libro constituye un conjunto de relatos autónomos, escritos con una prosa precisa y efectiva, que aborda temáticas que van desde un dramatismo contenido hasta una truculencia que nunca desborda la estética de contención y precisión que anima el punto de vista del narrador. Además, constituye un gran ejemplo de lo que el dominio del idioma y de las hablas populares puede lograr cuando se abordan con audacia temáticas, que lejos de ser convencionales, revelan mundos marginados en el marco de una sociedad en pleno proceso de cambios políticos y culturales”

La crítica especializada ha recibido con beneplácito los premios del creador Mayaricero.

Proyectos personales

A solicitud del gobierno municipal, realiza un amplio trabajo comunitario en ese municipio: desde Marzo de 2009 hasta la fecha ha realizado más de cien actividades comunitarias, siempre dirigidas a la promoción de la literatura.

En 2008 nace el proyecto Ecos del rio. El escritor confiesa que surge como una necesidad de crear un espacio donde los escritores o aspirantes a escritor reciban una inyección de las corrientes literarias más avanzadas. Esto no era posible lograrlo desde el taller Literario Municipal, fue una necesidad personal, pero luego descubrió que funcionaba para mucha gente. El objetivo del proyecto es lograr que los escritores accedan a puntos de vista modernos, a informaciones críticas, a formas novedosas de enfrentar la creación literaria y a determinada renovación que va ocurriendo fuera de las corrientes más formales. El proyecto auspicia un Concurso Provincial Anual de Narrativa, que se ha desarrollado en dos ediciones: 2008 y 2009.

Ha creado en Mayarí el Café literario de la UNEAC, que funciona con una frecuencia mensual.

La Peña de Emerio es un espacio que se creó con el objetivo de promover la literatura cubana contemporánea. Aquí se ha seguido su obra, se han promocionado todas las publicaciones encontrados en revistas, periódicos y sus libros. Además siempre se invita, como novedad literaria, un narrador de otra localidad. Han visitado la peña los narradores Alberto Guerra, Rafael Inza, Fidel Fidalgo, Alexander George, Víctor Hugo Pérez Gallo, Félix Cabrera, y los poetas Israel Domínguez, Reinaldo García Blanco, Ronel González, Rafael Vilches, Kiuder Yero, Niurka Valdés y otros.

Premios y Distinciones

  • Premio en el Concurso Provincial de literatura León de León, con el cuento Segunda cama abajo, Mayarí, 2003.
  • Premio en el Concurso literario territorial Lengua de pájaro con el cuento La fuga, Mayarí, 2003.
  • Premio en el Concurso Provincial de literatura León de León, con el cuento La mala suerte, Mayarí, 2004.
  • Premio en el Concurso literario territorial Lengua de pájaro, con el cuento La Certeza, Mayarí 2004.
  • Premio en el Encuentro Provincial de Talleres literarios, con el cuento El nombre, Holguín, 2004.
  • Premio en el Concurso literario El Narrador Calixteño con el cuento Nueva York, el mangle y el filo del hacha, Calixto García, 2004.
  • Premio de la Ciudad con el libro Rendez-vous nocturno para espacios abiertos, Holguín, 2006.
  • Premio a la mejor Opera Prima con el libro Plano secundario, Santiago de Cuba 2006.
  • Premio Regino Boti con el libro Las formas de la sangre, Guantánamo, 2006.
  • Premio del Concurso Nacional de cuentos Tristán de Jesús Medina, con el cuento La búsqueda, Bayamo 2006.
  • Mención en el Premio de la Ciudad con la novela infantil Viaje a la orilla de un cuento, Holguín, 2007.
  • Finalista en el Concurso Nacional de Cuentos de la Gaceta de Cuba con el cuento La perla, La Habana, 2007.
  • Premio de la Ciudad con la novela infantil Viaje a la orilla de un cuento, Holguín, 2008.
  • Premio del Concurso Iberoamericano de cuento Julio Cortázar con el cuento Los días del juego, Cuba, 2009.
  • Premio Luis Felipe Rodríguez de la UNEAC en cuento, con el libro Café bajo sombrillas junto al Sena
  • Premio Casa de Las Américas en cuento, por la obra La bota sobre el toro muerto, Cuba, 2010.
  • Premio Venga la esperanza-2011, que otorga la AHS en Holguín.
  • Premio de la Alianza Francesa 2013 por el libro La bota sobre el toro muerto.

En el año 2011 se realizó el primer panel acerca de la obra narrativa de Emerio, encuentros que se han vuelto a desarrollar en 2012 y 2013 en el Ateneo Cinematográfico y el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas José Martí de Holguín.

En 2011 viajó participó en la Feria Internacional del Libro de Centroamérica (FILCEN) que tuvo lugar en San Salvador donde presentó dos libros e impartió una conferencia, participó en el VI Encuentro Internacional de escritores de Maldonado (Uruguay) y en 2013 participó en la Feria Internacional del Libro Zicosur Antofagasta-Chile 2013 (FILZIC).

Los medios informativos cubanos lo seleccionaron como el escritor del año en 2011 y fue nominado para el Suceso Cultural del Año en la provincia de Holguín.