Miroslaba Pérez Dopaso

Un placer compartir estos poemas de mi querida amiga y excelente escritora Miroslaba Pérez Dopaso, que está cumpliendo año en el día de hoy, lo mejor para ella, que cumpla muchos más y con mucha salud.

IMG_20170923_144339

De su cuaderno Ceremonias en Itaca

De golpe hacia el intento

Abonando el puerto rompí alas de gaviotas.
Todo puede ser un intento de inocencia,
abandonar las poses extendidas
o reponer la piel a los hallazgos.
Me nombro verdugo de los trigos
y te dejo sin sol bajo la mesa
para que elijas mi pronombre
y esperes la ofrenda.
Peregrino de mis aguas,
te concedo arco y frutas
Multiplicando hambres
sobre el tejido irreversible.

Estupores azules
Perder la prontitud es huir al espejismo,
inventando el modo de integrar balcones
para merecer espacios donde salven
esta efigie aplazada de emigraciones.
Vendaval eclosionado de estupores azules
adónde argüir estrellas
si rajo el cenit en la hora de marzo.

De naufragios

Dame la fuerza para estos días execrables,
la pulcritud del sol me provoca oscuridad.
Tanto miedo apura el verde en lo impreciso
y fertiliza el doblez a tu victoria.
Dibújame la hora de los posibles rumbos.
No esquives mi punto de absorción.

Anuncios

Miroslaba Pérez Dopaso

IMG_20170923_144339

Predicción

Si fuera de mí asilas el rostro
prometo resarcirme de tinieblas,
el dolor me es común
y no facilito espacios a la ventura
cuando la añoranza es goce de rapiñas.
Dame la urgencia de tus manos.
Entonces me hallarás en tu cuerpo repartida.

GILBERTO CRUZ RODRIGUEZ

 

1

Hoy es un hermoso día invernal en Velasco y temprano en la mañana me llegué por la casa del poeta, como siempre hablamos de poesía.

Pucho recordaba un día como hoy, pero muchos años atrás, Día de Reyes, con este magnífico soneto que comparto.

INFANCIA

Breve fue mi niñez  sin amapolas,
Entre tantos recuerdos escondida,
Un chubasco de risa entretenida
Entre sueños de trompos y de bolas.

Una emoción de mariposas solas
Hiriendo la mirada detenida
En juguetes ajenos, con la herida
De una envidia infantil tras las carriola.

Esos fueron mis reyes, emociones
Hundidas en pueriles ilusiones
De aquellos tiempos que no tuve míos.

Cuando golpearon esos día remotos
La realidad de unos zapatos rotos
Que casi siempre me encontré vacíos.

 

Gilberto Cruz Rodríguez

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Siempre con la décima en el corazón.

Hermosa décima que cierra el libro “Motivos” del buen amigo Pucho.

FINAL

Vieja calle, desgastada
por mis pasos de rutina,
en el alma de tu esquina
quedo mi infancia atrapada.
Hoy desnuda a la mirada
mi recuerdo sabe verte
y te dejo en esa suerte
que te salva del olvido,
evitando que el sonido
de mi paso te despierte.

Karina Mora Sánchez

images

Poema antimelancólico para días sin lluvia

Quise ocultar la humedad
de mis ojos y la suerte,
desdibujarme la muerte
cuando me sobró la edad.
Ser Ulises o Simbad
y resurgir de la sombra.
Quise cortarme la alfombra
de una piel que no respira,
pero querer es mentira
después que el fuego nos nombra .

Gilberto Cruz Rodríguez

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Un décima humorística del Maestro Pucho, espero les guste

EL COJO.

Un cojo con una inmensa
necesidad de encontrar
otro cojo similar
puso este anuncio en la prensa.
Cojo derecho que piensa
encontrar por esta voz
cojo izquierdo, que por Dios,
quiera con juicios sensatos
a ver si un par de zapatos
compramos entre los dos.

Íntimo romance con puesta de sol

Desde principios de año estamos trabajando en un taller literario en la barriada Centro de Guabasiabo, cercana al poblado de Uñas, en uno de nuestros intercambios tuvimos la oportunidad de escuchar una excelente décima en la voz del padre del autor, autor que falleciera trágicamente por una descarga en una tormenta eléctrica.
Los presentes en esa tarde nos dimos cuenta de la solidez y la ternura del texto, que nació de forma repentina, por una sana provocación del padre.

Queremos compartirla con ustedes y por qué no con Alberto, que desde algún lugar del sideral parnaso contemplará con satisfacción su obra.

La décima dice:

La brisa suave y serena
lleva una pluma sedosa,
que delató a la tojosa
en su romántica escena.
Después de larga faena
la puesta del sol disfruta,
y entre la más absoluta
intimidad del paisaje
sus caricias van de viaje
junto al olor de una fruta.

Alberto Félix Cáceres Turruellas (Centro de Guabasiabo, Uñas, Holguín. 1975 – 2006).

Agustín Serrano Santiesteban

UNA SOMBRA DIFÍCIL QUE REGRESA

Hay un amor distante que atraviesa
con paso incierto los sitios del olvido.
Hay un hombre en la calle detenido,
una sombra difícil que regresa.

Hay un rumor de alcobas, un gemido
que asalta la quietud de las aceras;
hay mariposas de otras primaveras,
un verso hostil, un cielo dividido.

Se extraviaron mis huellas en el lodo;
el incendio ancestral de mis veranos
es una sombra fría y no hallo el modo

de que puedan salvarme los humanos.
En mis manos estuvo el amor todo
y todo se me ha ido de las manos.

En negrita los versos de José García Nieto.

 

Agustín Serrano Santiesteban

PARA MIRAR ATRÁS

Está permitido recoger los cristales
apoderarse de un color cualquiera
la caricia del tiempo nos taladra
y es imposible detenerse

Somos un conjunto de sueños
de figuras que pasan sin descanso
y el espejo no acepta la mentira
cuando la tarde es ya el anochecer

El cielo estalla en nuestras manos
y recogemos en silencio los cristales
buscando ansiosos un color adecuado
para mirar atrás por un segundo.